La campaña de recolección del corcho en la Serranía de Ronda 2021 ha finalizado con una producción algo menor a la del pasado año y marcado por la influencia de una primavera muy seca, que ha influido negativamente en la campaña, según han señalado desde la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA).

Noticias relacionadas

En concreto, han indicado que la media de la producción de corcho en la provincia de Málaga está en torno a las 4.200 toneladas, y este año se calcula una producción en torno a los 3.800 toneladas. Aun así, han valorado que "el material de esta campaña sigue siendo de buena calidad y calibre".

Esta campaña, la segunda bajo la negativa influencia de la Covid-19, viene dada por un buen otoño en cuanto a precipitaciones, y una primavera muy seca y con escasas lluvias, junto con un comienzo de verano con temperaturas elevadas.

Al respecto, han recordado que los factores que condicionan la saca son la temperatura y la humedad, "lo que ha hecho que las cuadrillas se hayan visto, en cierta manera, dificultadas en su trabajo en la extracción o saca, por esta menor humedad".

El principal destino del corcho es para tapones de botellas de vino de calidad, mercado que a causa de la pandemia ha bajado de forma considerable por el descenso del consumo tanto a nivel particular como del sector hostelería y restauración. Esto ha repercutido negativamente a toda la cadena.

Asimismo, los precios están un 15 por ciento más bajos que la pasada campaña, y no se espera que se recuperen mucho más de esta cifra, han indicado desde Asaja en un comunicado.

A la comarca de la Serranía de Ronda pertenecen la mayoría de los municipios de la provincia que poseen superficie de alcornoques, siendo Cortes de la Frontera el municipio con mayor superficie.

Las principales zonas de producción de la provincia de Málaga están en Cortes de la Frontera, Ronda, en varios municipios de Valle del Genal, como Gaucín, Jubrique, Alpandeire, Faraján, Genalguacil, Algatocín, Benarrabá, también en Jimera de Líbar, Montejaque, Benaoján, Monda, Istán y Ojén.

Por último, Asaja ha incidido en que apuesta "por la defensa de este sector que ha jugado y juega actualmente un papel muy importante en la economía de nuestros pueblos y en la conservación de nuestros bosques".