La directora general de Volkswagen en España, Laura Ros, es optimista con el ritmo de crecimiento que está teniendo el vehículo electrificado en España. Sobre todo, en relación a los coches con una mayor electrificación, como es el caso de los híbridos enchufables y los eléctricos puros.

Noticias relacionadas

En este sentido, esta directiva prevé que en España a lo largo de este año las ventas de "eléctricos e híbridos enchufables sean del 10%", divididas en "un 3% o 3,5% para los eléctricos puros" y el resto –entre un 6,5% y un 7%- para los híbridos enchufables.

De convertirse en una realidad estos datos, estaríamos hablando de un buen empuje de este tipo de coches en el mercado. En concreto, con las previsiones de la patronal de los fabricantes Anfac de rondar los 900.000 coches vendidos en 2021, estaríamos ante unas ventas de enchufables y eléctricos de 90.000 coches (el mencionado 10%), repartidos en unos 27.000 eléctricos puros y hasta cerca de 63.000 enchufables.

El año pasado, en 2020, entre híbridos y enchufables se vendieron en España cerca de 41.000 coches, por lo que estaríamos hablando de un porcentaje de incremento del 120%. Hasta ahora, en lo que llevamos de año (entre los meses de enero y marzo) se han vendido 3.500 eléctricos puros y algo menos de 7.200 enchufables. Unos 10.700 coches de un total de 186.000 unidades, lo que supone algo menos del 6%.

Esto significa, por tanto, que para cumplir este objetivo debería dar un mayor empuje la demanda de la electrificación, del que ha dado hasta ahora.

Laura Ros afirma que el ID.3 está logrando un buen ritmo y que este año se suman el ID.4 y el ID.5.

Nuevo Plan Moves 3

La directora general de Volkswagen, Laura Ros, no obstante, está convencida de este incremento ya que "las ventas de coches electrificados este año están muy estancadas porque esperaban la llegada del Plan Moves 3; ahora que ya tenemos el plan saldrá la demanda retenida y conseguiremos ese 10% de enchufables y eléctricos", ha señalado. No obstante, Ros ha recordado que "vamos muy lentos en puntos de recarga".

"El ID.3 está funcionando muy bien", señala Laura Ros. En concreto se refiere a las cerca de 1.115 unidades vendidas entre septiembre de 2020 y marzo de 2021. Una cifra que incluso ya le ha permitido superar al anterior eléctrico, el Golf-e. "Y el ID.4 al ser un SUV y estar en un segmento superior aspira a ser más vendido que el ID.3, además nos va a funcionar bien tanto en particulares como en empresas", comenta Laura Ros.

En este sentido, y si bien todavía es pronto para tener una estimación de cómo es el cliente del ID.4, Laura Ros señala que tiene una utilización más familiar, más polivalente y que principalmente la gente que se interesa por él es un público más masculino. "Los 'first movers (que se llaman) son más hombres que mujeres", afirma.

"Queremos ser la marca más deseable en la movilidad sostenible. Aspiramos a ser una marca muy reconocida de responsabilidad con el planeta y en el medioambiente", ha afirmado esta directiva. "Por ello, estimamos que el 30% de las ventas de vehículos sean de eléctricos en 2025% en Europa y el 70% en 2030", ha comentado.

Asimismo, Laura Ros, también ha aprovechado para señalar que Volkswagen ampliará la gama de eléctricos (ID) a lo largo de este año. Tras el lanzamiento en 2020 del ID.3 y "conseguir la segunda posición en el mercado nacional"; ahora llega el ID.4 y el "mes que viene empiezan los pedidos del ID.5, que es un SUV coupé para la segunda mitad de año", ha señalado. Y también ha comunicado que en los próximos meses llegará la versión más potente del ID.4 (el GTX) con 300 CV y que se presentará el próximo ID.6 en el Salón de Shanghái.

Asimismo, esta directiva de Volkswagen también desearía que "España estuviera a la cabeza en las plantas hacia esa transición" hacia la movilidad eléctrica, sobre todo con ese "coche eléctrico de volumen" que partiría en los 20.000 euros. Ros se refería en este sentido al próximo coche pequeño y eléctrico que podría fabricarse en Martorell en 2025 (bajo las marcas Seat o Cupra) y en Navarra (en la planta del Grupo Volkswagen Landaben). Un coche que sería un sustituto natural de modelos como el Seat Ibiza.

En cuanto a las próximas inversiones de Volkswagen desde la marca nos han recordado que construirán seis gigafactorías de aquí al final de la década, si bien todavía no se han anunciado las localizaciones.

En este sentido, España compite por contar con una de esas fábricas, principalmente para el ensamblaje de las celdas y que podría estar cerca de la fábrica de Seat.

Laura Ros junto a modelos eléctricos presentados por Volkswagen.

La movilidad eléctrica fue una decisión valiente

"Nueva estrategia en movilidad no tiene precedentes en la historia de la automoción", comenta Laura Ros. "Y ahora llega el momento de acelerar la apuesta", confirma. "Europa tiene un claro compromiso y Volkswagen quiere liderar la movilidad de cero emisiones; China también está comprometida y Estados Unidos ha dado un gran paso con la nueva legislatura de Joe Biden. El mundo se está acelerando hacia la movilidad libre de emisiones", ha comentado.

"Ahora, la apuesta que hizo el Grupo Volkswagen hace cinco años parece evidente, pero en su momento fue una decisión muy valiente. Fuimos la primera marca de volumen en tomar esta iniciativa de liderar la movilidad", ha señalado.

El siguiente paso, la conducción autónoma

Esta fase de transición hacia la movilidad sostenible "ya la damos por superada", afirma Ros. "Ahora queremos democratizar la conducción autónoma. Las actualizaciones en remoto ha sido todo un desafío para nuestros desarrolladores. El desarrollo del software es el siguiente campo de batalla en la movilidad del futuro.  Para ello contrataremos a 10.000 ingenieros", ha comentado.

"No podemos dejar en manos de las tecnológicas el desarrollo del software de los vehículos", comenta. Ahora se abre una nueva etapa con "nuevos modelos de negocio que forman parte de una de las grandes apuestas del grupo junto con la ofensiva eléctrica. En torno al software y las actualizaciones en remoto, hay muchas innovaciones. Nuestra ambición es que cada 12 semanas podamos actualizar el software que equipan los coches. Una vez al trimestre. Antes los coches cuando se lanzaban quedaban congelados durante tres años, hasta que recibían su primera actualización. Hoy ya no es así,  los coches se pueden actualizar mediante software", señala.

"Y estos avances en software, unidos a la inteligencia artificial nos tiene que llevar a la conducción autónoma. En Volkswagen es nuestro proyecto Trinity, que también se ha presentado como un sedán que se fabricará en Wolfsburg y estará basado en una nueva plataforma. En cinco años tendremos un nuevo modelo con nivel de 'autonomía 2 plus', pero que puede evolucionar hasta nivel de autonomía 4. Las inversiones del grupo son de 77.000 millones entre digitalización, software y electrificación", afirma.