Un hombre sujeta un arma.

Un hombre sujeta un arma.

América

La violencia de México en cifras: tantos muertos y fosas comunes como si estuviera en guerra

En Quintana Roo, paraíso del crimen organizado y del “todo incluido” en Cancún, la violencia se ha incrementado un 134%.

Esta semana, mataron a 10 mujeres en México: a una de ellas la asesinaron a balazos cuando era trasladada en una ambulancia en el municipio de Chilpancingo; a su acompañante se lo llevaron a rastras, y tanto de él como de los sicarios nada se sabe. Cosas de este México violento en donde la impunidad es más obscena que la muerte.

México está inmerso en una guerra no declarada: una cruel guerra civil disimulada que solo interesa a los que inesperadamente forman parte de las estadísticas oficiales. Los que aún no están en ella, viven en un espejismo de supuesta normalidad, un escudo ante lo incontrolable. 

Las cifras de asesinatos y desaparecidos son comparables con cualquier guerra moderna. Ciudad de México recuerda hoy al Beirut de finales de los ochenta, donde era posible disfrutar de un buen restaurante en Hamra escuchando la notas de un piano fundidas con el certero 'bum bum' de la artillería Siria golpeando las colinas.

No hay artillería pesada pero en este primer trimestre del año de López Obrador al frente del país ya son seis los periodistas asesinados, y se contabilizan 12.776 homicidios, lo que representa un incremento de la violencia del 60% respecto al año anterior, con Peña Nieto como presidente.

Fue un sexenio que se cerró con 129.000 asesinatos40.000 desaparecidos y el descubrimiento de tráilers cargados de cadáveres putrefactos sin identificar y cientos de fosas clandestinas

México, entre el lujo y los asesinatos

En México, como dice la canción, "la vida no vale nada". La posibilidad de sufrir un asalto y dos disparos acecha en cada esquina y a cualquier hora. En contraposición a esta realidad, los restaurantes de Polanco, de Lomas o de Santa Fe siguen repletos de gente de “cuellos blancos” –como les denomina el presidente López Obrador– y de señoras elegantes que gastan: tiran de tarjeta y sonríen como si nada sucediera a dos calles de su mesa.

Tiene que ser así, es una defensa instintiva del organismo ante la situación de violencia extrema; sin ese escudo nadie viviría en paz

Y, si de incremento de la violencia hablamos, el Estado de Quintana Roo, paraíso del crimen organizado y destino por excelencia de los turistas españoles del “todo incluido” en Cancún, el incremento es exponencial: un 134% en el último año.

Michelle Bachelet, expresidenta de Chile y actual Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de visita en México no ha dudado en calificar las cifras de muertes como "propias de un país en guerra" tras conocer en detalle la situación que vive el país, e informada del descubrimiento de las 800 nuevas fosas clandestinas.

Una mujer en una manifestación por los desaparecidos en México.

Una mujer en una manifestación por los desaparecidos en México.

“Para mí ha sido una sorpresa lo que me he encontrado. Sorpresa en el sentido de que, sin duda, el caso Ayotzinapa lo conocimos bien por la prensa y le dimos seguimiento, pero la cifra de cuarenta mil desaparecidos no era algo que yo tuviera así de claro, de los 26 mil cuerpos sin identificar o de las casi diez mujeres asesinadas cada día".

"Es decir, yo sabía de la violencia, sin duda, pero no tenía impresión de su verdadera dimensión”, asegura Bachellet.

"Las fuerzas armadas, protagonistas de vejaciones"

Michelle Bachelet fue recibida en Palacio Nacional por el presidente López Obrador, conociendo de primera mano la puesta en marcha de la Guardia Nacional, un nuevo cuerpo militar que se une a los ya existentes para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

“La Guardia Nacional –nos dijo la Alta Comisionada de Naciones Unidas– puede abrir una oportunidad para crear una nueva fuerza policial de naturaleza civil capaz de lidiar con el inconmensurable flagelo del crimen organizado y de las grandes redes del narcotráfico, y hacerlo de forma respetuosa con los principios fundamentales de los derechos humanos”.

Bachellet destacó que "seis de las diez sentencias de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos contra el Estado mexicano están relacionadas con violaciones a los derechos humanos cometidas por la Fuerzas Armadas", asegura.

"Ha sido desalentadora la realidad de los últimos lustros, en los que distintos cuerpos de seguridad del país no solo fueron incapaces de reducir los alarmantes niveles de crímenes y abusos, sino que ellos mismos fueron protagonistas de vejaciones inconcebibles en democracia”, concluyó.