Omicrono

La impresora que se desplaza por el papel, 4 años en Kickstarter y ni rastro de ella

La impresora que se desplaza por el papel, Tiny, de Zuta Labs, lleva 4 años en desarrollo y aún no se sabe nada de ella.

13 junio, 2017 10:35

Noticias relacionadas

Zuta Labs ha prometido algo que aún 3 años después sigue sin poder cumplir: enviar las unidades que sus clientes compraron entonces.

Tiny es el nombre que recibe esta mini impresora portátil que imprime desplazándose por el papel. Es un proyecto muy interesante puesto que no es el papel quien pasa por los rodillos internos de la máquina, sino que la impresora es más pequeña incluso que el propio papel.

Zuta Labs es la compañía que está detrás de este proyecto tan ambicioso (y que es real, por otra parte, no se trata de ningún prototipo). La impresora nació con la idea de ser portátil, pues hasta ahora no había ningún dispositivo que permitiese imprimir una hoja completa a tamaño DIN A4 ni en cualquier otro tipo de papel.

Impresora portátil, pero limitada

Es un robot motorizado, así que puede moverse en todas las direcciones y en todos los sentidos. Lejos de ser interesante para el mundo cotidiano, sí que lo es para el mundo profesional (por ejemplo, una situación útil puede ser la redacción e impresión de un contrato comercial sobre la marcha).

En concreto imprime a una velocidad de 1,2 páginas por minuto (por lo que para imprimir tan solo 10 páginas tardaríamos 8 minutos y medio) a una resolución 96 x 112 PPP. El peso parece que se mantiene estable: 300 gramos, lo mismo que cuando comenzó el proyecto (es lo que pesan dos smartphones juntos).

zuta-labs-impresora-portatil-tiny-papel

zuta-labs-impresora-portatil-tiny-papel

En cuanto a la capacidad, tenemos una batería que dura una hora de uso continuo (y que tarda 3 horas en cargarse por completo). Para la carga tenemos un puerto micro USB, y para las conexiones con el dispositivo móvil tenemos Wi-Fi. En cuanto a la capacidad de la tinta, tenemos que dura hasta 1000 páginas, nada que envidiar a una impresora casera, al menos en este aspecto.

4 años de desarrollo, ni rastro de las primeras unidades

A pesar de que llevan 3 años de desarrollo, el proyecto parece que está atascado. Sigue teniendo las mismas especificaciones que entonces y no se ha visto ni una sola unidad fuera de los laboratorios de la compañía. Por si no fuera poco, parece que van hacia atrás con el software, pues es, al parecer, es lo que les frena.

zuta-labs-small-mobile-printer.

zuta-labs-small-mobile-printer.

En total llegaron a conseguir más de 500 000 dólares (en aquel momento casi 700 000 mil euros, pues el cambio de dólar a euro estaba muy caro). Más de 300 personas colaboraron desinteresadamente con 5 dólares (6,84 euros) y otras 68 personas con 35 dólares (47,92 euros) también de forma desinteresada. Luego fueron miles las personas que adquirieron el producto, cuya versión más básica costaba 180 dólares (246,42 euros).

Fue en junio de 2014 cuando se cerró la fase de financiación concretamente, hace ya justo 3 años, aunque hace 4 años que comenzó el proyecto en sí (más concretamente en marzo de 2013). Primero trataron de llegar a los 400 000 dólares y, cuando lo superaron, trataron de llegar a los 800 000 dólares.

Aún no hay fecha de envío después de 3 años

Aún entonces estaba prevista como fecha de envío enero de 2015. No era nada ambicioso: se supone que ya tenían un producto formado y listo para ser fabricado. Con medio millón de dólares y 7 meses por delante, bastaría. Pero nada más lejos de la realidad, pues a partir de entonces comenzaron a llegar las largas.

tiny-impresora-portatil-zuta-labs

tiny-impresora-portatil-zuta-labs

2 años después, en junio de 2016, aplazan la fecha de nuevo hasta diciembre de 2016. Desde entonces, no solo no han realizado ninguna actualización que llevan prometiendo meses (consiste tan solo en escribir en un blog cómo va el avance del proyecto), sino que además no se sabe absolutamente nada. Bueno, nada menos que tienen problemas con los algoritmos.

Eso sí, llevan ya unas semanas invirtiendo en publicidad en Facebook y asistiendo a congresos mostrando su producto. Además, ofrecen pre-ordenar (pedir, vamos) por si no nos dio tiempo en la campaña de Kickstarter. Lo único que han conseguido ha sido agotar la paciencia de la gente y que muchos hayan pedido el rembolso (que tampoco les ha llegado).