La depresión es una de las enfermedades más comunes en España y se caracteriza por la presencia de pérdida de interés, tristeza, sentimientos de culpa, cansancio o falta de concentración y sueño. Reconocer rápidamente sus síntomas es crucial para prevenir un mal mayor. En ese sentido, unos investigadores están creando una aplicación que puede detectar la depresión a partir del sonido de la voz.

Noticias relacionadas

La industria de la tecnología ha evolucionado tanto que ahora se utilizan una variedad de dispositivos para ayudar en el sector de la salud, algunos fabricados específicamente para detectar enfermedades. Por ejemplo, el Apple Watch puede predecir la Covid hasta una semana antes y existen parches inteligentes que miden la glucosa. En el caso de la depresión, cuanto más se tarde en detectarla, más avanzada podría estar.

Varios investigadores de la Universidad de Maryland (en Estados Unidos) han asegurado que el habla de una persona cambia cuando se deprime y que aquellos que tienen esta enfermedad tienden a expresarse y a hablar más lentamente. Por ese motivo, están desarrollando una aplicación capaz de detectar el sonido de la voz mediante inteligencia artificial que ayudará a encontrar estos rasgos, que suelen ser de gran utilidad.

La depresión el sufrimiento de muchas personas.

Este proyecto está dirigido por Carol Espy-Wilson, profesora de ingeniería eléctrica e informática en dicha universidad. Durante la 180ª Reunión de la Sociedad Estadounidense de Acústica, la investigadora debatió sobre cómo el estado de salud mental de una persona se refleja en la coordinación de los gestos del habla y aprovechó para anunciar el desarrollo de la aplicación

Patrones del habla

Una app que aún no tiene nombre y que se encuentra en las primeras etapas de desarrollo. Sin embargo, Carol Espy-Wilson ha señalado que sería recomendada a los pacientes para ayudarlos a monitorearlos en sus sesiones de terapia. "Idealmente, los terapeutas darán la aplicación a aquellos pacientes que padezcan un trastorno depresivo mayor cuando están en remisión o si sólo tienen una depresión leve", ha señalado la profesora.

SPC SMART 2 SPC Omicrono

Su funcionamiento es sencillo. La app utiliza el aprendizaje automático, una técnica que consiste en simular las redes neuronales de cerebro para detectar cambios sutiles en los patrones del habla. Para ello, el usuario iniciará sesión en la aplicación para dispositivos móviles y posteriormente tendrá que ir respondiendo mediante la voz a una serie de preguntas básicas sobre su estado.

Uno de los ejemplos de las preguntas que debe responder es cómo se ha sentido física y emocionalmente durante un periodo de tiempo pasado. El usuario dejará grabadas sus respuestas verbalmente y la aplicación, a través del smartphone, puede capturar vídeo del usuario mientras habla, siempre que se tenga la cámara encendida.

De esta manera, las técnicas de aprendizaje automático podrán evaluar el bienestar mental del paciente. Además, los especialistas también podrán observar su coordinación articulatoria, los movimientos faciales y el lenguaje para poder determinar la gravedad de la enfermedad de depresión que sufre.

Medir la depresión

Los pacientes podrían utilizar la aplicación desde su casa para enviar actualizaciones por vídeo y audio sobre su estado de ánimo. Luego, la app lo evaluará para ayudar a que tanto el usuario como quienes lo rodean estén informados si se producen cambios preocupantes. "El objetivo es alertar al terapeuta si un paciente necesita ser visto para que no se deprima gravemente y posiblemente decida suicidarse", ha comentado Carol Espy-Wilson. 

La aplicación está aún en fase de desarrollo.

A pesar de estar todavía en desarrollo, los investigadores ya están trabajando en nuevas funciones para afinar mejor la aplicación y poder medir también la gravedad de la depresión: si es leve, moderada, grave o muy severa. Incluso analizar los movimientos faciales también puede ayudar a dar con un diagnóstico.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay más de 264 millones de personas en todo el mundo que padecen trastorno depresivo mayor (TDM) y 20 millones que sufren de esquizofrenia; ambas se encuentran entre los precursores más comunes del suicidio, por lo que detectarlas a tiempo puede resultar de gran ayuda.

Te puede interesar...