scarlet1

scarlet1

Tecnología

Red Scarlet: La Súper 35mm digital que desbanca la Canon C300

Ya os contábamos esta misma mañana la excitante noticia sobre la incursión de la compañía Canon dentro del mundo y mercado de cinematografía digital, enarbolando su concepto de “EOS Cinema” y su nueva cámara Canon  C300, con versiones para monturas EF y PL respectivamente y la presentación de una nueva gama de objetivos para cine alta. Poco después del evento, se confirmó oficialmente la producción de, al menos, un nuevo modelo DSLR habilitado para grabar vídeo a 4K con una compresión JPEG Motion en un futuro no muy lejano. Ya veremos si se trata de una 5D Mark III, aprovechando la revolución que supuso la implementación de vídeo en su antecesora. A la espera de confirmar si estos cuerpos también vendrán con monturas para objetivos PL.

Paralelamente, en la misma feria de esta mañana, celebrada en los salones de la Paramout, Hollywood, también se presentaba el nuevo modelo de cámara fabricado por la compañía Red, la Red Scarlet, pero, a causa de la efervescente expectación causada por Canon y a razón de que un servidor no puede estar en dos sitios a la vez, esta otra cámara parece haber pasado un poco desapercibida, semi-eclipsada. La verdad es que, a estas horas y desde hace un buen rato, los Blogs del continente americano están que arden con cientos de comentarios a su favor, según numerosas razones que dejan la C300 de Canon como un modelo inferior en varios aspectos técnicos y económicos.

Características de la nueva Red Scarlet:

  • Sensor Súper 35mm de 14MP Mysteryum X.
  • Resoluciones a escoger: 5K a 12 fps, 4K a 30fps  , 3K a 48fps , 1080p a 60fps y un curioso 1K a 120fps.
  • Formato de compresión Redcode Raw a 16bits de color, sin compresión, en todas las resoluciones escogidas.
  • Se vende sólo el cuerpo, sin complementos, que luego hay que comprar para poder usarla en mínimas condiciones.
  • Versiones idénticas con montura EF (sí, puedes usar tus objetivos Canon aquí) y PL respectivamente.
  • Sonido profesional a 24 bits, 2 entradas y frecuencia de 48khz.
  • Precios: $9,750 (sólo cuerpo, unos 7.080 euros) y $14,015 (incluye un pack de trabajo necesario con disco duro, monitor LCD, empuñaduras, etc. Lo necesario para ponerse a trabajar. Unos 10.190 euros).
  • Salida a mercado: 17 de Noviembre.
scarlet2

scarlet2

Habiendo citado estos valiosos números e intentando ser lo más objetivo posible -ya que no he usado ninguna de las dos y por lo tanto no tengo favoritismos hacia ningún modelo en particular- podemos comparar ciertos datos técnicos que saltan a la vista:

Mientras que la C300 de Canon viene montada con un sensor de 8.3MP, Red Scarlet posee uno de 14MP. Aunque esto tampoco es determinante en el resultado y procesado final de las imágenes. Sabemos que, juzgando sobre calidad ( en términos de rango dinámico, nitidez, comportamiento señal/ruido) mucho depende del tamaño en micrones de los fotodiodos, el material empleado en su construcción y la eficiencia de los procesadores al ingerir y gestionar la señal. Esperaremos a pruebas con la Scarlet.

Por otra parte, al tiempo que la C300 restringe sus 60fps para grabar en Slow Motion a una única resolución FULL HD de 1920×1080 (concretamente, en 59.94i), la Scarlet marca la gran diferencia , ya que, aunque a 60fps también debe bajar la resolución hasta el FULL HD estándar, a 3k tenemos 48fps (el doble de fotogramas) y en 4K aún aguanta el frame rate de 30fps.

El dato que más me llama la atención son los bits de color procesados en las imágenes que se toman, ya que la C300 procesa a 8 bits, la Scarlet a 16 bits. Lo más importante es que el muestreo a 4:2:2 de la C300 terminará en la fase de compresión MPEG-2, compactando cierta información con algoritmos complejos, mientras que, a favor de  Scarlet, la casa dota al sensor con su eventual formato Redcode Raw sin compresión, donde cada fotograma registrado por la cámara es un RAW de la casa sin procesados internos. Tal cual se registra, tal cual sale para la posterior y esencial manipulación de post-producción. Éste formato es muy importante para labores profesionales en la edición como el coloreado, la manipulación de contrastes, bajar altas luces, subir las sombras, y tocar, en general, toda la señal hasta donde nos interese, sin que genere ruido digital, con margen de acción.

Ya en la fase de distribución y venta de la cámara, Canon facilita la adquisición de su C300 con un pack de trabajo completo por 20.000 dólares (14.500 euros), pero Scarlet también pisa a fondo para fijar un ridículo precio de 14.015 dólares (10.190 euros) con un pack igual de completo.

scarlet3

scarlet3

Estamos hablando de 6.000 dólares de diferencia, lo que son 4.370 euros aproximadamente. Si comparamos las prestaciones y reflexionamos sobre la viabilidad de ambas cámaras y el producto final que procesan nativamente, Scarlet deja muy claro que no quiere competidores en su mercado y que el compromiso en relación calidad/precio es su filo letal.

Ya sé que alguien dirá que aún así, esos casi 10.200 euros son una estafa para una cámara de vídeo, que no merecen la pena, etc. Pero no olvidemos que estamos hablando de cámaras compactas para cinematografía digital. Es decir, cine a 4:2:2. Estas herramientas permiten a los realizadores no tan prestigiosos -a nivel ecónomico, no creativo- poder alquilar o adquirir muy fácilmente todas las necesidades técnicas, como esta cámara, que permiten contar sus historias y sus relatos a un nivel cualitativo más que suficiente para distribución profesional y emisión en salas de cine, proyecciones profesionales, etc.

Estos precios abren las puertas a un Workflow sorprendentemente dinámico, donde podemos encajar nuestros objetivos viejos o nuevos de  Canon gama L, en un cuerpo como el Scarlet o el C300 y empezar a grabar.

Claro que, obviamente, el producto de Red puede tener su parte negativa en comparación a Canon. Me gustaría saber en qué tipo de estación de montaje metemos todos los datos generados por éste bicho y si el Redcore Raw es estable y se comporta bien en los sistemas sin exigir una demanda de recursos enorme. Tal vez aquí, la Canon C300 pueda aventajarse para manipular con facilidad sus clips en equipos de post-producción más modestos, ya que su XF Codec basado en el MPEG-2 Long GOP, según he podido filtrar de usuarios que ya lo han usado con cámaras de vídeo profesional de la misma casa y mismo codec (como la  XF100 o la XF300), es muy estable y no chupa muchos recursos en una estación media de trabajo.

Esto es todo por ahora. No dudéis que estas opciones abren infinitas posibilidades a los nuevos creadores, y también a los grandes y más viejos profesionales, como por ejemplo, Peter Jackson, que ya ha apostado por la hermana mayor, la Red One Epic, para la producción de la esperada adaptación de “The Hobbit”.