Software

Cómo dejar de recibir spam en nuestro correo electrónico

Recibir spam puede ser un infierno y una gran pérdida de tiempo; os explicamos cómo dejar de recibirlo.

7 junio, 2016 21:22

Noticias relacionadas

Si recibir correo basura en nuestro hogar era un fastidio, recibir spam o “correo electrónico basura” puede serlo mucho más.

Al igual que nos envían publicidad o cosas que no nos interesan por el correo de toda la vida, el correo electrónico no se ha visto exento de esta práctica, con la “ventaja” de que enviar un correo electrónico es mucho más sencillo y barato que enviar una carta. Esto ha hecho que el spam en Internet llegase hasta unos límites insoportables, aunque los esfuerzos de la comunidad han hecho que descienda drásticamente.

Por desgracia, el spam sigue estando presente en nuestro correo electrónico, y puede hacer que perdamos mucho tiempo leyendo correos basura que no nos interesan. Para evitarlo, hoy os contamos pequeños trucos y formas para dejar de recibir spam en vuestro correo electrónico.

1. Utiliza los filtros anti-spam de tu correo electrónico

marcar-como-spam-gmail

marcar-como-spam-gmail

Lo más seguro es que tu correo electrónico esté dentro de los servicios de alguna gran compañía, como Google y Microsoft. Y también es probable que ya conozcas sus filtros anti-spam, los cuales ya filtran tu correo para que recibas la menor cantidad de spam posible.

Lo que puede que no conozcas es que estos filtros responden ante los movimientos del usuario, es decir, tienen en cuenta nuestras acciones. Si marcamos un correo que no haya filtrado como spam lo tendrá en cuenta, al igual que si marcas como ‘no es spam’ un correo que sí lo sea. Por ello es importante que lo marques, para que vaya aprendiendo.

2. Si no funciona, hazte con una solución anti-spam

Si tu proveedor de correo electrónico no te da esos filtros anti-spam, o los filtros que tiene en funcionamiento dejan mucho que desear, siempre puedes utilizar algún programa que se especialice en filtrar tu correo electrónico.

En cuanto a programas que lo hagan, existen soluciones como ESET Smart Security, SuperSpamKiller Pro o G Data Internet Security que han demostrado su eficacia en pruebas de laboratorio, y que pueden ayudar a filtrar mejor el correo basura.

3. Enmascara tu correo electrónico (y no se lo des a todo el mundo)

spam 1

spam 1

Algunas veces el spam viene de que alguien está introduciendo direcciones al azar y se encuentra la nuestra de potra, pero la gran mayoría vienen de bases de datos donde nosotros mismos hemos dado el correo electrónico. De ahí que sea buena idea enmascararlo con servicios como Blur, los cuales generan direcciones de correo temporales que redirigen a nuestra dirección real.

También hay que tener cuidado con publicar nuestro correo en Internet, sobre todo en texto plano: existen bots especializados en capturar direcciones de correo que los usuarios publican en redes sociales o páginas web. Por eso muchos usan trucos como colocar [arroba] en vez de @, para evitar que estos bots vean la dirección de correo.

4. NO se interactúa con el spam

Sí, suena muy estúpido y de sentido común, pero es igual de importante no interactuar con el spam que recibimos. Es decir, si abrimos un correo y nos damos cuenta de que es spam, inmediatamente lo marcamos como spam y lo eliminamos. Ni entramos en los enlaces, ni pulsamos en ninguna parte, ni descargamos los archivos adjuntos que tenga. Nada.

5. Cambia tu correo electrónico (si se vuelve muy insoportable)

email-spam

email-spam

Como recurso final, y por si todo esto falla sin remedio, quizás lo que necesites es hacer borrón y cuenta nueva: crea una nueva dirección de correo, pasasela a la gente de confianza, cámbiala en los servicios imprescindibles y espera un par de meses para cerrar la antigua. A menos que tengas una mala suerte notable, o que vuelvas a hacer algo mal, el spam debería bajar a límites mucho más tolerables.