El Málaga llegó a tiempo al after ibicenco y se convirtió en el rey del tinglao. Lo hizo tomándose su tiempo y acicalándose más de la cuenta. Pero cuando aterrizó en la fiesta, se hizo notar. Esta vez los reyes del sarao fueron dos productos made in La Academia: Haitam y Roberto. Uno con su desparpajo y el otro con su gol y su presencia ofensiva. Ambos rescataron a un Málaga que estuvo más de 60 minutos a la deriva y empujaron para traer un puntito in extremis que aplaca las aguas y el nerviosismo.

Noticias relacionadas

Hay que remarcar que el Málaga estuvo durante buena parte del partido perdido. Ni estaba bien asentado ni tampoco bien colocados sus jugadores. Fruto de ello llegó a estar dos goles por debajo en el marcador. Pero esta vez los cambios sí tuvieron el efecto deseado. Revitalizaron al equipo y lo auparon para empatar un choque que tenía un destino oscuro.

La entrada de Roberto fue decisiva. Y es que, señores y señoras, pongan un delantero centro en su vida. La mentira del falso nueve es para equipos con mucha calidad o con unos automatismos ya arrastrados de hace temporadas. Y el Málaga, sin ninguna de esas dos premisas, no se puede permitir el lujo de jugar sin un ariete en el área rival.

Antoñín redebutó, pero aún se vio poco de él. También salió de inicio Kevin, que no estuvo tan incisivo como el primer día y también mucho más vigilado. Y Brandon, pues mejoró cuando no fue la referencia. A Paulino, aún se le espera. Con esa guisa el Málaga prácticamente ni pisó el área rival, pese a que era un once ofensivo. Quizás más de lo necesario en esta categoría de lucha, brega y a veces poco fútbol.

Por eso el primer gol fue local. Por eso y porque los ibicencos se las llevaban todas. Puede que el calor (31 grados aunque sensación térmica de 36), la pretemporada o la brisa del archipiélago balear hicieran efecto en unos sí y en otros no, pero lo cierto es que el Málaga no fue ni la sombra del que brilló el primer día. Y eso que la primera clara fue para Kevin, que en un mano a mano disparó al muñeco (17’). Fue fruto de la presión alta del equipo de José Alberto que, sin embargo, no duró demasiado.

Si hubiera entrado ésa, posiblemente el desenlace habría sido otro. Pero no entró. Es lo que tiene esto del fútbol, porque casi en la siguiente jugada comenzó el show de Bogusz. El polaco, cedido por el Leeds inglés, enganchó una volea a centro de Cifu y la metió en la caja (19’). Primer gol local y no era tampoco de extrañar. Poco más del Málaga hasta el descanso.

En la reanudación, más de lo mismo. Trote cansino, mal posicionamiento y golazo de Bogusz. El polaco, con un golpeo perfecto desde la esquina izquierda del área la ponía en la escuadra de Barrio (61’). Todo hacía indicar que la fiesta en Ibiza ya había dado sus mejores momentos.

Pero nada más lejos de la realidad porque durante la celebración del gol, José Alberto introdujo a Roberto, Genaro y Jairo. Y nada más sacar de centro, con un pase de pecho del delantero canterano recién ingresado y con jugada colectiva, Luis Muñoz recortaba distancia (63’). Daños intactos al golazo del polaco.

Subió prestaciones el Málaga, pero también pudo marcar Castel en una mala salida de Barrio. Apretó Jairo, disparó alto Genaro y apareció Haitam. El canterano entró en el 81’, pero agarró la bola un par de veces para desequilibrar. En una de ellas se fue de su par en el centro del campo, corrió como alma que lleva el diablo y asistió a Roberto dentro del área. El cordobés remató con la virulencia de un killer y con la clase de un veterano (88’). Empate… y gracias.

Pero quedaba partido. Juande estuvo a punto de poner el 2-3 en un cabezazo a centro de Cufré. Pero fue en el siguiente ataque, con el tiempo cumplido, cuando Dani Barrio sacó un cabezazo de Goldar y el rechazo Dado no pudo empujar a gol.

Un empate con buen sabor de boca por la casi remontada, pero que obliga a hacer un examen de autocrítica. Debe mejorar el Málaga, debe encontrar su idea de juego. Y el calendario no espera a nadie.

FICHA TÉCNICA

UD IBIZA: Germán; Fran Grima, Goldar, Rubén González, Morillas; Manu Molina, Javi Pérez; Cifu (Miki Villar, 74’), Javi Lara (Ekain, 54’), Bogusz (Appin, 85’), y Sergio Castel (Davo, 85’).

MÁLAGA CF: Dani Barrio; Ismael, Peybernes, Juande, Javi Jiménez (Cufré, 70’); Paulino (Genaro, 63’), Escassi, Luis (Haitam, 81’), Kevin (Jairo, 63’); Antoñín (Roberto, 63’) y Brandon.

GOLES: 1-0 (19’): Bogusz. 2-0 (61’): Bogusz. 2-1 (63’): Luis Muñoz. 2-2 (88’) Roberto

ÁRBITRO: De la Fuente Ramos (colegio castellano-leonés). Mostró cartulina amarilla a Rubén (1’), Peybernes (39’),

INCIDENCIAS: Estadio Can Misses de Ibiza. Ante unos 2.500 espectadores.