SpaceX y Elon Musk son hoy noticia por el aterrizaje exitoso de la Starship, la nave con la que el multimillonario quiere llegar a Marte, además de cumplir todo tipo de misiones, incluyendo viajes turísticos hacia la Luna.

Noticias relacionadas

Starship terminó explotando de manera brutal, apenas unos minutos después de cumplir el ‘salto’, un despegue y aterrizaje completos. Afortunadamente, ese es el motivo por el que este tipo de pruebas se realizan en lugares desiertos, lo que también conlleva sus propios problemas.

Y es que la localidad más cercana al sitio del lanzamiento es un pueblo llamado Boca Chica, con apenas unas decenas de habitantes; para Musk, eso es un problema logístico, especialmente si pretende emplear a cada vez más personas para fabricar cohetes y naves en masa.

La ciudad de Elon Musk

La solución sería crear una ciudad completa, dedicada exclusivamente a ofrecer todo lo necesario para la industria aeroespacial. Esta semana, antes del lanzamiento de la Starship, Elon Musk adelantó sus planes con un mensaje directo: “Creando la ciudad de Starbase, Texas”.

Aunque Musk ha usado el verbo “crear”, en realidad sería más apropiado decir que esta ciudad no nacerá desde cero, sino que será una localización ya existente a la que se le cambiará el nombre.

Boca Chica, Texas, es una pequeña comunidad que aloja a SpaceX Google Maps Omicrono

Todo indica que probablemente será la propia Boca Chica la base de esa nueva ciudad; la oficina del juez del condado ha confirmado contactos con Musk y Spacex, y la presentación de unos planes para cambiar completamente la zona y convertirla en una ciudad.

Estos contactos se produjeron en los últimos días, y por lo tanto, por el momento no hay una decisión firme. De hecho, la respuesta de las autoridades locales a Musk ha sido que debe realizar una petición formal para fundar la nueva ciudad de Starbase e incorporar el territorio de Boca Chica.

Base para las estrellas

Es evidente que, si la transformación se lleva a cabo, afectará a los ciudadanos de Boca Chica, una pequeña comunidad que antes de la llegada de Spacex apenas contaba con unas pocas decenas de registrados. Cuando la empresa llegó, no sólo preparó las instalaciones necesarias para lanzamientos y experimentos, sino que el centro de control está dentro de los límites de la comunidad.

Por lo tanto, la ciudad se expandiría a partir de ahí, con todas las necesidades que pueden tener cientos de empleados, como tiendas, bancos, y alojamientos; aunque el primer cambio sería mucho más básico, instalar una red de abastecimiento de agua, que Boca Chica aún no tiene.

Sin embargo, por el momento Elon Musk no ha hecho públicos esos planes. La inversión sería tremenda, pero bien puede merecer la pena para el futuro no sólo de la compañía, sino de la exploración espacial.

También te puede interesar...