Simon Dawson. Thomson Reuters.

Fondos de inversión

La confianza de los inversores españoles alcanza niveles récord hasta junio, según JPMorgan AM

Wall Street sigue siendo el activo favorito; hay dudas con respecto a los parqués asiáticos y las acciones españolas interesan muy poco.

2 agosto, 2021 15:19

Noticias relacionadas

El índice de confianza que elabora la gestora de JPMorgan Asset Management ha alcanzado en el segundo trimestre el rango de 4,02 puntos, lo que dobla el resultado del trimestre anterior y supone el nivel más alto de toda la serie histórica desde antes de la caída de Lehman Brothers.

El informe pone de relieve la preocupación por el impacto de la crisis de la Covid-19, que continúa condicionando las intenciones de inversión de los hogares españoles y sus expectativas en cuanto al desempeño de los mercados bursátiles.

La percepción de estabilización y mejora de la crisis sanitaria ha impulsado un cambio radical con respecto al mismo trimestre del año pasado: el 51,5% confía en que las bolsas continuarán subiendo en los próximos meses frente al 36% del mismo periodo del año anterior, mientras que un 17,2% estima que las bolsas tendrán un comportamiento negativo a corto y medio plazo, lo que contrasta con el 49% del año pasado.

Entre el segmento de la población inversora más pesimista, la evolución de la situación económica ha pasado a ser la principal razón de la falta de confianza en los mercados, con lo que el temor al devenir de la pandemia baja a la segunda posición de sus preocupaciones.

La bolsa estadounidense ha subido cinco puntos, hasta el 28,3%, con lo que se convierte en el mercado mejor valorado por los inversores españoles. Esta opinión podría estar relacionada con la percepción de que esta región parece haber superado antes la crisis y comienza a estabilizarse, según explica JPMorgan AM.

Dudas con Asia

Al mercado estadounidense le sigue el europeo, preferido por el 26,3%, y el asiático, que cede cuatro puntos con respecto al trimestre anterior hasta una cuota del 21,1%. Ese menor interés podría deberse a una preocupación por la lentitud en el proceso de vacunación en la región, el endurecimiento por parte del Gobierno de Pekín de las políticas de estímulo y su regulación de la actividad de ciertos sectores como el tecnológico.

Las expectativas de los inversores para la bolsa española, por su parte, han caído otros cuatro puntos hasta el 14,9%, con lo que se sitúa en uno de los niveles más bajos de los recogidos desde 2010.

Por otra parte, este índice de confianza pone de relieve un aumento en la preferencia por los planes de pensiones y los fondos de inversión, con aumentos de cuatro y tres puntos porcentuales hasta el 42,9% y el 30,9%, respectivamente, a la hora de gestionar el ahorro.

Los depósitos, libretas o cuentas de ahorro han permanecido en el mismo porcentaje, con un 86,9%, al mismo tiempo que la inversión en bolsa o acciones aumenta medio punto, hasta el 28,3%.

En cuanto a las fuentes de asesoramiento de los encuestados, el 39,4% sigue confiando en el consejo de su asesor bancario para la toma de decisiones de inversión, seguido por un 22,4% que sigue las recomendaciones de amigos y familiares y un 8,3% que utiliza como principal fuente de información la web o app de su banco.