Etiqueta energética

Etiqueta energética

Omicrono

Cómo interpretar las etiquetas de eficiencia energética

Noticias relacionadas

La etiqueta que define la eficiencia de los hogares es un gran desconocido para la mayoría de personas pese a tratar un tema de especial relevancia. De hecho, podríamos definirlo como el documento de identidad de una casa en lo referente a energía. Como queremos resolver tus dudas, hoy vamos a explicarte cómo interpretar las etiquetas de eficiencia energética.

¿Qué es esta etiqueta?

La etiqueta de eficiencia energética, tal y como indica su nombre, refleja el consumo energético de una vivienda. De este modo, sirve para informar a sus futuros arrendatarios o inquilinos de los gastos a los que se enfrentarán, energéticamente hablando, además de afectar al precio de la casa en cuestión.

Desde junio de 2013 todas las viviendas usadas y destinadas al arrendamiento o venta están obligadas a tener un certificado como el que os hemos comentado. Básicamente para hacer saber a los demás de una manera objetiva su nivel de consumo energético.

La calificación obtenida depende de una gran cantidad de factores, como el aislamiento del inmueble, su orientación, los sistemas de generación de energía empleados, la luz, sus electrodomésticos, etcétera. A continuación os damos los detalles necesarios para entender los datos de la etiqueta.

Eficiencia energética

Eficiencia energética

Cómo interpretarla

Para empezar deberás fijarte en el borde de la etiqueta. Si ésta es verde significa que estamos ante un inmueble terminado, mientras que si es naranja significa que aún se encuentra en fase de proyecto. De todas formas, dicha información también puede observarse en el título de la etiqueta, donde se especifica la fase correspondiente al hogar o edificio.

Si eres de los que prefiere aprovechar la tecnología, puedes utilizar el código BIDI (parecido a un QR) situado en la esquina superior derecha para acceder a información específica de cada comunidad autónoma directamente desde tu smartphone.

En la sección "DATOS DEL EDIFICIO" podrás ver toda la información correspondiente con tu inmueble. Hablamos de datos como la dirección, normativa vigente de aplicación al edificio y la referencia catastral.

Barras horizontales y puntuaciones

Ahora vamos con lo más llamativo y visual: las barras horizontales de colores. Éstas se diferencian por el nivel de eficiencia, la A es la más eficiente y la G la que menos. Dicha escala se basa en el consumo de energía (kg/CO2) y las emisiones (kWh/m2) de un año. 

Debemos destacar dos aspectos relevantes de dicha etiqueta. En primer lugar, los números que corresponden con la calificación energética: uno de ellos se refiere al consumo de energía (kg/CO2/año), el otro a las emisiones (kWh/m2/año). También debemos prestar atención al registro que indica la fecha de emisión y el período de validez del certificado, no cuesta nada fijarse y podemos evitar que nos engañen.

Aunque mucha gente lo desconozca, saber cómo funcionan estas etiquetas puede salvarnos en más de una ocasión de algún que otro apuro. No solo para informar a futuros compradores o inquilinos de nuestra vivienda, sino para mejorar nuestro nivel energético si así lo deseamos. Como es lógico, mediante reformas es posible subir la puntuación y tener un inmueble más eficiente.