Samsung Galaxy Z Flip

Samsung Galaxy Z Flip Omicrono

Omicrono

Probamos el Samsung Galaxy Z Flip: ¿merece la pena comprar ya un móvil plegable?

Samsung ha sacado su segundo teléfono plegable, mucho más avanzado que el Fold, ¿es ya momento de comprar un móvil plegable?

Noticias relacionadas

Los dispositivos con pantalla plegable han llegado para quedarse. Samsung fue la primera en lanzarse a la piscina con el Galaxy Fold hace unos meses y sigue con la misma estrategia con la nueva apuesta abanderada por el Galaxy Z Flip.

El nuevo concepto de smartphone que se cierra sobre sí mismo está claramente inspirado en los teléfonos clamshell que copaban el mercado hace ya 20 años. Eso sí, aunque el espíritu es el mismo ha cambiado todo lo demás. La revolución ha llegado para quedarse, hasta tal punto de establecerse como un segmento que permanecerá más allá de las olas que dictan las modas.

En la dura carrera de la competencia por tener el mejor plegable, Samsung no es la única con dispositivos de este tipo. Huawei también presentó hace prácticamente un año su Mate X que se ha vendido en China y se espera que a final de mes presente una nueva versión. Asimismo, también Motorola ha apostado con su Razr como punta de lanza de una era plegable y lo vende ya abiertamente en grandes superficies y a través de operadoras.

Z Flip en la mano

La experiencia de uso de un teléfono con pantalla plegable no es exactamente la misma que la encontramos en un smartphone al uso con pantalla rígida. Principalmente debido al factor de forma 21,9:9 y a las nada desdeñables 6,7 pulgadas. Un panel plegable demasiado estrecho y alargado incluso para los estándares actuales. Nos obligará a usar las dos manos para alcanzar a la parte más alta de la pantalla y puede incluso resultar incómoda en ocasiones. 

Samsung Galaxy Z Flip

Si bien, no es algo muy diferente a lo que ocurre con smartphones grandes como el Galaxy Note 10. Además, Samsung va adaptando su particular interfaz de usuario para que el manejo sea lo menos traumático posible. OneUI 2, versión instalada en el Flip, puede salvarnos en algunas situaciones dentro del sistema operativo pero, por ejemplo, navegar por internet no es lo más cómodo del mundo si tenemos que llegar pulsar sobre la parte superior de una web.

Si esto no es un muro infranqueable para nosotros, el diseño nos parece totalmente acertado y ahora sí tiene sentido un teléfono plegable. Su hermano mayor, el Galaxy Fold, es muy grande (incluso cerrado) y pesado mientras que el Z Flip consigue ofrecer un tamaño muy comedido en el bolsillo y una pantalla generosa cuando estamos utilizándolo. Lo mejor de los dos mundo unidos en un solo terminal.

Samsung Galaxy Z Flip

Samsung Galaxy Z Flip Omicrono

Y la pregunta del millón: ¿Se nota la bisagra? Visualmente está totalmente disimulada y no veremos ni una sola arruga o interrupción a la vista. La pantalla desplegada es totalmente uniforme y nadie diría que estamos ante un smartphone que se pliega sobre sí mismo.

Ahora bien, al tacto sí notamos que en la zona central debajo de la pantalla hay algún tipo de mecanismo. Si pasamos el dedo deslizándolo suavemente no nos daremos cuenta pero con una mínima presión sobre esa zona sí reconoceremos que ahí abajo hay algo.

Ideal para pioneros

Hace unos meses conseguimos probar el Motorola Razr. El pionero de este concepto de tipo concha que ha conseguido romper el hielo y que más marcas se lancen a una piscina que comienza a tener agua.

Por el momento, el principal problema es el precio de todos estos dispositivos. Los 1.500 euros del Galaxy Z Flip es la primera barrera a la que se enfrenta cualquier potencial comprador del teléfono. Es una tecnología nueva y hay que pasar por caja sin miramientos.

Samsung Galaxy Z Flip

Samsung Galaxy Z Flip Omicrono

Los pioneros tienen que pagar un precio por utilizar la tecnología más puntera disponible. A veces simplemente es más dinero, pero en otros lances puede que significar una experiencia de usuario que no esté a la altura y ahí llegan las frustraciones.

Otra duda que nos asalta es la durabilidad del smartphone pasados unos meses. ¿Aparecerán arrugas o burbujas en la zona del pliegue? Con el Galaxy Fold Samsung ha demostrado que podemos estar seguros, pero con este nuevo modelo tenemos las típicas dudas de tecnología recién lanzada. Algo que solo el tiempo y el uso continuado puede decidir.

Samsung Galaxy Z Flip

Samsung Galaxy Z Flip Omicrono

Hoy en día es complicado recomendar un smartphone plegable. No el de Samsung en particular pero sí como concepto en general. El Galaxy Z Flip se plantea como el comienzo de algo grande que está por venir. Es más una demostración de fuerza mientras el segmento madura y se abaratan costes para un futuro, de momento, incierto a la par que emocionante. No es un dispositivo para el gran público, pero sí para aquellos pioneros que quieran tener un teléfono diferente que marcará el futuro del sector.

Aún así, para dictar un juicio más pormenorizado tendremos que realizar un análisis en profundidad con uso diario durante varias jornadas. La primera sensación de "wow" no la quita nadie ante una tecnología que parece venida desde el mismísimo futuro, pero donde de verdad se demuestra la utilidad es en el complicado terreno del día a día de millones de usuarios.