Competición

Hyundai confía en su experiencia en el WRC para poner a punto al i30 N

El fabricante coreano está decidido a ofrecer a sus clientes el mayor exponente de deportividad aprovechando todos los recursos a su alcance. Dicha estrategia le ha llevado a crear una ‘segunda casa’ en el Circuito de Nürburgring e incluso no ha dudado en contar con la experiencia de sus pilotos en el Mundial de Rallies para poner a punto cada uno de sus modelos, tanto en lo que respecta a su sección carreras-cliente, como en sus vehículos de producción.

Es por ello que no han dudado en contar con la experiencia de Thierry Neuville para poner a punto su última criatura firmada con la N característica -en honor al centro de diseño que la marca tiene en Namyang- que lucen todos los prototipos de competición, así como los productos más deportivos de la gama. El Hyundai i30 N todavía no ha sido completamente desvelado, y a pesar de que no se le espera hasta dentro de unos meses, posiblemente para el Salón del Automóvil de Frankfurt, la firma coreana ha querido mostrar cómo lo afina.

El piloto belga, que comparte equipo con Hayden Paddon y el español Dani Sordo en el WRC, realizó una sesión de pruebas al volante del i30 N sobre un lago helado en la región sueca de Arjeplog, habitual a la hora de acoger escuelas de conducción en condiciones deslizantes o pruebas de coches en condiciones extremas. Hasta la fecha no se ha hecho público si su motor 2.0 turbo contará con 250 o 275 CV de potencia -posiblemente esté disponible con ambas motorizaciones-. En el segundo semestre de 2017 saldremos de dudas.

A pesar de no guardar muchas similitudes con el i20 WRC que utiliza el equipo para competir en el campeonato intercontinental, este modelo de altas prestaciones ha sido afinado para ofrecer al conductor las mejores sensaciones. Entre otros sistemas que incorpora el i30 N es el de un nuevo control electrónico de estabilidad, un diferencial de deslizamiento limitado que prometen hacer las delicias a todos aquellos que se pongan a su volante. Palabra de Thierry Neuville.

Mucha gente ha estado esperando este coche, así que es un placer para mí estar probándolo. Los ingenieros han hecho un gran trabajo con la caja de cambios y el diferencial. La tracción y la estabilidad son excelentes sobre firme deslizante. Y es muy fácil de pilotar. Un conductor normal tendrá una sensación similar a la de un coche de carreras.