"¿Me pones un mitad, por favor?". Cuando alguien pide así un café ya es considerado un malagueño de pura cepa. La frase la pronuncia Christian Machowski, un alemán, de Bremen, que en 1992 decide trasladarse a Manchester, en Reino Unido, donde acabó residiendo durante 24 años.

Noticias relacionadas

Hace seis, volvió a mudarse a nuestra provincia, concretamente a Benahavís, uno de los pueblos costasoleños con mayor población extranjera. "Ya me sé todos los cafés, hay nueve diferentes", dice entre risas.

Benahavís no era para él. Demasiado tranquilo, demasiado poco 'malaguita'. Por ello, hace unas semanas, se mudó al centro histórico de la capital. En un principio, todo fue una odisea, pero finalmente ha cumplido su sueño de trasladarse a un lugar, que en sus propias palabras, le hace feliz y es "pura vida".

Fiel al Málaga C.F

El motivo por el que finalmente se haya afincado en la capital tiene un nombre claro: Málaga C.F. Machowski tiene un abono desde hace 15 años, lo que demuestra su gran fidelidad al equipo incluso en sus peores épocas.

"La historia del club es bastante complicada, pero recuerdo mi primer partido en La Rosaleda, en 2003, era el partido de final de temporada. Un derbi andaluz. Jugábamos contra el Sevilla y la hospitalidad de los aficionados conmigo fue increíble. Por eso creo que me seguí renovando el abono, por el ambiente en el estadio, tan enérgico y diferente respecto a Alemania o Inglaterra", dice. Además, apunta que el nivel del equipo le daba igual, para él no era importante. Simplemente valoraba la magia que se vivía durante el partido.

Christian llegando a Dortmund, en la época dorada del Málaga C.F. E.E

El amor hacia este club de Machowski es innegable. Cuando aún no vivía en España, el abono era algo simbólico. Solo podía ir, con suerte, a 5 o 6 partidos de temporada. "Volaba solo algunos fines de semana de Manchester a Málaga con el único objetivo de ver el partido. Sin embargo, eso reforzaba mi motivación de venir aquí a vivir", cuenta. Además, recuerda entre risas cómo le decían: "Mira, 'un guiri' del Málaga".

Su puesto de trabajo

Christian Machowski tiene dos empresas, una en España y otra en Inglaterra. Su sector es el management de viajes para equipos de fútbol profesionales. En otras palabras, ellos se hacen responsables de los viajes a partidos de Champions League, Europa League o partidos de selección que se jueguen tanto en Inglaterra como en otros muchos países.

Se encargan del equipo, patrocinadores, prensa... y de sus respectivos hoteles, vuelos o transporte en la ciudad. Así, también les plantean restaurantes y actividades que pueden hacer en su tiempo libre en la ciudad. Lleva 25 años en el sector y ha trabajado con equipos de alto nivel en el pasado como es el Barcelona F.C.

Machowski posando a este periódico en Larios. Alba Rosado

Ahora, teletrabaja desde su casa porque asegura que tener a personas trabajando en la oficina, en este momento, es bastante caro. "Málaga es la ciudad perfecta para teletrabajar, entiendo que mucha gente la esté eligiendo para ello".

La época en la que más viaja es en otoño, tras el sorteo de la fase de grupos. "El verano es mucho más tranquilo, por lo que podré disfrutar más de Málaga. Aunque el verano también tiene un pequeño problema, mi mayor enemigo: el terral", cuenta entre risas, reconociendo (como buen malagueño) que en días de terral cierra la casa a cal y canto y pone el aire acondicionado porque si no no podría vivir.

La mejor publi de Málaga

Entrar en su Twitter es entrar a Málaga. Como su otra pasión es la fotografía, Machowski captura todos sus momentos por la capital. Desde un café con churros en Casa Aranda,  hasta la Farola, el mar o el rincón más inesperado de la ciudad. "Muchos me agradecen las fotos y yo siempre les pido recomendaciones para seguir descubriendo esta ciudad tan maravillosa", explica.

"La Malagueta, Reding, Pedregalejo o La Victoria. Nada tienen que ver y son todos barrios diferentes. Es lo que más me gusta de esta capital", dice. Así, reconoce que su asignatura pendiente es conocer la otra Málaga, la Málaga Oeste, donde está la otra realidad que "todas las ciudades tienen". "Seguro que allí también habrá muchísima gente maravillosa y comeré muy bien", dice con una sonrisa.

Respecto a la gastronomía, es muy fan del espeto (de hecho sabe de sobra que en los meses con 'R' no se comen) y de Pollos San Juan, donde cada vez que va prueba algo nuevo gracias a las recomendaciones de sus responsables. "El mejor campero que me he comido ha sido el de Pollos San Juan. ¡Está riquísimo!", añade. Además, retomando el tema de los desayunos, Christian gana otro 'minipunto' malagueño y es que prefiere un pitufo con tomate a un desayuno inglés. "Desayunar en España es mil veces más sano y barato", apunta.

Además, su mujer y él escuchan mucha música en español. "Mi mujer adora a Pablo Alborán. Una vez vinimos de Manchester a Málaga en avión y cogimos un tren hasta Córdoba para verle en la plaza de toros. Si te soy sincero, creo que era el único chico que estaba entre el público", cuenta riendo. Además, Alejandro Sanz y Chambao son otro must en su playlist.

Cuadros de la casa de Machowski. E.E

Está deseando que llegue la Semana Santa y los tronos salgan a las calles para poder fotografiarlos. Todos le hablan de esta época del año que pese al tiempo que lleva en la provincia aún no ha podido disfrutar. "En Benahavís teníamos Semana Santa, pero mucho más reducida. Quiero vivir los sentimientos de la de Málaga". Además, espera que en 10 años pueda entender bien las murgas y comparsas del Carnaval de Málaga y de Cádiz. "Será todo un orgullo", explica.

En un momento de la conversación, le llaman. Su fondo de pantalla, el mosaico de la Iglesia de San Juan de Málaga Patterns. "Me encanta este proyecto. En mi casa tengo rincones muy malagueños de ellos".

Crítico y con los pies en el suelo

Así, el periodo de adaptación de Christian en cada país es siempre el mismo. Cuando llega a él, lucha por integrarse en su cultura, en su gente y, sobre todo, en su idioma. Ahora sigue estudiando español y a cada lugar que va, ya sea una oficina o un centro de salud, habla español. "Yo soy de fuera y estoy en vuestro país, con lo cual es lo mínimo que puedo hacer. Además, no veo televisión en inglés ni leo en inglés. Todo en español", explica.

Cree que Málaga debe tener un modelo de ciudad equilibrado, en una balanza donde conviva la tradición y el alma de sus calles con la llegada de nuevas infraestructuras, como hoteles, que acojan congresos y reuniones de multinacionales como Vodafone o Google o "las que estén por llegar". "Así podrán dar una imagen de alto nivel"

Respecto a la calidad del turismo, es llamativa una de las ideas que remarca con especial atención por su amor a observar la ciudad. "Tenemos cerca de casa pisos turísticos que no respetan, Málaga está repleto de ellos, no aguanto ver toallas tendidas en edificios preciosos e históricos", cuenta. Además, añade que los turistas deben tener respeto a una ciudad que les acoge tan bien como Málaga.

Tampoco se calla en reconocer que después del Brexit, que ve como un grave error para Reino Unido, tiene aún más claro que él va a pagar todos sus impuestos en España, país que ha elegido para vivir y seguir desarrollando su carrera profesional. "Escuchar el golpeo de los sellos en los pasaportes cada vez que viajo a Reino Unido, me impacta y mucho. Se han equivocado", lamenta.