Luis Muñoz es un tipo feliz. Juega en casa, en su club y lo hace rodeado de amigos. Ahora es capitán general en el Málaga CF y es una de las patas en las que se sustenta el proyecto. El segundo capitán malaguista pasó este lunes por Área Malaguista de 101 Tv y reconoció que el nivel de exigencia también crece este curso, además de hablar de su futuro, que parece ligado a tierras malaguistas todo lo que ambas partes puedan estirar.

Noticias relacionadas

Luis acaba contrato este curso e incluso es uno de los jugadores más atractivos del Málaga en vista de una posible salida de última hora con una oferta irrechazable de un Primera. "No estoy centrado en mi contrato, es cosa de mi representante porque me desvía de lo deportivo, que es lo que me importa. Mi repre sabe lo que pienso, pero cuando haya toma de contacto ya me dirá. Sí, mi prioridad es el Málaga, aquí me siento muy a gusto. Todos conmigo están genial. Aquí soy feliz, tengo mi familia y me gustaría seguir muchos más años aquí", puntualizó el de La Palmilla.

"Yo sé que me juego mucho tanto individual como grupal este año, porque siempre se lo he transmitido a mi representante. Me exijo al cien por cien. Ojalá este año marque más goles. Pero me obsesionaré en que el equipo sume tres puntos y ejercer de líder cuando lo necesite el equipo. Tenemos que ser un grupo fuerte, y hacer un año bonito", continuó sobre su futuro.

Exigencia y mejoría

Muñoz también habló de cómo se han desarrollado los dos primeros partidos del curso. "Tenemos que mejorar y mejoraremos porque estamos en el camino. Estamos trabajando para mejorar cosas", dijo. Y habló de su gol en Ibiza, el primero del curso para él y para el Málaga. "Jairo la tocó justito para que llegase yo al sitio. En los entrenamientos trabajamos empezar por una zona y acabar por otra. El portero se queda como a media salida, intenta hacerse grande, pero lo veo claro y se la pico por arriba".

"El equipo aún no está al cien por cien de forma. Aún no estamos en dinámica de partidos, sólo llevamos dos. Cuando llevemos un mes estaremos mejor física, táctica y técnicamente. Hay que ir cogiendo detalles y nos servirá para ser mejores", explicó.

Y relató la exigencia que se autoimpone el grupo, aunque con paciencia. "Sabemos que tenemos que ser exigentes con nosotros mismos. Pero lo importante es llegar a los 50 puntos y luchar por lo que quede. Nos gustaría luchar por cosas bonitas. Pero mantener los pies en el suelo. Y cuando antes mejor llegar a los 50 puntos".

Kevin y Antoñín

Por último, celebró contar en el equipo con dos de sus mejores amigos. "Esto es algo que no me lo creo, porque somos amigos desde pequeños, de jugar en las pistas, de comer camperos y hamburguesas. Y ahora vernos en La Rosaleda es difícil de explicar. Yo venía hablando con Antoñín desde hace días y le expliqué todo sobre el equipo, sobre el cuerpo técnico, los compañeros y Manolo. Él lo tenía claro, que si venía a Segunda venía al Málaga. Cuando entre en forma nos va a dar muchas alegrías", explicó.

Y también habló sobre Kevin. "Ha llegado muy bien a la pretemporada. El mister lo ha visto muy bien. En Ibiza tuvo una ocasión que nos pudimos poner 0-1. Está rindiendo muy bien, pero sabe que tiene que seguir trabajando", dijo.