El Málaga regresa esta noche a La Rosaleda. Lo hace de verdad, con un estadio que promete ya parecerse más a la época prepandemia y con un ideario de juego que gusta en la afición pero que aún no cosecha todos los puntos que está mereciendo. Pero sobre todo regresa el equipo blanquiazul a su casa ávido de conseguir victorias que certifiquen la creencia de que este nuevo bloque está para cosas serias. Recibe al Girona (21.30 horas en Vamos y Movistar LaLiga), a otro de los gallitos que sin embargo llega sin su estrella y herido por un irregular inicio liguero.

Noticias relacionadas

Es decir, que es un duelo de necesitados pese a que es la quinta jornada de Liga. El Málaga tiene que conseguir puntos para intentar presentar candidatura y los catalanes están ahora mismo lejos de donde se les espera. Lo cierto es que el calendario no le está dando tregua al equipo blanquiazul ya que si la semana pasada visitaba al Almería, esta recibe al Girona y las dos siguientes visita a la Ponferradina y al líder Sporting. Rivales complejos para arrancar el curso.

Para la cita todas las miradas estarán puestas en la grada, donde se espera la mejor entrada del curso después de que se haya aumentado el aforo a tenor de las últimas indicaciones sanitarias. La Rosaleda, que el martes cumple 80 años, volverá a rugir y comenzará a ser el esperado jugador número 12 del Málaga CF, en el que también hay depositadas grandes esperanzas para este curso. Así, la entrada podría registrar alrededor de 15.000 aficionados. Cosa seria.

En la enfermería hay pocas novedades en el Málaga CF ya que todas las esperanzas están depositadas en recuperar efectivos en el ataque cuanto antes. Ni Sekou -lesionado en el calentamiento la jornada pasada- ni Chavarría están aún aptos, por lo que las dudas con José Alberto López están en saber si mantiene a Antoñín y Bradon en el ataque o si opta por cambiar el sistema o incluso alguna pieza para dar cabida a Roberto.

Hay, por lo tanto, dudas en la parcela deportiva y en el once que puede poner en liza. La falta de acierto malaguista para administrar todo el caudal ofensivo que genera el equipo puede parecer un problema, sin embargo, el equipo tiene fútbol en sus botas y también ambición, por lo que es probable que los goles acaben llegando. El técnico malaguista recupera a una pieza clave en el once como es Alberto Escassi, que cumplió sanción la pasada jornada. Y está también la duda de saber si decide darle minutos de inicio a Jozabed, ya recuperado y que dejó un buen tono en Almería.

Incluso habrá miradas para la portería, donde Dani Barrio dejó dudas en la última salida. Y es casi todo el mundo aún está en un periodo de prueba, pese a que hay un once más o menos definido. Así, uno de los insustituibles sigue siendo Kevin, que va subiendo de madurez en cada partido que disputa. En cualquier caso, no es descabellado pensar que José Alberto decida mover el árbol para ver si el equipo cambia su rendimiento, que en cualquier caso sigue siendo alto.

Sala de prensa

José Alberto habló en la previa del choque ante el Girona y se refirió a la opción de que La Rosaleda pueda registrar una gran entrada este domingo. “Han podido venir y empujado muchísimo, ojalá que mañana -por este domingo- puedan estar esos 15.000 con nosotros, eso sería muy importante para el equipo. A la afición nunca vamos a pedirle nada, lo que tenemos es que dar. El fútbol que estamos haciendo gusta a nuestra afición, un fútbol alegre, vertical y agresivo. Esa es la línea que queremos”, comentó.

E incluso habló del juego de su equipo y de la necesidad de ver puerta. “Lo más importante es ser un equipo equilibrado, que llegue a la portería rival y genere las máximas ocasiones posibles. Y ser un equipo sólido y que al rival le cueste mucho generar cosas. Eso es lo que pretendemos”, explicó José Alberto, que antes de cerrar su comparecencia quiso mandar un mensaje de apoyo a las víctimas del incendio que está sufriendo la provincia de Málaga en Sierra Bermeja.

Baja sensible

Uno que no estará, para alivio malaguista, es Cristhian Stuani. El delantero del Girona es uno de los más destacados del conjunto catalán e incluso de la Liga SmartBank y finalmente es baja por problemas en el pubis. El capitán rojiblanco, de 34 años, había disputado los 360 minutos de liga jugados hasta la fecha y había anotado un gol, ante el recién ascendido Amorebieta en la primera jornada. Tampoco estará el lateral Juncá por lesión.

Será un problema menos para la zaga malaguista, que aunque sigue manteniendo un alto nivel estaba sufriendo en algunos momentos en estos primeros cuatro partidos. Ahora toca responder en el césped a las ganas de la afición malaguista.

POSIBLE ONCE DEL MÁLAGA CF: Dani Barrio; Víctor Gómez, Juande, Peybernes, Cufré; Escassi, Luis Muñoz; Paulino, Antoñín, Brandon y Kevin.