Realme es una de las marcas que más ha crecido en España, y su éxito reside en la gran relación calidad-precio de sus dispositivos. Antes de terminar el año 2020, la compañía china lanzó al mercado el Realme 7 5G, que se presentó junto con los auriculares Air Pro y el reloj Watch S, y el Realme 7i, su último móvil de gama media. Unos teléfonos baratos que deslumbran por su potencia y autonomía.

Noticias relacionadas

El Realme 7 5G (279 euros) y el Realme 7i (159 euros) son los últimos integrantes de la serie 7 del fabricante, que promete tres años de garantía. El primero de ellos es uno de los teléfonos con tecnología de red 5G más asequibles del mercado y ofrece una gran potencia; mientras que el segundo es el dispositivo más económico de esta serie y destaca por su impresionante autonomía.

Desde su llegada a España, Realme ha destacado por ser una marca con unos dispositivos a un precio ajustado, con un buen diseño y excelentes especificaciones. Unas características que también se encuentran en sus últimos modelos. En OMICRONO hemos probado el Realme 7 5G y el Realme 7i durante unas semanas, los teléfonos de gama media a tener en cuenta si se busca potencia, rendimiento y una gran autonomía.

Rendimiento y autonomía

El Realme 7 5G luce como principal atractivo la tecnología de red. Sin embargo, donde más destaca el nuevo terminal de la firma china es en su potencia y rendimiento en su categoría. En su interior luce un procesador MediaTek Dimensity 800U 5G, al que acompañan 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento interno.

El Realme 7 5G destaca por su potencia. Nacho Castañón Omicrono

Este procesador está bien optimizado y rinde con nota a la hora de jugar a títulos pesados como Genshin Impact o Call of Duty: Mobile, ya que la carga gráfica y de procesamiento cumple con nota y sin ningún tipo de problemas. En cuanto al uso diario, como consultar las diferentes redes sociales o navegar por internet, la experiencia es sobresaliente. Un móvil que, en líneas generales, se muestra apto para realizar cualquier tipo de tarea.

El Realme 7 5G es un móvil un poco más grueso que otros teléfonos de gama media, pero tiene una explicación: incorpora una batería de 5.000 mAh que ofrece una autonomía de algo más de un día y medio, incluso si se usa el terminal de manera intensiva. Además, cuenta con carga rápida de 30W que permite cargar la batería a al completo en 63 minutos.

Por su parte, el Realme 7i tiene en la autonomía su punto más fuerte. Con una batería de 6.000 mAh de capacidad, el móvil de la compañía asiática puede aguantar un poco más de dos días, incluso si se hace un uso intenso del dispositivo. Sin embargo, el cargador no acompaña a la batería, ya que a diferencia del resto de modelos de la serie 7 de Realme, éste solamente admite una carga de 18 W. Por lo tanto, se necesitan un poco más de dos horas para cargar el dispositivo al completo.

El Realme 7i es un gran dispositivo para jugar. Nacho Castañón Omicrono

Bajo el capó del Realme 7i se encuentra el procesador MediaTek Helio G85, que ofrece un buen desempeño en las tareas del día a día y un buen nivel en gaming. Además, el móvil puede con juegos de gran peso, con respuestas inmeditas, sin retraso en el salto entre aplicaciones y no se calienta a pesar de estar horas jugando.

Lógicamente, el rendimiento en comparación con un modelo de gama alta es inferior, pero dentro de los móviles de su rango de precio es uno de los mejores para jugar. El Realme 7i también cuenta con 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento interno, que se pueden ampliar mediante tarjetas SD. Aunque hubiese sido preferible que el dispositivo llegase con 6 GB de RAM, la cantidad de memoria de la que dispone aguanta bien el uso diario del dispositivo.

Distinto aspecto

El diseño de ambos terminales es completamente diferente. El Realme 7 5G ofrece un aspecto elegante y similar al del resto de miembros de la serie 7 de la firma china. En la parte frontal se encuentra una pantalla IPS de 6,5 pulgadas con una resolución Full HD+ y una tasa de refresco de 120 Hz. Un panel fluido que ofrece una correcta experiencia de uso a la hora de reproducir contenido multimedia.

No es la mejor pantalla del mercado, pero cumple con su cometido al ofrecer colores vivos, un buen nivel de brillo y ángulo de visión. Sin embargo, la pantalla sobresale ligeramente por encima del lateral, algo que se siente extraño a la hora de coger el dispositivo. En el costado derecho se encuentra el botón para encender y apagar el teléfono, e incluye el lector de huellas dactilar capacitivo (aunque también dispone de reconocimiento facial). 

El Realme 7 5G tiene una pantalla de 6,5 pulgadas con un agujero en la esquina. Nacho Castañón Omicrono

En el lateral izquierdo del Realme 7 5G se sitúan tanto los botones para controlar el nivel de volumen como la bandeja para la tarjeta SIM. Por su parte, en la zona inferior se encuentran los altavoces, el micrófono, el conector USB Tipo-C y la salida par auriculares.

En la parte trasera, construida en policarbonato, el terminal ofrece un diseño dividido de espejo brillante y con una especie de degradado en color azul que varía según la luz que haya. En la esquina superior izquierda se encuentra un módulo de cámara rectangular que incluye un total de cuatro sensores.

Por su parte, el Realme 7i es un teléfono grueso (9,8 mm) y pesado (208 gramos), lo que puede resultar molesto en la mano si se usa durante mucho tiempo. En la parte frontal se encuentra una pantalla LCD de 6,5 pulgadas con una resolución HD+ y una tasa de refresco de 60 Hz, por lo que se echa en falta una mayor frecuencia de actualización. Una pantalla correcta pero con un nivel máximo de brillo algo corto.

El Realme 7i es un teléfono grande y pesado. Nacho Castañón Omicrono

El Realme 7i está construido en plástico con una trasera con textura que facilita el agarre y evita la presencia de huellas. Un diseño que está inspirado en la 'V', gesto de la victoria, y un efecto visual que cambian según indice la luz. En la esquina superior izquierda se encuentra un módulo cuadrado que recoge las tres cámaras traseras del dispositivo.

En su parte trasera, y casi pegado a las cámaras, se encuentra el lector de huellas dactilar capacitivo (también incluye reconocimiento facial). En cuanto a los laterales, en el izquierdo se mantiene la bandeja para usar dos tarjetas SIM, mientras que en el derecho se ubica el botón para encender y apagar el terminal, junto con los controles de volumen. Por último, en la zona inferior se mantiene el USB Tipo-C y el conector de auriculares.

Cámaras que cumplen

Una de las principales diferencias entre el Realme 7 5G y el Realme 7i está en sus cámaras. El primero de ellos tiene un total de cinco lentes, mientras que el segundo posee un sensor menos. En el frontal, el Realme 7 5G incorpora un sensor de 16 megapíxeles en un agujero en pantalla, mientras que el Realme 7i viste una cámara para selfis de 8 megapíxeles en un notch de gota de agua.

Así son los módulos de cámara del Realme 7 5G y Realme 7i. Nacho Castañón Omicrono

En la zona trasera, el Realme 7 5G incluye un módulo de cámara rectangular que con un total de cuatro sensores: una cámara principal de 48 megapíxeles, un ultra gran angular de 8 megapíxeles, un sensor macro de 2 megapíxeles y otra lente de 2 megapíxeles para retrato. En cambio, el Realme 7i tiene un módulo cuadrado con un total de tres lentes: una cámara principal de 48 megapíxeles, un gran angular de 8 megapíxeles y un sensor macro de 2 megapíxeles.

En líneas generales, los resultados con las cámaras de ambos terminales cumplen con lo esperado, pero no satisfacen. Ambos ofrecen fotografías en exteriores con un gran nivel de detalle, colores naturales sin saturación y una sorprendente iluminación. Incluso en situaciones de poca luz las cámaras rinden. En cuanto a los selfis, ambos ofrecen unas imágenes decentes que no llegan a destacar. 

¿Me los compro?

Tanto el Realme 7 5G como el Realme 7i son dos teléfonos a tener en cuenta si se quiere adquirir un buen dispositivo a un precio asequible. El primero de ellos destaca, además de por la conectividad 5G, por su alta potencia, su notable rendimiento y su gran carga rápida. Sin embargo, los resultados de las cámaras son mejorables, no llegó con Android 11 y puede resultar grande para alguien con manos pequeñas.

La parte frontal del Realme 7 5G y Realme 7i. Nacho Castañón Omicrono

En cuanto al Realme 7i, es un terminal grueso y pesado, pero enamora por ofrecer una excelente autonomía gracias a su batería de 6.000 mAh. Se trata de un dispositivo barato pero es equilibrado y ofrece una buena experiencia de uso, además de un gran sonido y un buen rendimiento en juegos. Sin embargo, no dispone de NFC (mientras que el Realme 7 5G, sí), tampoco incluye radio FM y la fotografía cumple pero no satisface.

Con un diseño bonito, el Realme 7 5G es un gran gama media y un excelente dispositivo para aquellos que quieran un terminal para consumir contenido multimedia. El Realme 7i es una buena compra para aquellos que busquen un teléfono para jugar sin tener que gastarse mucho dinero.

Te puede interesar...