La imputación de Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, y otros tres directivos más de la energética por los contratos con el excomisario José Manuel Villarejo va a servir de prueba de fuego para comprobar cuán fuerte es la política de sostenibilidad de los grandes fondos de inversión. La gobernanza corporativa siempre ha sido la punta de lanza de la estrategia ASG, pero en el caso de la española se están viendo varias tendencias opuestas. Mientras que Norges Bank ha hecho una fuerte reducción de su posición, BlackRock se mantiene firme.

El fondo soberano de Noruega, Norges Bank Investment Management, ha vendido a lo largo de los últimos meses hasta 36,2 millones de acciones de Iberdrola, un plan de salida en mitad del lío jurídico que solo han seguido con tanta fuerza las gestoras Capital Research Global Investors y Union Investment Privatfonds, que se han desecho de 26,4 y 13,5 millones de acciones de la energética española, respectivamente.

Sin embargo, BlackRock, segundo accionista de Iberdrola y nuevo abanderado de los criterios medioambientales, sociales y de buena gobernanza (ASG), apenas ha movido ficha.

Edificio de BlackRock | Reuters.

BlackRock Institutional Trust Company, que aglutina el mayor paquete de acciones de entre todas las filiales de la gestora que invierten en Iberdrola, está quieta desde hace meses, cuando las diligencias judiciales ya apuntaban hacia Iberdrola. Solo BlackRock Advisors (UK) Limited y BlackRock Investment Management (UK) Limited han vendido pequeñas agrupaciones de 1,2 y 0,2 millones de acciones, respectivamente. Nada comparable al fondo soberano de Noruega.

Cabe recordar que en su última carta anual a los consejeros delegados de las empresas donde invierten sus fondos, Larry Fink, máximo responsable de la mayor gestora del mundo, reconoció que BlackRock presiona a más de 1.000 compañías para que sean más sostenibles. Porque, de lo contrario, se arriesgan a perder su inversión, un hito que aún no ha ocurrido con la cotizada del Ibex 35.

Fidelity o Eurizon han comprado

En el caso de BlackRock, su postura es por el momento la del inmovilismo. También hay que tener en cuenta que gran parte de los fondos que tienen comprados a Iberdrola pertenecen a su filial iShares, encargada de replicar los principales índices bursátiles del mundo a bajo coste sin mediación de gestores. Por lo que sería muy complicado ver una estampida como la de Norges Bank. Desde la gestora americana no hacen comentarios sobre este caso.

Pero el mercado es muy amplio y la sostenibilidad no va acompasada a todos los niveles. Siempre que un agente vende, otro compra. Entre los grandes fondos que han preferido mirar para otro lado en el caso de Iberdrola con Villarejo, primando así el factor puramente financiero, están PGGM Vermogensbeheer, APG Asset Management, Fidelity Management & Research Company, British Columbia Investment Management o Eurizon Capital, que han comprado entre 7,9 y 3,1 millones de acciones, según Refinitiv.

¿Hay 'greenwashing'?

Algunas de estas gestoras ya han hecho anuncios en los que se han comprometido a mejorar sus estándares de sostenibilidad. Pero, a tenor de los movimientos accionariales en Iberdrola, está por ver si se trata de greenwashing’ o ‘ecopostureo’.

Muchos fondos están pecando al ser muy laxos con el criterio de gobernanza (G) y escudándose en que la producción de energía limpia de Iberdrola cumple a la perfección con el criterio medioambiental (A). Lo que obliga a preguntarse: ¿Qué debe primar en los factores ASG de las gestoras de activos? La respuesta no es fácil.

A día de hoy, el primer accionista de la energética que lidera Sánchez Galán es Qatar Investment Authority, con un 8,6% del capital y quien también se ha atado las manos para no hacer nada. BlackRock acumula más de un 7% y Norges Bank posee un 3%, con los últimos datos actualizados de Refinitiv.

En un foro periodístico, Sánchez Galán se mostró ayer "encantado de poder ir a contar [al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, instructor del ‘caso Tándem’] lo que no nos han dejado contar hasta ahora", después de que no se haya "dejado personar" a la compañía en el caso. Se investiga a la compañía por la contratación del excomisario José Manuel Villarejo para la realización de trabajos de seguridad en los que se emplearon métodos ilegales.

Noticias relacionadas

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ SWG Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información