drone militar estados unidos

drone militar estados unidos

Omicrono

Google y los empleados de otras compañías se niegan a participar en proyectos militares

Google junto a Amazon y Microsoft se niegan a involucrarse en proyectos militares vinculados al departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Noticias relacionadas

Hace unos meses Google se envolvió en una polémica peliaguda: se involucró con el Pentágono de los Estados Unidos y desarrolló el proyecto Maven. Este proyecto militar consiste en mejorar la precisión de los drones de guerra en los ataques militares de Estados Unidos gracias a la Inteligencia Artificial. Una premisa que choca directamente con el lema de Google: “Don’t be evil” (No seas malvado en inglés).

Gracias a las presiones de sus empleados y a la delicadeza del asunto, esta colaboración se cerró. Ahora, Google ha vuelto a rechazar otro proyecto que le ha costado a la compañía una clara adjudicación de un contrato valorado en 10.000 millones de dólares. Este acuerdo se basaba en dar soluciones en la nube, y esto choca con sus ideales. Pero no está sola: se le unen Amazon y Microsoft.

Las 3 multinacionales en contra de participar en proyectos militares

AMAZON

AMAZON

Este proyecto llamado J.E.D.I (es real y su acrónimo es Joint Enterprise Defense Infrastructure) en el que también están metidos Amazon y Microsoft ha sido rechazado por los empleados de estas 2 compañías. En una carta de los empleados de Amazon a Jeff Bezos, director de la empresa, estos le piden que no se proporcione tecnología de reconocimiento facial al Gobierno de los Estados Unidos. Además, se hizo pública una carta anónima de otro empleado que compartía estos intereses.

En un artículo publicado posteriormente, se detalla que Bezos también está en contra de la iniciativa: “La venta de este sistema es contraria a los valores declarados de Amazon. Nos promocionamos como una empresa centrada en el cliente, y Bezos se ha pronunciado directamente en contra de las políticas gubernamentales poco éticas que apuntan a los inmigrantes, como la prohibición musulmana”.

windows-10-microsoft-pc

windows-10-microsoft-pc

Pasa igual con los empleados de Microsoft. Esta carta abierta por parte de un empleado de Microsoft a la compañía insta a la empresa a que “no puje por JEDI”, y además se reafirma con sus otros compañeros, los cuáles al parecer también están en contra de esa iniciativa. “Muchos empleados de Microsoft no creemos que lo que construimos deba usarse para librar la guerra. Cuando decidimos trabajar en Microsoft, lo estábamos haciendo con la esperanza de ‘posibilitar a cada persona en el planeta para lograr más’, no con la intención de poner fin a la vida y mejorar la letalidad”.

¿Tan malo es que estas empresas colaboren con proyectos militares?

drone militar MQ-9 Reaper

drone militar MQ-9 Reaper

Esto va más allá que una simple contradicción de ideas. Es cierto que Google tiene las manos atadas en este tema, ya que siempre se ha posicionado como una empresa que sigue los valores políticamente correctos de la sociedad americana. Por ello, se suele alejar de este tipo de cosas como demostró rechazando el proyecto Maven y el proyecto JEDI.

Pero que Amazon y Microsoft se unan en este mantra nos dice dos cosas: que la tecnología que han desarrollado estas empresas está tan avanzada que se puede usar en estos complejos proyectos, y que el Gobierno de los Estados Unidos y el Departamento de Defensa están interesados en ello. Pero las empresas no quieren ceder precisamente porque esta tecnología ayuda a que la guerra sea más eficiente.

La Inteligencia Artificial en los drones podría dotar a estos de la capacidad de discernir sobre a qué objetivos disparar, y esto los haría unas máquinas de matar más letales de lo que ya son. No son raros los desencuentros de estas empresas con instituciones del gobierno en cuestiones de privacidad, y darles más medios para que usen con fines indebidos tecnologías como la de la nube en la red es más que contraproducente.

131109-N-ZZ999-176

131109-N-ZZ999-176

Sin embargo, la tecnología va muy de la mano con la guerra. Es cuestión de tiempo que los avances tecnológicos (y más los que involucran a la gente de a pie) acaben extendiéndose al mundo bélico. La pelota está en el tejado de las empresas tecnológicas, y parece ser que por ahora la mano no será tendida. Al menos por ahora.