Día 31 de agosto es día de cierre de mercado. Y el Málaga CF lo afronta con una inusitada tranquilidad en las oficinas de Martiricos. La plantilla está hecha y sólo un mirlo blanco alteraría ese final. A las 23.59 suena la bocina y para entonces todos los movimientos tienen que estar hechos. Pero en el club blanquiazul reina el sosiego, tanto para entradas como para salidas. Así lo ha manifestado el director deportivo blanquiazul en sala de prensa en la presentación de Sekou, Antoñín y Víctor Gómez.

Noticias relacionadas

El ejecutivo malaguista no ha arrojado luz sobre las últimas horas de mercado, pero sí se ha mostrado tranquilo. “Nosotros estamos tranquilos, con los deberes hechos. Con un buen dibujo final y una plantilla compensada. Este día lo vivimos con mucha tranquilidad, pero no deja de ser un día 31”, dijo al ser cuestionado sobre el cierre estival.

"En el capítulo de salidas vamos a estar tranquilos. Incluso después del mercado hay opciones porque hay ligas abiertas. Todos saben su realidad”, afirmó Gaspar, que también habló de Ismael Casas. “La apuesta por Ismael sigue siendo firme. En los últimos años y en el futuro. Ismael es polivalente. La decisión es suya. Si decide quedarse es lo que quiere el club, y si quiere minutos le ayudaremos. Ismael es una apuesta del club”, especificó, aunque el director deportivo dará una rueda de prensa previsiblemente el jueves para hacer una valoración del mercado.

Caras nuevas

Sin embargo, los protagonistas del día eran Sekou, Antoñín y Víctor Gómez. El delantero cedido por el Valladolid, por el que Gaspar no quiso especificar a cuanto asciende la opción de compra, es el único que aún no ha debutado, pero se mostró contento por recalar en Málaga. “Hablar con Manolo te transmite las ganas. El Málaga es un histórico. La afición volcada en el equipo te invita a venir aquí. He estado siguiendo al Málaga en estos últimos partidos. Soy un jugador de área, pelear, aguantar el balón. Lo que se le pide a un delantero es el gol y a eso vengo. A ayudar y si es con goles, mucho mejor”, explica el atacante.

“Siempre he querido estar aquí porque desde fuera ves que el Málaga es un grande de España y de Europa y la afición invita a querer venir a jugar. La ciudad es muy bonita. Siempre he estado en contacto con Manolo y me ha dado mucha confianza hablar con él. Espero celebrar muchos goles en este estadio. No me marco cifras, pero quiero ayudar al equipo. Me gustaría meter goles”, indicó el que está llamado a ser el goleador del equipo.

Antoñín, por su parte, mostró su satisfacción por volver al equipo de su tierra. "Es mi casa, en Málaga lo conozco todo. Estoy supercontento de poder volver a mi casa. Mi vuelta la tenía clara desde el primer momento. Si salía del Granada quería jugar en casa. Con este magnífico grupo, la confianza del mister, hablando con Manolo… pues quería venir aquí. Estoy muy contento por coincidir con Luis Muñoz y Kevin. Son amigos, como hermanos, me he criado con ellos. Es un orgullo, venimos del 26 de Febrero, de La Palmilla. Es un orgullo y estoy muy contento", dijo el malagueño.

Por último, Víctor se mostró también confiado en el proyecto y una de las claves es la presencia de José Alberto López, con el que coincidió el curso pasado en el Mirandés. “La confianza que te transmite Manolo desde el primer momento que hablé con él ha sido clave. Conozco al mister desde el Mirandés y eso ha facilitado que venga. El objetivo no podemos ponernos a largo plazo. El potencial del equipo es alto y hay mucha competitividad. Trabajar y ver las esperanzas que podemos tener”, comentó.