Demófilo Peláez Sebastián Sánchez

La Asociación de Vecinos de El Candado, un viejo conocido para la cementera de La Araña, vuelve a entrar en juego. La entidad que más victorias judiciales ha logrado frente a la fábrica de FYM-Heidelberg se ha personado este lunes como parte interesada en todos los expedientes que hayan o vaya a haber por el descubrimiento de la nueva cueva en la cantera que explota la compañía. 

Noticias relacionadas

Los vecinos de la urbanización han sido informados a través de un documento, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL de Málaga, en el que la asociación explica ha solicitado que los estudios técnicos que se recaben "sean elaborados y suscritos por funcionarios públicos, evitando su encargo a profesionales que no ostenten esa condición". Se basan para ello en "la jurisprudencia más pacífica y consolidada", que señala que los informes elaborados por personal público "gozan de presunción de imparcialidad y veracidad".

Actualmente, la Junta de Andalucía está a la espera del estudio arqueológico realizado por una empresa contratada por la cementera, que ha sido la que ha realizado el trabajo de campo supervisada por la entidad pública. La delegación de Cultura se posicionará sobre ese análisis de la compañía, lo que ha supuesto llamamientos por parte del PSOE, Adelante Málaga y otros movimientos sociales para la entrada de otros expertos independientes a la gruta.

La personación de El Candado se ha realizado a tres niveles: ante organismos del Ayuntamiento de Málaga, ante el gobierno autonómico y ante el propio Gobierno de España. Según plantean, en la cueva bautizada como Maravilla Blanca pudieran aparecer valores "geológicos, medioambientales, paisajísticos, artísticos, históricos, paleontológicos, antropológicos, etnográficos, arqueológicos o culturales". 

Para argumentar esa posibilidad, señalan la cercanía con el Complejo del Humo, un conjunto kárstico de grutas que cuenta con "una de las mayores y mejores concentraciones de yacimientos arqueológicos del Pleistoceno Superior en la franja costera de Andalucía", recuerda la Asociación de Vecinos de El Candado.

El objetivo de esta entidad es que se le comunique expresamente "cualquier resolución y/o acto administrativo que atañan a la citada cueva/as" y se les facilita "copia de toda la documentación que obre en los referidos expedientes".

Este movimiento se produce tras una tregua firmada hace tres años entre esta asociación de vecinos y la fábrica de cemento de FYM-Heidelberg en La Araña, frente a la que lograron imponerse en varias sentencias, incluido una que hubiera forzado el derrumbe de su torre. Estos veredictos judiciales no fueron ejecutados por las administraciones públicas y finalmente la empresa y el movimiento vecinal llegaron a un acuerdo que incluía compensaciones medioambientales y económicas.

Con esta personación, la asociación no se sitúa frontalmente contra la fábrica, pero sí vuelve a situarse en el tablero de juego de un asunto delicado para la empresa que explota la cantera en la que se encontró la cueva.