Más allá de la hostelería: los otros afectados por la crisis de la Covid-19

Más allá de la hostelería: los otros afectados por la crisis de la Covid-19

La tribuna

En Navidad, compra local

22 diciembre, 2020 01:50

Cada cierto tiempo es habitual ver imágenes de ciudades en el resto del mundo de estanterías vacías en los supermercados, con motivo de un desastre natural; como un huracán, un seísmo o inundaciones. En esos momentos se pone a prueba la capacidad de reacción de la sociedad, enfocada a la resiliencia de sus sectores productivos y de servicios.

En España, en este caso en Madrid, la crisis de la Covid-19 provocó que, ante la amenaza del desabastecimiento, miles de ciudadanos se dirigieran a comprar de forma compulsiva a supermercados y grandes superficies, en un gesto, que a pesar de ser inusual, se nos hizo comprensible.

En este sentido, es digno de valorar el comportamiento del comercio en general durante ese periodo tan convulso en nuestra ciudad, sin desfallecer a pesar de las dificultades que todos estábamos atravesando.

Pero si hay que destacar alguna conducta en especial, es la de algunas empresas como Mercamadrid, una empresa pública donde conviven más de 850 compañías privadas, o de los mercados municipales así como, en realidad, de todo nuestro zócalo comercial.

En Mercamadrid, ante un intenso aumento de la demanda de productos esenciales, no se produjo ni una sola ruptura de stock, asegurando con ello que nuestros mercados municipales siempre estuvieran plenamente abastecidos, además de garantizar en todo momento el abastecimiento para los 12 millones de personas que dependen de ello.

Nuestros mercadillos municipales, por su parte, una vez abrieron sus puertas, también cumplieron perfectamente su función. Y por último, el comercio local estuvo en primera línea ofreciendo bienes y servicios de calidad, y vendiendo con seguridad, digitalizándose en cuestión de horas muchas veces y llevando la compra a los mayores y enfermos desde el primer día del estado de alarma.

Hablamos de un esfuerzo enorme, que ha supuesto para todos elevar sus costes para continuar ofreciendo sus servicios. Todos han implementado nuevos protocolos de seguridad e higiene, y eso conlleva un extra sobre el beneficio que se tenía en épocas anteriores. El problema es que no se ha elevado ese coste manteniendo el beneficio, sino que se ha elevado mientras las ventas, en algunos casos, han caído. El esfuerzo realizado por el sector comercial, hostelero y de alimentación ha sido enorme.

Todos han implementado nuevos protocolos de seguridad e higiene, y eso conlleva un extra sobre el beneficio que se tenía en épocas anteriores

Mercamadrid duplicó su personal dedicado a la seguridad higiénico-sanitaria, garantizó el material de protección para sus trabajadores y colaboró estrechamente con la Unidad Militar de Emergencia para mantener la unidad alimentaria a pleno rendimiento a pesar de las circunstancias; los mercados municipales instauraron nuevos protocolos, contrataron personal de seguridad para evitar las aglomeraciones y elevaron su capacidad de reparto, o con nuevo personal o elevando el número de horas de sus jornadas de trabajo.

Los comercios se han adaptado para que todos podamos acudir con seguridad, lo mismo que el esfuerzo realizado por los hosteleros reconvirtiendo sus negocios.

Si la crisis de la Covid-19 puede tener alguna lectura positiva, dentro de toda de la desolación que ha generado, es la de poner en valor a nuestros comerciantes y a nuestro comercio de proximidad por su servicio y por la calidad de sus productos. También por vertebrar la ciudad; por ser una enseña de nuestra ciudad; por hacer de Madrid una ciudad más segura; por permitirnos comprar desde la puerta de tu casa sin tener que coger el coche y así contaminar menos y ser medioambientalmente más sostenibles, por vender unos productos frescos de nuestro país que tienen parte de responsabilidad de que tengamos una de las esperanzas de vida más altas del planeta; por el empleo que crean y; no menos importante, por los impuestos que pagan y que hacen que todos podamos disponer de mejores servicios públicos como los sanitarios.

Por ello, en Navidad demostremos nuestro agradecimiento a nuestros comerciantes efectuando nuestras compras en un comercio local. Se lo debemos.

*** Miguel Ángel Redondo es delegado del Área de Gobierno de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento de Madrid.

Ahora en portada

Monedas de euro sobre una bandera de la Unión Europea.

Con las ayudas, bromas, las justas

Anterior
José Luis Escrivá en una imagen de archivo.

El plan (no tan oculto) de la reforma de las pensiones

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2021 El León de El Español Publicaciones S.A.