Berta Herrero, es la directora de la School for Female Leadership in the Digital Age.

Berta Herrero, es la directora de la School for Female Leadership in the Digital Age. Carmen Suárez

Actualidad

Berta Herrero, directora de la exclusiva escuela de tecnología de Huawei para mujeres líderes: 28 plazas

Berta Herrero dirige la School for Female Leadership in the Digital Age, una iniciativa de Huawei para luchar contra la brecha digital de género.

21 enero, 2022 01:35
Rubén Fernández-Costa Carmen Suárez

Noticias relacionadas

Vive en Bruselas, pero nació en 1993 en un pueblo llamado Candeleda, en la provincia de Ávila. “Pequeñito”, lo describe dulcemente, con un acento que no corresponde con este lugar, “pero ¡más bonito que nada!”. Berta Herrero aclara que, “cuando tenía siete años nos fuimos a vivir a la isla de Lanzarote. En Canarias crecí en un entorno internacional rodeada de personas de muchas nacionalidades y ahora la gente se sorprende de que tenga este acento, después de vivir muchos años fuera de España”, añade sonriente.

“Mi padre era obrero de la construcción, de lo cual estoy extremadamente orgullosa. Fuimos para allá con el boom de aquellos tiempos [se refiere a los 2000], y la verdad es que lo pasé muy bien viviendo al lado del mar. Lanzarote es la isla de Saramago o Almodóvar, dónde hay tanta inspiración, los paisajes de Papagayo o Famara… ¿los conoces?”, pregunta poniendo intensidad en los nombres de los lugares.

Comunicación e instituciones

“A los 18 me vine a Madrid a estudiar periodismo. Me encantaba como método de conocimiento, me ha gustado escribir desde siempre. Trabajé primero en el Diario de Ávila, creo que es genial poner tu talento al servicio de tu comunidad y ahí aprendí muchísimo, haciendo periodismo local, de las verdaderas causas de preocupación para las personas: los incendios, los accidentes, las decisiones de la política local, esas cosas que de verdad se tocan. Luego ejercí como periodista en el periódico El Mundo y fui corresponsal en Ámsterdam y enviada especial a Corea del Norte, entre otros destinos”.

Carmen Suárez

Después de aquello, “a mí la Unión Europea me entusiasmaba, y por eso decidí apuntarme a estudiar European Studies en Ámsterdam. Posteriormente entré en el Gabinete del entonces vicepresidente del Parlamento Europeo, el único español vicepresidente que teníamos en la pasada legislatura -Ramón Luis Valcárcel-. No solo aprendí muchísimo, sino que me encantaba lo que hacíamos. Ahí comenzó a interesarme el tema de los Foreign Affairs -Asuntos Exteriores-, también los que tenían que ver con la Innovación y Desarrollo”.

En su opinión, que Europa sea “una comunidad de 27 países, aunque nos faltan algunos que tienen que llegar, me parece maravilloso. Estar unidos en la diversidad, poder hablar con tanta gente que ha vivido experiencias distintas y poder compartir valores y ayudar con solidaridad a los que menos tienen a que también puedan progresar, como a España se la ayudó en su momento…”. Berta Herrero habla de su actual ubicación, Bruselas, como un lugar especialmente estimulante. “El entorno internacional que tienes en esta ciudad no lo tienes en ningún otro lugar de Europa, solamente si estás en Washington, New York o quizá Londres, encuentras toda esa gente con background distinto”.

A menudo, en su experiencia, “puede que no conozcamos casi nada del este de Europa y de las vivencias de los polacos, los checos, los húngaros y albaneses… Todo este conocimiento nos es totalmente ajeno. Y hay que recordar que, para los países que son parte de la Unión Europea en el Consejo Europeo, su voto tiene el mismo peso que el de cualquier otro país. Esto significa que decide más en tu vida el primer ministro de Letonia por así decirlo, que un político de aquí que sale todo el día en la televisión”.

Sin embargo, el viaje que más le ha marcado “y lo tengo muy dentro de mi corazón, fue a Bosnia-Herzegovina, porque una vez que vas allí, es verdad que te cambia la vida. No entiendes tantísimo sufrimiento y dolor, encontrarte con lo mejor y lo peor del ser humano, la mayor crueldad y la mayor bondad…”.

Carmen Suárez

La escuela de liderazgo

En ese momento, después de trabajar en medios de comunicación e instituciones, Berta pensó en tener una experiencia corporativa, pero en la que pudiera poner en práctica todo lo aprendido, para intentar “cambiar un poco el mundo en que vivimos. Entonces surgió la oportunidad de Huawei y no me lo pensé dos veces. A mí me encanta todo lo que tenga que ver con la tecnología, la innovación y la geopolítica y desde hace dos años soy una de las responsables de Public Affairs en Bruselas”.

Su trabajo consiste en gestionar los asuntos europeos de la empresa, el diálogo con las instituciones y, más recientemente, impulsar el liderazgo femenino. “La propia Comisión Europea anualmente realiza un estudio sobre más de 2.500 compañías globales internacionales, de cuáles invierten más en investigación y desarrollo y Huawei es la segunda compañía del mundo en el último informe, y la tercera según el informe anterior. Hace poco se han comprometido a invertir 35 millones de euros simplemente para apoyar el talento en Europa en los próximos cinco años. Es decir, el compromiso es firme e impulsamos una de las comunidades investigadoras más vibrantes del mundo”.

No siempre es así, pero para Berta Herrero, cuando tienes una buena idea, es muy posible que consigas que se apoye. “En Huawei me apoyaron desde el minuto cero y la abrazaron decididamente. Por mi propio background, vengo de una familia de clase trabajadora y tengo mucho orgullo de que mi madre me haya apoyado tantísimo para que yo esté aquí, mis padres e incluso mis abuelos, valoro mucho que se puedan dar oportunidades a las personas que tienen talento o que quieren aprender”.

"Las humanidades tienen un gran futuro en la era digital porque los algoritmos hay que educarlos" 

“En concreto, yo quería desde hace años desarrollar un programa educativo enfocado a la mujer y en el sector tecnológico. Se calcula que la brecha actual es en torno al 20% y eso significa que hay que trabajar mucho aún. Por supuesto, depende del subsector porque hay diferencias, pero, y esta idea es clave, no se trata sólo de que nos dejen estudiar matemáticas o ingeniería, sino de que independientemente de lo que estudies, siendo incluso Historia o Arquitectura, puedas controlar sobre tecnología porque eso sí o sí te va a impactar”.

Sin estos conocimientos, en breve será prácticamente imposible acceder a un puesto de gran responsabilidad. “Imagínate que estás estudiando Filosofía [es su propio caso, en la UNED]. Ahora mismo las humanidades tienen un gran futuro en la era digital porque los algoritmos hay que educarlos. Contando sólo con el mejor programador del mundo, las compañías tecnológicas ya lo saben, y si no tienes un buen humanista no podrás controlar que estas creaciones sean equilibradas, justas, diversas, éticas…”. Incluso, desde un punto de vista de negocio, estos conocimientos van a ser muy demandados.

Siguiendo al propio programa matriz Seeds for the Future, esta Summer/Winter School for Female Leadership in the Digital Age cubre todos los costes para cualquier perfil de las 28 seleccionadas [aunque en la última edición se han presentado cerca de 2.500 de solicitudes, es muy adecuado para chicas y mujeres entre 18 y 25 años] para que puedan conocer salidas profesionales, opciones de desarrollo y conectar con un futuro tech. Un caso concreto que menciona es “una compañera en Finlandia que es directora de ciberseguridad y le encanta lo que hace. Probablemente, una niña de 10 años no sabe que puede ser directora de ciberseguridad y esa información simplemente es muy útil que le llegue”.

Carmen Suárez

Gracias a la “European Training Foundation hemos añadido una plaza más, siendo ya 28 las participantes, con representación específica de los Balcanes Occidentales. Tenemos a ponentes formadores con un espíritu increíble como la portuguesa Elvira Fortunato [una de las mujeres que más saben de nanotecnología del mundo, una candidata clara al Nobel]. Y facilitamos herramientas para mejorar el public speaking con antiguas corresponsales de la BBC o de crecimiento personal con las mejores profesoras del mundo durante este campus”.

Fan declarada de Harry Potter, que leyó todo en su idioma original, ahora hace de su puesto como directora de esta escuela de liderazgo femenino algo con un impacto, podríamos decir, casi mágico. En su visión, es clave transmitir un mensaje de empoderamiento “de que vas a poder hacerlo. Yo misma de pequeña era una niña con resultados académicos brillantes, pero con las inseguridades habituales -menciona que sufrió bulimia- y aquí vemos cómo podemos reforzar tu presencia, tu potencial de liderazgo y muchas veces simplemente te vamos a decir que puedes dar el paso al frente, que no debes dejar de hacerlo por miedo”.

Con el paso del tiempo, “he podido permitirme todo este apoyo psicológico que a menudo necesitamos y que debería ser gratuito, especialmente en edades tempranas y también en adelante, para que todo el mundo tenga acceso a él. Además de tecnología, innovación e ideas, necesitamos pensar en una sociedad más sana y equilibrada. Mi objetivo es que ninguna niña deje de brillar por cómo se vea en el espejo o porque no se sienta lo suficientemente fuerte: inspirar a la próxima mayor experta en algoritmos, pero también ofrecer ese conocimiento a la próxima J. K. Rowling”.