Fábrica de Foxconn encargada de los iPhone

Fábrica de Foxconn encargada de los iPhone

Hardware

El coronavirus puede provocar que el iPhone 9 se retrase: el sector tecnológico afectado

Las empresas tecnológicas sigue con gran interés la situación del coronavirus y cómo afectará a la producción de sus nuevos dispositivos, como el iPhone 9.

Noticias relacionadas

El coronavirus sigue expandiéndose, tanto por China como por el resto del mundo. Ya son 106 los fallecidos por esta infección originada en Wuhan, China, y los infectados se cuentan por miles.

Aunque China es la principal región afectada, ya se han dado casos en otros países, lo que ha obligado a activar el protocolo especial contra el virus en países como España. El virus de Wuhan no solo tiene un impacto humano, también económico; especialmente para el sector tecnológico, teniendo en cuenta lo mucho que depende de China.

Aunque la producción por el momento no se ha visto seriamente afectada, el temor entre las grandes empresas del sector es que la situación no pueda ser controlada y obligue a cerrar fábricas.

El coronavirus afecta a las tecnológicas

Por el momento, el funcionamiento normal de algunas tecnológicas ya se ha visto afectado, al limitar el transporte de empleados a China. Esa es la medida que ya han tomado Facebook, Razer y LG; las dos primeras han implantado restricciones a los planes de sus empleados en China, mientras que la tercera ha prohibido completamente los viajes a la región.

Además, estas empresas han pedido a los trabajadores que hayan vuelto recientemente de China que trabajen desde casa, al menos durante un periodo de tiempo. El objetivo de estas restricciones es impedir que los empleados sean infectados con el coronavirus, e incluso que lo traigan de vuelta a las oficinas centrales. El impacto que podría tener en una empresa semejante es incalculable.

Razer sería una de las afectadas por el coronavirus

Razer sería una de las afectadas por el coronavirus Manuel Jesús

Pese a estas medidas, es inevitable que algunos productos se vean afectados. Al fin y al cabo, la mayoría de los dispositivos que usamos a diario se fabrican en China o usan componentes que provienen de allí.

Uno de los próximos dispositivos que puede verse afectado es el iPhone 9 de Apple. El sucesor del iPhone SE será el nuevo modelo "barato", uno que presumiblemente será un gran éxito de ventas. No solo por el precio, sino por un diseño que se espera que recupere el estilo del iPhone 8.

Se espera que Apple presente el iPhone 9 el próximo mes de febrero, pero esos planes pueden cambiar rápidamente, dependiendo de la evolución del coronavirus. Dos de los principales proveedores de Apple, Foxconn y Pegatron, tienen sus fábricas a unos 800 (Shanghái) y 500 kilómetros (Zhengzhou) respectivamente de Wuhan; sin embargo, y como podemos ver en mapas online, ya se han dado muchos casos de coronavirus en esas zonas.

El iPhone 9 sería retrasado

Según Bloomberg, el coronavirus ha demostrado que esas distancias ya no son seguras; algunos analistas llegan a afirmar que no ven ninguna manera en la que la producción no se vería afectada por esto. El motivo es que sólo hace falta un pequeño contratiempo en un eslabón de la cadena para que acabe afectando a toda la producción.

Desde la obtención de materias primas hasta la fabricación, el ensamblaje, las pruebas y el transporte de los dispositivos, es muy difícil que todo salga perfectamente y que no haya trabajadores infectados por el coronavirus, teniendo en cuenta el alcance que ya tiene.

Renderizado del posible iPhone 9

Renderizado del posible iPhone 9 OnLeaks

Por eso, en estos momentos la apuesta de muchos analistas es que Apple se verá obligada a retrasar la presentación del iPhone 9; aunque también podría enseñar el dispositivo y lanzarlo semanas después. Apple ya habría solicitado la producción de hasta 15 millones de unidades para el lanzamiento inicial, una cifra difícil de cumplir dadas las circunstancias.

Por su parte, Foxconn ya ha confirmado que está "monitorizando" la situación, y que tomará medidas si ver que no puede cumplir con las fechas.