Omicrono

El MacGyver robot: este brazo robot fabrica herramientas a base de suministros

Noticias relacionadas

Si ya empiezas a tener unas canas en el cabello (como nosotros) entonces te acordarás del mítico MacGyver, el héroe capaz de hacerse una herramienta de huida con literalmente todo lo que tenía a su alcance. Nuestro héroe se salvaba siempre de las formas más inimaginables.

Hay quién ha pensado que esta era una buena idea para llevarla a la vida real, y así ha sido. El avance que os traemos hoy viene de del laboratorio de investigación Robot Autonomy and Interactive Learning (RAIL) de Georgia Tech, y pretende dotar a una máquina de la capacidad de crear herramientas con objetos básicos.

Este avance es muy importante ya que, además de haber tenido éxito, se trata de la primera vez que se entrena con éxito a una máquina inteligente para este cometido.

El robot MacGyver capaz de hacer herramientas con lo que tiene a mano

Este es un paso más para conseguir que las máquinas con inteligencia artificial sean capaces de improvisar herramientas avanzadas en entornos y situaciones peligrosos, algo de extrema utilidad.

El concepto se llama "MacGyvering", en honor a la serie televisiva de los años 80 que lo inició. La serie tuvo un éxito brutal explotando la idea de que un personaje pudiera solucionar problemas no convencionales usando únicamente los recursos a su alcance.

Durante años los investigadores han intentado dotar a las máquinas de inteligencia  "MacGyvering". El trabajo de la Universidad del laboratorio RAIL del Instituto de Tecnología de Georgia y dirigido por la profesora asociada Sonia Chernova usó como punto de partida una técnica e robótica desarrollada previamente por el ex profesor de Georgia Tech Mike Stilman.

En este trabajo que podemos ver en acción en el vídeo sobre estas líneas, el MacGyvering cobra forma. Se dispone un robot (esta vez un brazo robótico) con una serie de partes opcionales. Se le pide a la máquina que cree una herramienta con estos.

Georgia Tech

El robot hace uso del aprendizaje automático, ya que está entrenado para unir formas con funciones. El entrenamiento se ha basado en enseñar al robot que las formas de diversos objetos facilitan un resultado particular a partir de numerosos ejemplos de objetos cotidianos.

Un ejemplo práctico. Al robot se le enseñó que la concavidad de los tazones es capaz de retener líquidos, por lo que con los materiales adecuados podría fabricar una cuchara. Del mismo modo, a los robots se les enseñó cómo unir objetos a partir de ejemplos de materiales que podrían perforarse o agarrarse. El robot pudo crear con éxito martillos, cucharas, destornilladores, etcétera.

Según Lakshmi Nair, estudiante de la Escuela de Computación Interactiva y uno de los investigadores del proyecto: "El destornillador fue particularmente interesante porque el robot combinó alicates y una moneda. Razonó que los alicates podían agarrar algo y dijo que la moneda coincidía con la punta de un destornillador. Póngalos juntos y se crea una herramienta eficaz".

En la actualidad, el robot se dedica únicamente a las formas y a los accesorios. A día de hoy no puede razonar eficientemente sobre propiedades particulares de los materiales, paso vital para llevar estos avances a un escenario realista.

"La gente razona que los martillos son resistentes y fuertes, por lo que no haría un martillo con bloques de espuma. Queremos alcanzar ese nivel de razonamiento en nuestro trabajo, que es algo en lo que estamos trabajando ahora", dijo Nair.