Tecnología

Vacunar a los mosquitos para luchar contra la malaria

Noticias relacionadas

La malaria o paludismo sigue siendo una de las mayores enfermedades infecciosas de nuestra época. En los países occidentales puede que no, pero en África es uno de los grandes problemas a solucionar aún hoy en día. Luchar contra la enfermedad es realmente complicado, pues su contagio se produce gracias a los mosquitos, y como imaginaréis son realmente eficientes en su “trabajo”. Pero, ¿y si pudiéramos usar esta misma eficiencia a nuestro favor?

Esto es lo que sugiere un estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Michigan y publicado recientemente en la revista Science, donde se demuestra que la transmisión de la malaria a través de sus vectores, los mosquitos, puede ser interrumpida gracias a una bacteria llamada Wolbachia, inyectada en los mismos insectos. Si, es lo que parece, una “vacuna” para los mosquitos, que los protegeria de los parásitos responsables de producir la malaria.

Sería el mismo método que se usa para combatir la gripe en humanos por ejemplo. Cuando llega la temporada de gripe, se intenta vacunar a toda la población en riesgo, y así evitar también su contagio. En los mosquitos vendría a ser igual, pues “vacunandolos” se evitaría que contagiasen a los humanos. Ingenioso, ¿no?

Para que os hagáis una idea, tan solo durante 2010 la malaria afectó a 219 millones de personas en todo el mundo y acabó matando a unas 660.000.

Así explica el nuevo método Zhiyong Xi, profesor de microbiología y genética molecular de la Universidad Estatal de Michigan:

“La estrategia de control de la malaria basada en la bacteria Wolbachia se ha discutido durante las dos últimas décadas. Nuestro trabajo es el primero en demostrar que dicho método puede ser estable y capaz de usar un vector clave de la malaria, el mosquito Anopheles stephensi, como arma de control”

Para el estudio, el equipo de Xi demostró con éxito que la bacteria Wolbachi puede ser transportada por el mosquito vector de la malaria, y que también puede transmitirse la misma bacteria entre los mosquitos (igual que el parásito de la malaria se transmite entre ellos). Posteriormente, demostraron que dichas bacterias pueden prevenir la transmisión de los parásitos de la malaria desde los mosquitos hacia los humanos. En definitiva: combatir una infección con otra infección.

“Hemos desarrollado una línea de mosquitos portadores de una infección estable de Wolbachia. Así pues, estos mismos mosquitos han ido sembrando esta bacteria en poblaciones no infectadas, y así sucesivamente se ha ido extendiendo una población mayoritaria de mosquitos infectados con Wolbachia”

La verdad es que el método parece bastante prometedor, y más teniendo en cuenta que la malaria es actualmente la enfermedad transmitida por vectores (“transportes”, como los mosquitos, garrapatas y otros insectos) más extendida de todo el planeta. Además es un método barato, pues una vez inoculada la bacteria en una población de mosquitos, no sería necesario volver a hacerlo, ya que pasaría rápidamente entre mosquitos y de una generación a otra. Es un dato importante porque la mayoría de las zonas afectadas de forma endémica por la malaria sufren de pobreza.

Vía | Futurity.