Rusia lanzó hoy al segundo intento el primer nanosatélite de la Generalitat de Cataluña con ayuda de un cohete portador Soyuz 2.1a desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán).

Noticias relacionadas

El lanzamiento, inicialmente previsto para el sábado pasado y pospuesto a última hora por "aumento de voltaje" en los sistemas del portador, fue efectuado a las 09.07 hora de Moscú (07.07 hora peninsular española) y fue transmitido en directo por Roscomos, la agencia espacial rusa.

El nanosatélite, bautizado como "Enxaneta", es el primero de los dos pequeños satélites que planea poner en órbita el Gobierno catalán para mejorar la conectividad de Cataluña y la observación de la Tierra.

Rusia lanza el Enxeneta

Soyuz despegando con el nanosatélite. Sateliot Omicrono

El lanzamiento del aparato se enmarca en la estrategia New Space de Cataluña, que busca impulsar el sector aeroespacial. La Generalitat confía en que este sector en crecimiento genere 1.200 puestos de trabajo en los próximos 4 años y 280 millones de euros de facturación.

Tanto el "Enxaneta", como un segundo aparato que será lanzado a finales de este año o principios de 2022, han sido desarrollados por las empresas Open Cosmos y Sateliot, a través de un contrato licitado por el Institut d'Estudis Espacials de Catalunya (IEEC).

La gestión y control de estos nanosatélites catalanes se realizará desde la estación terrestre ubicada en el Observatorio Astronómico del Montsec, en Sant Esteve de la Sarga (Lleida).

Junto con el 'Enxaneta', que orbitará a baja altura, a unos 500 kilómetros de distancia de la Tierra, el bloque acelerador "Fragat" del portador ruso pondrá en órbita en las próximas horas otros 37 satélites de 17 países, entre ellos el aparato surcoreano CAS500-1.

Recreación lanzamiento Satélite Sateliot Omicrono

La idea detrás del Enxeneta es la misma que la del resto de nanosatélites: suplir de forma eficiente las necesidades 'espaciales' que solían cubrir los satélites de gran tamaño, pero en formato de miniatura. Así, se pueden poner en órbita dispositivos funcionales por un coste menor al habitual.

El cohete encargado de la misión, el Soyuz-2.1a, es un viejo conocido del sector, con lanzamientos realizados desde el año 2011 y con una gran tasa de éxito. Tiene capacidad para cargar hasta 4.800 kilogramos a una órbita polar baja y tiene una masa al despegue que puede superar las 300 toneladas.

Sateliot consiguió diseñar una órbita que permitiría a este satélite, según contó Jaume Sanpera, CEO de Sateliot, ser el primero en el mundo en "realizar conexiones satélite-tierra bajo un protocolo 5G" pasando por cualquier punto de la Tierra, al menos, un par de veces por día.

También te puede interesar...