Una plataforma de inversión móvil.

Una plataforma de inversión móvil. Jeremy Bezanger, Unsplash.

Fondos de inversión

Los inversores españoles aspiran a una TAE del 8,9% en los próximos cinco años aun con los tipos al 0%

Para lograr este ambicioso reto, hay herramientas como las carteras discrecionales o el capital riesgo, que ganan terreno.

16 septiembre, 2021 01:26

Noticias relacionadas

Por mucho que el BCE haya disminuido su arsenal de estímulos por miedo a la inflación, los tipos de interés oficiales siguen al 0% en Europa. Y, sin embargo, esto no parece aplacar las altas pretensiones de rentabilidad que tienen los inversores españoles en cuanto a sus carteras. Su aspiración es lograr una TAE del 8,9% durante los próximos cinco años, según una encuesta reciente de Schroders. Pero, peor aún es la estimación de los inversores globales, que esperan un 11,3%.

De este barómetro de la gestora británica, se pueden extraer dos conclusiones. En primer término, cuán lejos están alejadas las pretensiones de los inversores de la realidad financiera y, en segundo lugar, que en España reina un clima de mayor pesimismo -o realismo, según se mire- con respecto al resto del mundo.

Porque, dentro de ese contexto tan inflado, la previsión de los españoles en cuanto a su rendimiento a medio plazo ha bajado 1,1 puntos porcentuales desde la encuesta de 2020, desde el nivel del 10%, mientras que en los inversores globales ha subido 0,4 puntos, desde el 10,9%.

Confianza de los inversores y perspectivas de rentabilidad.

Confianza de los inversores y perspectivas de rentabilidad. Schroders.

A pesar de los retos que ha provocado la pandemia, la confianza de los inversores a nivel mundial se ha disparado hasta su nivel más alto desde que se comenzó a realizar el ‘Estudio Global de Inversión’ de Schroders en 2016. En el barómetro de este año, han participado más de 23.000 inversores de 32 lugares del mundo. En España, sin embargo, la confianza está solo por encima de la cota de 2017.

Es más, ahora los españoles se encuentran entre los inversores con unas expectativas de inversión más bajas, tanto a nivel global como en Europa. A nivel mundial, solo los inversores japoneses y canadienses esperan obtener rentabilidades menores (8,5% y 8,6%, respectivamente), mientras que, en el viejo continente, los españoles solo están por delante de los alemanes e italianos (8,6% y 8,2%, respectivamente).

Herramientas para invertir

Con tan altas expectativas, los tipos al 0% y la inflación en niveles del 3% en Europa, la pregunta del millón es… ¿dónde o cómo invertir para satisfacer la demanda? Porque el reto es ambicioso y, por qué no decirlo, ciertamente irreal dado el histórico perfil conservador de los españoles.

Un servicio que está ganando mucho atractivo en España son los contratos de gestión discrecional de carteras, que ya suman un patrimonio estimado de 100.000 millones de euros, cifra que incluye tanto las gestoras que facilitan el dato a Inverco (por encima de 96.000 millones) como las que no, lo que supone un incremento semestral del 16%.

Un frasco con monedas de euro de distintas denominaciones.

Un frasco con monedas de euro de distintas denominaciones.

Dentro de estas carteras, un 35,5% son fondos externos de las mejores gestoras internacionales (que invierten en bonos, acciones u otros instrumentos financieros), aunque una mayoría del 64,5% siguen siendo los fondos propios de la casa, normalmente los bancos y aseguradoras del país.

De otro lado, según el informe ‘The New State of Advice’, elaborado por Accenture, los inversores esperan cada vez más que sus asesores financieros les proporcionen ofertas patrimoniales más integrales y personalizadas, con productos que abarcan desde la gestión patrimonial hasta seguros y productos de banca tradicional, y que además estos productos se alineen más con sus valores sociales.

La encuesta de la consultora, llevada a cabo entre 1.000 inversores que cuentan con un asesor financiero, revela que mientras que cuatro de cada cinco inversores encuestados (79%) esperan que su asesor les ofrezca productos bancarios y de seguros, el 85% de los miembros de la Generación X, el 91% de los millennials y el 97% de la Generación Z, respectivamente, esperan tales servicios, en comparación con menos de la mitad (47%) de los baby boomers.

La idea de una gestión de 360 grados se refuerza con que el 56% considera esencial una oferta patrimonial que incluya asesoramiento, protección del riesgo y productos de préstamo.

Competencia de las tecnológicas

Hay que tener en cuenta que seis de cada diez encuestados (58%) esperan heredar una cantidad importante de dinero o un patrimonio de sus padres, y más de una cuarta parte (26%) tiene previsto seleccionar un nuevo asesor para que supervise todos sus activos en el momento de la herencia. Y en el sector financiero la competencia es cada vez más feroz, con nuevos entrantes desde el lado tecnológico.

Según el documento de Accenture, el 95% de la Generación Z, el 83% de los millennials y el 74% de la Generación X considerarían los productos y servicios patrimoniales ofrecidos por Google, Apple y Facebook, en comparación con solo tres de cada diez baby boomers (30%).

Activos no cotizados

Echando la vista atrás, de los que invirtieron en 2020 con pandemia de por medio, el 47% de los españoles encuestados reconoció haber realizado inversiones más conservadoras, mientras que el 44% optó por aquellas más arriesgadas, en base al informe de Schroders. Las áreas de inversión preferidas por los españoles fueron los valores tecnológicos (60%), las acciones o fondos inmobiliarios (48%) y las criptodivisas (46%).

El interior de un piso reformado en Madrid.

El interior de un piso reformado en Madrid.

Tras salir del confinamiento, el gasto en bienes inmuebles ha sido el área a la que más dinero se ha destinado, tanto por parte de los inversores españoles como de los globales. El 43% de los inversores admitió haber invertido o comprado un inmueble.

En general, los activos alternativos no cotizados están en fase de expansión ante los tipos ultrabajos o negativos. El año pasado marcaron un nuevo máximo de 2,19 billones de euros en Europa, un 35% más que los 1,62 billones del año anterior.

Preqin y Amundi recuerdan en su ‘Informe sobre Activos Alternativos en Europa 2021’ que la actividad del capital privado ha empezado con fuerza este año, con un valor de las operaciones en el primer semestre de 216.000 millones de euros, lo que representa el 83% del total de 261.000 millones de todo el año 2020. Además, con 159.000 millones de capital captado por los gestores de fondos de capital privado (o capital riesgo) con sede en Europa en los primeros seis meses, “2021 va camino de ser un año récord para la captación de nuevos fondos”.