Ahorro bombillas

Ahorro bombillas

Software

Ahorra en la iluminación de tu hogar con estos 10 consejos

Noticias relacionadas

El 5% del consumo eléctrico de las viviendas españolas está directamente relacionado con la iluminación. Pese a que todo el mundo tiene bombillas y lámparas en su hogar, muchos no terminan de ser conscientes del gasto que suponen.

Por esta razón vamos a daros una serie de consejos que permitirán reducir la factura de la luz, algo que beneficia a cualquiera y más en un momento en el que el precio de la electricidad está por las nubes en España.

Paredes y techos de colores claros

Poca gente sabe que las paredes y techos de colores claros son una buena opción para ahorrar energía en sus casas. Los tonos similares al blanco logran reflejar la luz, lo que genera espacios más luminosos sin necesidad de un gran esfuerzo energético. Así que, el primer paso es ese, utilizar tonalidades cercanas al blanco en techos y paredes.

Instala detectores de movimiento

Otra buena idea es instalar detectores de movimiento en zonas de paso, tales como la entrada de la casa o el pasillo, y en espacios que no usemos habitualmente, como en garajes o trasteros.
Con estos dispositivos podremos automatizar el encendido y apagado de las luces. Solo ejecutarán sus acciones en presencia o ausencia de personas, lo que conllevará un ahorro energético y, lo mejor de todo, sin que tengamos que estar pendientes.

Aprovecha la luz solar

España es uno de los países del mundo con más horas de energía solar y sería un desperdicio no aprovecharlo. Como ejemplo, puedes optar por utilizar motores de persiana o toldos con sensores solares y crepusculares.
Éstos identifican los diferentes niveles de luz y aprovechan la luz y el calor del Sol en invierno, mientras que evitan gastar energía innecesariamente durante los meses de verano.

Apuesta por las bombillas LED

Las bombillas LED logran una iluminación más eficiente que el resto de bombillas y duran, como mínimo, 10.000 ciclos de encendido y apagado. Si bien es cierto que las bombillas LED cuestan más que el resto, también lo es que la inversión se recupera con rapidez debido al ahorro que suponen.

Limpia las bombillas de vez en cuando

Las bombillas dejan de ser eficientes a medida que se ensucian. Aunque parezca algo muy lógico son muchos los que no lo hacen, ya sea por dejadez o por falta de tiempo.
Recomendamos que les saques brillo cada cierto tiempo usando alcohol o amoníaco. Eso sí, que no se te olvide apagar las bombillas antes, tampoco utilices agua para limpiarlas o podrás estropearlas.

Regula la intensidad de las bombillas

Recuerda que siempre puedes regular la intensidad de las bombillas para consumir menos. Los reguladores suelen estar colocados en el propio cable de la lámpara o en una pared cuando hablamos de sistemas de control remoto. Los reguladores no funcionan con todas las bombillas, por lo que intenta comprar aquellas que sean compatibles.

Mantén tus tubos fluorescentes

Hay personas que reemplazan sus tubos fluorescentes por otros tipos de bombillas pensando que consumen mucho. Craso error, puesto que los tubos fluorescentes consumen muy poco y son perfectos para ahorrar energía. En caso de que dejen de funcionar debes llevarlos a un punto limpio para su reciclaje.

Utiliza luces directas

Hay algunas actividades, como estudiar o la lectura, para las que no es necesario utilizar luces indirectas. En estos casos aconsejamos aprovechar luces directas (como un flexo) o aprovechar la propia luz natural que pueda entrar por las ventanas de nuestra vivienda.

Automatiza con relojes o programadores

Antes os hemos hablado de detectores de movimiento para automatizar la iluminación, sin embargo, no son la única opción. También puedes emplear relojes y programadores para automatizar tus bombillas. Con ellos podrás apagar las luces a una hora específica y evitar un consumo excesivo.

No derroches energía

Este último consejo es el más evidente de todos. Si queremos ahorrar, lo lógico es aprovechar al máximo la luz natural que hay durante el día e intentar no dejar encender luces innecesariamente, además de no olvidarnos de apagarlas al salir de una habitación.

Todas estas recomendaciones son bastante fáciles de cumplir y ayudarán a reducir el consumo eléctrico en tu hogar. El planeta te lo agradecerá encarecidamente. ¿A qué esperas? ¡Ponte manos a la obra!