Software

¿Qué significan las etiquetas de las bombillas? Te lo explicamos

Noticias relacionadas

Las familias españolas gastan un 30% de la energía total consumida en el país. Siendo más específicos, el 12% está relacionado con el uso del coche y el 18% con los hogares. A continuación un desglose del consumo energético en las viviendas:

  • Calefacción: 32%.
  • Electrodomésticos: 28%.
  • Agua caliente: 26%.
  • Cocina: 8%.
  • Iluminación: 5%.
  • Aire acondicionado: 1%.

Escoger las bombillas apropiadas

Como habrás podido observar, la iluminación representa de media un 5% del consumo eléctrico en los hogares españoles. Por ello, es necesario tener cuidado a la hora de escoger una u otra bombilla, al menos si quieres ahorrar dinero.

Para decidirse por una bombilla primero debemos saber exactamente la zona de la casa en la que la queremos ubicar, puesto que hay bombillas más útiles en unos lugares que en otros. En la imagen que te dejamos encima podrás observar algunos ejemplos de tipos de bombilla por espacio. Además, debes tener en cuenta cómo las vas a utilizar y sus características.

Entiende el etiquetado de las bombillas

Las características de las bombillas de las que os estábamos hablando vienen reflejadas en sus etiquetas. En ellas aparecen una serie de símbolos e informaciones que no todo el mundo sabe interpretar. En la parte delantera de la etiqueta podemos obtener información sobre:

  • Los vatios que consume.
  • El tono de la luz.
  • Lúmenes o intensidad de la luz.
  • Tipo de casquillo.
  • Años de garantía.
  • Tiempo de vida útil en años.
  • Ángulo de la luz.

Como una imagen vale más que mil palabras, os dejamos a continuación una en la que podréis observar los símbolos que os comentábamos.

informacion bombillas

informacion bombillas

Por otro lado, en la zona trasera de la etiqueta hay datos sobre:

  • Eficiencia energética.
  • Dimensiones.
  • Veces que la puedes encender y apagar.
  • Reproducción del color.
  • Opción de regulación.
  • Calentamiento.

Contando con un mayor conocimiento sobre la información del etiquetado, lo más probable es que tomes una decisión bastante más ajustada a tus necesidades. Muchas personas cometen el error de no hacerlo y terminan comprando bombillas que consumen demasiado y de las que no aprovechan sus características.

Eso sí, cuando sustituyas una de tus bombillas, o simplemente deje de servirte, no te olvides de reciclarla como es debido. Estos simples consejos te ayudarán a disminuir tu factura eléctrica al mismo tiempo que reduces tus emisiones al medioambiente.