Samsung

Hardware

Un SSD de Samsung... ¿con lector de huellas? Existe y tiene más sentido del que parece

El CES 2020 nos está dando todavía más sorpresas, y ahora le toca el turno a este SSD de Samsung que parte con una peculiaridad: tiene lector de huellas.

Noticias relacionadas

En la era informatizada en la que vivimos, nuestros datos han adquirido un valor inusitado. Hay profesionales y trabajadores que precisan de sus archivos para trabajar y en caso de perderlos por extravío o robo pueden sufrir graves consecuencias. Este SSD de Samsung presentado en el CES de Las Vegas 2020 tiene en cuenta esta situación.

Una de las claves de los nuevos SSD T7 Touch es que son SSDs portátiles que incorporan un lector de huellas en el chasis. Estas memorias de estado sólido portatiles están basadas en el estándar USB 3.2 Gen 2 y cuentan con un sistema de seguridad basado en lector de huellas que permite tener todos nuestros datos a salvo mediante este sistema biométrico.

Estos SSD están pensados para usuarios profesionales que traten con grandes archivos y necesiten portarlos o transferirlos de forma muy rápida y también para casuales que quieran mayor seguridad en sus archivos.

Nuevos SSD de Samsung T7 Touch: la seguridad de tu huella para proteger tus archivos

Samsung

Este SSD tiene un especial foco en la seguridad, ya que además del lector de huellas dactilares integrado, el dispositivo cuenta con protección mediante contraseña y cifrado de hardware AES de 256 bits. Por lo tanto, no solo el atacante tendrá que pasar por encima del lector, sino por el cifrado de hardware y por encima de una contraseña que tú quieras ponerle.

Estará disponible en 3 versiones, de 500 GB y 1 o 2 TB y cuenta con una velocidad de transferencia máxima de 1.050 MB/S. Con el SSD tendremos un cable de USB-C a USB-C y otro de USB-C a USB-A, por lo que no tendremos problemas de conectividad. También es compatible con todos los sistemas operativos existentes, como Windows, Mac, iOS y Android.

Samsung

Samsung además ha conseguido mantener la estética y sobre todo el peso, ya que tiene unas dimensiones de 85 x 57 x 8.0mm y un peso de tan solo 58 gramos. Por lo cuál, sigue siendo bastante portátil y sigue teniendo el volumen mínimo para que sea transportable.

Los precios no son especialmente económicos, pero fijándonos en el mercado de SSDs, tampoco es un precio extremo. Por la versión de 500 GB, Samsung pide 129 dólares y por las versiones superiores 229 y 399 dólares. Está por ver cómo se traducen estos precios al mercado español, pero no tiene pinta de que varíen a la baja.

Viendo que la seguridad de nuestros datos está cobrando una importancia primordial entre los profesionales y usuarios, este SSD es una buena idea no solo por el producto en sí, sino por la posibilidad de que inicie una tendencia en el que los fabricantes tengan más en cuenta la seguridad de estos dispositivos.