Muchas feministas se han rebelado en las redes sociales contra el último nombramiento de Irene Montero, que el viernes anunció que Marina Echebarría Sáenz será la presidenta del Consejo de Participación de las Personas LGTBI. Echebarría ha defendido en diversas ocasiones la gestación subrogada, también conocida como vientres de alquiler, por lo que las feministas ven en su designación una traición a las mujeres por parte de la ministra de Igualdad.

Noticias relacionadas

Echebarría es Doctora en Derecho y catedrática de Derecho mercantil en la Universidad de Valladolid, siendo la primera mujer trans en lograr una Cátedra en España. Según apunta su biografía en el Ministerio de Igualdad, es "una de las activistas LGBTI más reconocidas de nuestro país y una de las mayores expertas en derechos de las personas trans". Entre otras cosas, "ha participado en la redacción de diversas leyes autonómicas en materia de identidad de género".

Las feministas rechazan el nombramiento debido a su claro posicionamiento a favor de la gestación subrogada y la regulación de la prostitución. Además, llama la atención ya que estas ideas difieren a las que promulga Irene Montero.

Mismamente, en su propuesta de reforma de la ley del aborto busca que esté recogida la gestación subrogada como una forma de "explotación reproductiva" y de "violencia contra la mujer".

Así, en las redes sociales se ha sacado su hemeroteca recuperando artículos escritos por Echebarría, declaraciones y tuits. Uno de los más compartidos es un vídeo publicado en 2017 en el que aboga por la regulación de la gestación subrogada y asegura que es la falta de regulación la que "hace que haya un mercado salvaje y prácticas que desprestigian esta técnica de reproducción asistida".

"Personalmente abogo por la regulación a la gestación subrogada. Más del 80% de personas que recurren a ella son mujeres que no tienen capacidad gestante y también gente del colectivo LGTB que se ve privada de la adopción internacional en el 99% de los países de este planeta. Los posibles abusos se producen porque no hay un sistema público y garantista, de los derechos de la madre gestante, del menor y los padres adoptantes", sostiene. 

Desde Stop vientres de alquiler han lamentado el nombramiento de Echebarría asegurando que lo que ella defiende es "una falacia" porque "la legalización jamás protege los intereses de las madres y sus criatura". 

"El cinismo de Echebarría llega a límites insospechados cuando utiliza, como excusa para promover una regularización favorable, a mujeres infértiles. La experiencia nos dice que es la perpetuación genética de los maridos y parejas masculinas, lo que mantiene viva esta práctica, sean parejas heteros (las más numerosas), homosexuales o personas solas. Y la ministra Montero aplaude el nombramiento de una persona, cuya ética, es contraria a lo que la propia ministra dice tener", esgrimen en un comunicado.

El Consejo de Participación de las Personas LGTBI es el primero de este tipo que se pone en funcionamiento a nivel estatal en España y fue creado por orden ministerial el pasado mes de junio. Su objetivo es "institucionalizar la colaboración y fortalecer el diálogo entre las Administraciones públicas y la sociedad civil en materias relacionadas con la no discriminación por razón de orientación sexual, identidad o expresión de género; y de reforzar la participación en todos los ámbitos de la sociedad de las personas LGTBI y sus familias".

Arden las redes

Estas son algunas de las opiniones compartidas por otras feministas contrarias al nombramiento de Echebarría: