drive wave  mit carreteras

drive wave mit carreteras

Omicrono

Así es como el MIT quiere eliminar todos los semáforos

El MIT está desarrollando un proyecto para dejar las ciudades sin semáforos, aumentando la velocidad de los transportes, más seguros y menos contaminantes.

Noticias relacionadas

¿Sería posible olvidarnos de los semáforos? Los investigadores del MIT están probando un sistema de red de carreteras que podría hacerlos desaparecer.

Hay una cosa que no falla: si tienes prisa, nada te librará de los semáforos. Hoy en día los semáforos son fundamentales en nuestras ciudades, son imprescindibles para controlar el tráfico y probablemente sin ellos estaríamos ante un caos continuo y con un mayor número de accidentes.

Sin embargo, en un futuro en el que tendremos coches autónomos y más inteligentes quizá podamos olvidarnos de los semáforos y, al mismo tiempo, se aumente la seguridad en carretera y la fluidez de los transportes. Eso es lo que está estudiando el MIT.

Carreteras sin semáforos, el sueño del MIT

El equipo del Senseable City Lab en el MIT está desarrollando DriveWAVE, un concepto de red de carreteras en el que se prescindiría de los semáforos y no cundiría el pánico, es más, habría menos atascos e incluso se reduciría la contaminación.

¿Cómo es posible? obviamente con coches autónomos, aunque no es un requisito indispensable. La idea es que gracias a la tecnología integrada en los coches y a las opciones de conectividad que cada vez incluyen más modelos, los vehículos puedan comunicarse con la red de carreteras cuando se acercan a una intersección.

Según el camino que quiera seguir el conductor, la red le indicará a qué carril debe pasar (o lo hará el coche automáticamente si es autónomo), pero no sólo eso, sino que la velocidad variará para adaptarse al resto de coches, de manera que se consigue que ninguno coincida y por tanto, nunca hay parones,  sólo se reduce mínimamente la velocidad (o se aumenta) para conseguir un flujo continuo.

carreteras-autonomos-coches

carreteras-autonomos-coches

Todo está conectado: transportes más rápidos, seguros y menos contaminantes

Menos tiempo parados significa más rapidez en los transportes y menos tiempo invertido en la carretera, lo que también se traduce en menos emisiones y, si el sistema funciona como un engranaje perfecto, menos (o nulos) accidentes.

Es obvio que no vamos a ver esto a corto ni medio plazo. Significaría replantear por completo las ciudades y habría que tener en cuenta que se necesitaría que todos los vehículos fuesen inteligentes. Eso sí, poco a poco lo irán siendo – se estima que en 2020 habrá unos 250 millones de coches conectados por nuestras carreteras -.