tesla model 3

tesla model 3

Omicrono

¿El coche eléctrico está preparado para sustituir al diésel?

Cada vez se acotan más las ventajas y las libertades que tienen los coches diésel. ¿Pero estamos preparados para pasar a los coches eléctricos?

Noticias relacionadas

Los coches diésel tienen los días contados en la ciudad. Cada vez más capitales en Europa y en el mundo están haciendo planes para restringir, o incluso prohibir, la circulación y el estacionamiento de los coches con motor diésel. La razón es sencilla: las emisiones que producen estos coches son muy contaminantes, además de perjudiciales para la salud de las personas.

Pero el gobierno de España ha decidido atacar este problema en general. Según El País, el Ministerio de Hacienda quiere acabar con el tratamiento fiscal que favorece al diésel. De esta forma se acabarían todas las ventajas que el diésel tiene a nivel de impuestos, igualándolo a otros combustibles y haciéndolo menos atractivo.

Más impuestos para los coches diésel

gasolinera surtidor gasolina diesel

gasolinera surtidor gasolina diesel

La causa de esto estaría en Bruselas, en la Unión Europea. La Comisión Europea lleva desde 2012 señalando a España como país en el que los impuestos medioambientales están por debajo de la media europea. Según estas autoridades, España estaría recaudando un 1.9% del PIB en impuestos verdes, mientras que la media europea está en el 2.4%.

Además, Bruselas señala directamente al diésel como carburante bajo en impuestos. En nuestro país el diésel tiene el impuesto especial mínimo, cuando se trata del combustible que más carbono y energía tiene en comparación a la gasolina sin plomo. La Unión lleva reprochando esto a España mucho tiempo, y sería ahora cuando el gobierno tomaría medidas.

España y el coche eléctrico: ¿una alternativa viable?

contaminacion-madrid-cartel-retencion

contaminacion-madrid-cartel-retencion

Este particular ataque al diésel llega en plena transición a las energías limpias. Aunque España nunca ha sido un país que destaque en ello, en realidad. Además de seguir favoreciendo al diésel con una situación fiscal beneficiosa, leyes como el llamado “impuesto al Sol” no dejan en buen lugar a la hora de hablar de renovables.

En cualquier caso, el primer paso serán los coches híbridos que combinen gasolina y baterías. El uso de la energía eléctrica ayuda a consumir menos gasolina, ayudando al ahorro. Si a eso le sumamos los incentivos fiscales, y las ventajas que tienen en ciudades como Madrid, son perfectos como un paso intermedio.

madrid-coches-1

madrid-coches-1

Pero llegará un momento en el que tengamos que pasar a todo eléctrico. Y de momento ese punto en el tiempo parece lejano. Por el momento los coches híbridos se están colocando en el mercado, reduciendo el consumo de gasolina a cambio del uso de baterías. Pero la llegada del coche eléctrico se antoja lejana por el momento.

Recarga y autonomía, asignaturas pendientes

Y lo cierto es que las redes de recarga han mejorado mucho en estos últimos años. Como ejemplo, cada vez existen más Supercargadores de Tesla en nuestro país. Y páginas como Electromaps recogen cientos de puntos de recarga repartidos por toda la geografía nacional. Pero siguen quedando muchos sitios en los que no hay puntos de recarga cercanos.

coche electrico cargando

coche electrico cargando

Aunque no sólo importa la presencia de puntos de recarga. Algo que importa también es la velocidad a la que recargan las baterías. Un enchufe sencillo tarda demasiado en llenar un coche eléctrico, son necesarias infraestructuras como los Superchargers. Y esa clase de cargadores son los que menos hay disponibles.

Los coches eléctricos ya han empezado a ser una alternativa en entornos como las ciudades, para desplazamientos cortos o puntuales. Pero todavía tienen que convencer al gran público de que son prácticos para desplazamientos largos. Un coche del estilo del Tesla Model 3 tiene unos 350 kilómetros de autonomía, algo que puede desanimar a los indecisos.

tesla-cargador-2

tesla-cargador-2

Y esa es una prueba de fuego que costará de superar en países como el nuestro. Quizás el mayor reto contra los coches de gasolina, que se recargan en cuestión de segundos. Además, es un cambio de mentalidad por el que la población tendrá que pasar tarde o temprano. Dejar de echarle gasolina al coche para recargarlo cuando estemos en casa o en la oficina.

Mientras, no parece que el diésel se vaya a ir a ninguna parte. Eso sí, el reloj ya ha empezado a contar. Los coches híbridos ya están comenzando a tomar el relevo de los coches sólo de combustión. Y cada vez los diésel, junto a los coches más contaminantes, serán más caros de mantener.