h264logo

h264logo

Omicrono

Todo sobre el H.264, los formatos propietarios y el futuro del vídeo en Internet

Noticias relacionadas

Cuando comienzo un artículo de este estilo siempre lo hago con la sensación de que lo más probable es que el resultado se quede a medio camino de lo que se intenta, que no es otra cosa si no aclarar unos cuantos conceptos técnicos en los que nos encontramos con dos posiciones, o no se tiene ni idea de lo que se habla o se conoce de sobra y la explicación va a ser demasiado simple. Pero como hay más de lo primero que de lo segundo, vamos a hacerlo fácil.

Un poco de historia: Formatos MPEG

Si os digo que H.264 es un formato de vídeo es probable que le suene a alguno, si os digo que H.264 es lo mismo que MPEG4-AVC o MPEG4 parte 10 quizás os pueda sonar algo más. ¿MPEG4 tiene que ver algo con MP4?. Correcto, esos reproductores que lleváis hoy en día colgados y que se diferencian en los “anticuados” MP3 en que pueden reproducir vídeo aparte de música son sólo otra de las facetas de unas siglas MPEG seguidas de un número.

El MPEG (Moving Pictures Expert Group) es el encargado de desarrollar estándares de compresión para vídeo y audio y quienes se supone que permiten que nos permiten que nos pongamos de acuerdo más fácilmente para usar un formato concreto. Dejando de lado que ese propósito se consiga o no la historia ha ido viendo como iban surgiendo distintos estándares con el nombre MPEG:

  • MPEG1: En vídeo le sonará a quien recuerde los VCD (vídeo cd, o lo que era lo mismo la forma de comprimir un DVD para que entrara en el espacio de un CD y además manteniendo el menú de navegación, etc). En cuanto a la parte del sonido el MPEG1 Audio Layer III es ni más ni menos que lo que conocemos como MP3.
  • MPEG2: El estándar de compresión de vídeo usado en los DVD con el avance en lo que respecta a calidad de imagen, etc. (Recordemos que el objetivo siempre es conseguir una buena compresión con la mejor calidad de imagen).
  • MPEG3: Abandonado. No confundir con el MP3 que ya hemos visto forma parte del estándar MPEG1.
  • MPEG4: Estándares de codificación de audio y vídeo en el que encontramos los ya conocidos códecs XvidD y DivX para el vídeo y AAC para el audio. Este grupo de estándares ha ido evolucionando hasta llegar a su décima parte, o lo que es lo mismo el MPEG4 Advanced Video Coding o H.264.

Como apunte los siguientes estándares en desarrollo no se centran en la codificación y compresión sino que ahondan en otros conceptos por lo que el MPEG7 que se centra en el etiquetado para una búsqueda más rápida de contenido y el MPEG21 en la forma de intercambiar contenido de forma legítima respetando los derechos de autor. De lo que podemos quedarnos con un apunte, cuando vayáis a un centro comercial para comprar un reproductor y alguien os diga que os vende un MP5 que es superior que un MP4, miente, es sólo marketing.

Códecs y formatos propietarios

Una vez dadas unas pinceladas de historia para saber de dónde surge todo (la respuesta es 42) vayamos con el H.264 y lo que puede suponer para internet la aceptación de este códec para la compresión del vídeo que se propague en la red porque cuando hemos hablado de un estándar en ningún caso hemos dicho que éste tenga por qué ser abierto, es decir, puede estar sujeto a patentes como pasa con el MP3 aunque la mayoría lo desconozca.

Para simplificar mucho hemos hablado de H264 como estándar pero por supuesto hay distintos códecs que lo usan, como puede ser el x264, el DivX H264, así que pasemos a hablar de un códec H264 en general y tengamos en cuenta que con el objetivo de ofrecer una gran calidad de vídeo con una alta tasa de compresión en principio se convierte en el candidato ideal para convertirse en la norma del vídeo transmitido por internet. Ya a lo largo del 2010 su presencia se extendía por la red con el apoyo de empresas como Apple y Microsoft.

¿La parte negativa?. Como hemos dicho se trata de un formato propietario, o lo que es lo mismo, sujeto a unos derechos por los que su uso no es libre por lo que si un navegador quiere reproducirlo se le puede pedir que pague por ello, algo que nos lleva a una forma de control comercial en internet por parte de un estándar generalizado… ¿a nadie le recuerda algo de Flash?.

webmlogo

webmlogo

Así nos encontramos con que Theora se basa en el códec VP3 donado por la empresa, y que Google lo empezó a financiar en el 2010, pero que quizás os suene más si añado que es parte del proyecto Ogg, más conocido por ser también un formato de audio comprimido libre creado como alternativa al omnipresente MP3.

Por otro lado VP8, el último trabajo de On2 Technologies, ha seguido el mismo camino y tras ser comprada la compañía por Google el códec fue liberado para más tarde pasar a ser parte fundamental de WebM, el contenedor de vídeo y audio libre para internet desarrollado por Google y anunciado en Mayo del 2010.

Los navegadores de internet tienen la última palabra (o la penúltima)

Como casi siempre en estos casos en que la lógica dictaría que el formato que debería salir ganador es el que no impida la evolución de un medio nos encontramos con que no es tan sencillo, o al final quizás si lo sea si nos atenemos exclusivamente a leyes de mercado.

firefox

firefox

Como os hemos dicho el uso de un estándar de vídeo propietario lleva a los navegadores a tener que pagar por poder reproducirlo y por lo tanto son ellos, desde los que acceden a internet y a visualizar vídeos cientos de millones de personas cada día, los que tienen mucho que decir si se decantan por dar soporte a uno u otro formato. En un principio WebM tuvo el apoyo de Mozilla, con su navegador Firefox, Ópera, etc sumándose más tarde Microsoft con Internet Explorer 9 a quienes dan soporte para este estándar, lo que sin ninguna duda era una buena noticia pero por otro lado la importancia de H264 es tan grande que dar la espalda sin más a ese estándar ha generado más de una polémica, aunque quizás menores que el revuelo que esta semana se ha desatado al anunciar Mozilla, uno de los principales valedores de los estándares abiertos, que Firefox pasaría a dar soporte para H264.

Este movimiento no significa que ya haya un ganador pero si que en cierto sentido puede suponer el reconocimiento de que no es posible darle la espalda a un formato tan extendido y que una vez más los intereses comerciales se imponen por delante de la libertad. Mientras Chrome le dio la espalda a H.264 a comienzos del 2011 y hay que recurrir a ciertos add-ons para poder visualizar ese estándar.