tesla servicio 1

tesla servicio 1

Omicrono

Los Tesla pueden detectar qué partes están fallando y pedirlas antes de que las necesites

El diagnóstico automático en los coches Tesla permite pedir piezas antes de que tengamos que pasar por el servicio técnico.

Noticias relacionadas

El mantenimiento sigue siendo uno de los aspectos más cansinos de tener un coche. Incluso si pasas revisiones de manera periódica, es muy probable que acabes teniendo un problema tarde o temprano; una pieza puede dar de sí o una parte se puede desgastar más de lo que se creía. Y lo peor es que tu coche siempre pasará más tiempo en el taller de lo que esperas; ya sea por que hay que pedir una pieza que tardará un tiempo en llegar, o simplemente porque no está claro qué le pasa aún.

Conforme los coches se hacen más inteligentes, esto puede cambiar. Normalmente, cuando hablamos de coches inteligentes, nos centramos en sistemas de ayuda a la conducción o autónomos; pero es mucho más que eso. Estos sistemas también son capaces de conocer la salud exacta del vehículo.

Diagnóstico automático en los coches Tesla

En Tesla lo están demostrando con una funcionalidad que ya está llegando a algunos conductores, la “petición de servicio automática”. Este sistema es capaz de realizar diagnósticos en tiempo real del estado del coche; analizando el estado de las diferentes partes y si es necesario cambiarlas.

Estos diagnósticos son automáticos y el usuario no tiene que hacer nada; con un poco de suerte, incluso puede que nunca se de cuenta de que existen. Pero si aparece un problema, puede ser nuestra salvación. Si el sistema de diagnóstico llega a la conclusión de que algo va mal, puede mostrar un mensaje de advertencia en la pantalla principal; como por ejemplo, un problema en el sistema de conversión de energía, como le ocurrió a este usuario.

Pero no es sólo el diagnóstico. Si el coche sabe que el problema está en una pieza concreta, puede pedir un reemplazo automáticamente; será enviado al nuestro centro de servicio de Tesla, donde nos esperarán. Lo único que tenemos que hacer es pedir una cita desde la app de Tesla y llevar el coche para que intercambien la pieza defectuosa por la nueva.

Con un poco de suerte, eso significa que no tendremos que pasarnos tanto tiempo sin coche. El centro de servicio recibirá la pieza necesaria con antelación, para que cuando llevemos el coche ya sepan qué le ocurre y cómo arreglarlo. Gracias a la comunicación entre el coche y el taller, el proceso debería ser mucho más rápido.

Es especialmente importante que Tesla haya implementado esta funcionalidad; ya que aún no ha superado del todo los problemas de producción. Si sabe con antelación qué partes debe producir, los clientes no se verían tan afectados.