Uno de los cargamentos del corredor aéreo.

Uno de los cargamentos del corredor aéreo.

Observatorio de la sanidad

Shanghái, epicentro de la alianza de Fenin, Oesía e Iberia que trae toneladas de material sanitario a España

Nuestro país cuenta con una reserva de más de 34 millones de mascarillas, casi 10 millones de EPI y 160.000 productos desinfectantes a 13 horas de avión. 

11 abril, 2020 02:26

El material sanitario se ha convertido en un bien escaso en estos tiempos de coronavirus. En un mercado que las autoridades públicas describen como una jungla, toda colaboración es poca para obtener mascarillas, material de protección o test diagnósticos para hospitales y empresas.

Sin embargo, a solo unas 13 horas en avión desde Madrid, en la china Shanghái, España cuenta con una reserva de millones de unidades de todos estos productos y que irán llegando a nuestro país mientras dure la crisis. Todo gracias a una alianza empresarial inédita hasta estos tiempos de pandemia.

Se trata del corredor aéreo organizado por la patronal del producto y la tecnología sanitaria, Fenin, el Grupo Oesía e Iberia. Gracias a él ya han llegado a España unos 15 millones de mascarillas y más de medio millón de elementos de protección laboral para personal sanitario y no sanitario (EPI).

Esto es solo la punta del iceberg. Al corredor sanitario le esperan en tierras chinas más de 34 millones de mascarillas, casi 10 millones de EPI, 160.000 productos desinfectantes, y miles de unidades de componentes para respiradores, caudalímetros, test diagnósticos (sí, también de los rápidos). 

Aún hay más: termómetros y hasta los cotizados respiradores, que están reservados en almacenes chinos para empresas y Administraciones Públicas españolas, que ya han hecho sus pedidos al corredor. Las cifras marean, sobre todo en tiempos de escasez.

Hasta ahora el corredor aéreo ya ha traído siete cargamentos, cargados con toneladas de material en cada trayecto. Y la idea traer al menos tres a la semana, manteniendo el ritmo hasta que la crisis del coronavirus pase.

Origen

El origen de la idea parte de la escasez de productos sanitarios que ha habido en España tanto en los primeros días de la epidemia como cuando se declaró oficialmente la pandemia.

Fenin, como patronal de los fabricantes de estos materiales, ya trabajaba con el Ministerio de Sanidad para abordar este problema, pero también quería abrir otras líneas de trabajo que permitieran "traer producto a España con inmediatez. Había unas carencias importantes de estos productos que consideramos esenciales. Era obligado que llegasen en el mínimo tiempo posible”, explica Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin.

Uno de los aviones de Iberia que participan en el corredor (IBERIA).

Uno de los aviones de Iberia que participan en el corredor (IBERIA).

Rápidamente, Alfonsel contactó con el presidente de Oesía, Luis Furnells, quien a su vez se comunicó con Iberia para activar un corredor aéreo en el que cada parte aportaba su propia especialidad: Fenin, los contactos comerciales de las empresas asociadas a la patronal y su experiencia para adquirir productos en el continente asiático que cumplan los estándares mínimos de calidad; Oesía, su capacidad logística para la organización de los materiales y operaciones de envergadura, e Iberia… los aviones y sus tripulaciones, cómo no.

Alfonsel cuenta cómo el corredor y su primer trayecto se pusieron en marcha en solo unas horas. “Fue lo que se tardó en preparar un avión. Tardamos un poco más porque los tripulantes tenían que acreditar que no eran portadores del virus. Tuvimos que contactar con un hospital privado para les hiciera las pruebas PCR (que son los test diagnóstico de mayor fiabilidad) en el menor tiempo posible”.

Todo ello con el apoyo del Gobierno y sus ministerios, que han agilizado y facilitado todo trámite burocrático. “Pequeños grandes detalles que podrían hacer que el avión no vuele pero que se han resuelto. Es una iniciativa privada, pero también un gran ejemplo de colaboración público-privada”, insiste Alfonsel.

No es un viaje de placer

Está claro que para la tripulación de las aeronaves no está siendo un viaje de placer. El vuelo suele salir de Madrid en torno a la 1:30 de la madrugada de un día y está de regreso en torno a las 5 de la mañana del siguiente. Es decir, que incluyendo vuelos y el tiempo de carga en Shanghái se hace todo en unas 27-28 horas con una duración de vuelo de entre 12-13 horas por trayecto.

“En cada trayecto que hacemos para traer material sanitario a China van ocho pilotos, cuatro comandantes y cuatro copilotos, la mitad se ocupa del vuelo de ida y la mitad del de vuelta”, explican desde Iberia. “De esta manera, en China solo se está el tiempo necesario para la carga del avión, que según cuánto venga y de qué tipo, puede ser entre de hora y media o dos horas aproximadamente. Los pilotos no bajan del avión en China, salvo el que hace la inspección previa. Después de cada vuelo descansan en España varios días, en torno a una semana”.

Uno de los aviones de Iberia, tras un viaje del corredor (IBERIA).

Uno de los aviones de Iberia, tras un viaje del corredor (IBERIA).

Cada avión puede cargar alrededor de 40 toneladas, pero puede que a partir de la próxima semana se lleven más. Hasta ahora, solo se llenaba la bodega del aparato, “como un vuelo normal, pero sin pasajeros”, apuntan desde la compañía aérea. “Ya hemos obtenido los permisos para traer mercancía también en la cabina de pasajeros, con lo que a partir de la próxima semana seguramente también traigamos arriba”.

Para esto “no hace falta modificar el avión ni quitar asientos, sino colocar y asegurar bien la mercancía para que no se mueva”, explican desde Iberia.

Logística

La tercera pata es la de la logística: organizar los pedidos que pidan empresas y administraciones al corredor aéreo y trazar la operación. Esta es la labor del Grupo Oesía. Y no es menor. Tanto en Madrid como en Shanghái se encarga de la gestión de las mercancías y de la organización de todo el proceso, que la empresa explica a Invertia.

La primera labor es la de recepcionar los pedidos, que llega por tres vías: “las empresas de Fenin que están en contacto con el mercado sanitario en España, las relaciones de Oesía con servicios de salud de toda España y otras entidades públicas y privadas, y un servicio de atención que, mediante teléfono y mail, recibe consultas y peticiones de todo tipo”, indican desde Oesía.

En base a estas necesidades se inicia el proceso de aprovisionamiento en China, con proveedores homologados. “Aquí la complejidad es hacer frente a la sobredemanda porque todos los países del mundo están comprando e inflacionan los precios para lograr la mercancía”. Problema al que se suma “la logística dentro de China. También hay sobredemanda en el transporte interno”.

El material se concentra en el aeropuerto de Shanghái donde debe pasar todos los controles, que han sido reforzados por parte del gobierno Chino. Una vez en la terminal se carga en aviones, que deben también haber superado unos tramites que también se han endurecido, y emprender vuelo.

Llegada a España

En España la mercancía es descargada y pasa con fluidez la aduana, gracias a los permisos y agilizaciones burocráticas en las que colabora el Gobierno español y sus ministerios.

Uno de los aviones de Iberia, tras un viaje del corredor (IBERIA).

Uno de los aviones de Iberia, tras un viaje del corredor (IBERIA).

Para agilizar los trámites, en ocasiones ya están esperando los transportes” al avión, que pueden estar dispuestos por los destinatarios o la propia Oesía, “para ir directamente a los destinatarios, de acuerdo con las peticiones. En otras ocasiones, sobre todo si son pedidos pequeños, se almacenan en centros del entorno de Barajas, se parcelan y se envían”.

Todo esto enorme proceso, con multitud de engranajes, tiene una gestión centralizada, que se ejerce desde el Centro de Coordinación que está ubicado en las instalaciones que Grupo Oesía tiene en Valdepeñas. “Su equipo tiene experiencia en coordinar operaciones complejas de esta envergadura y son el nexo de unión de todos los participantes en esta cadena”: empresas nacionales, servicios públicos de salud, donantes, logística en China y logística en España. “Unen todos los puntos para que fluyan, De esta manera se pueden ir materializando cada una de las operaciones”.

En menos de dos semanas ya se han hecho siete envíos. Y los que quedan. Un corredor aéreo para combatir el coronavirus y un ejemplo de colaboración empresarial sin precedentes que durará lo que dure la emergencias sanitaria. Esperemos que no sea durante demasiado tiempo.

Información sobre el coronavirus: