Los últimos 12 meses han demostrado que la innovación en biotecnología es esencial para mejorar la calidad de vida a nivel mundial, con claros avances en terrenos como atención médica online, inteligencia artificial (IA), dispositivos médicos y realidad aumentada y virtual. En el último periodo de cinco años, las empresas de capital privado han inyectado 346.000 millones de dólares en 1.600 transacciones en el espacio biotecnológico. Un indicador de cómo tecnología, salud e inversión son tres claves ganadoras en la era post-Covid.

Noticias relacionadas

El 2020 fue un año difícil para las empresas del sector biotecnológico, pero 2021 puede suponer una mejora en los rendimientos, a medida que el despliegue de las vacunas ofrece la posibilidad de ayudarnos en la lucha contra el coronavirus. El sector del capital riesgo espera que continúen aumentando las ofertas públicas en el sector biomédico, que continuará su buena racha y atraerá a un número creciente de inversores.

Particularmente, entre los inversores de impacto, ya que muchos nuevos medicamentos, dispositivos y vacunas verdaderamente están cambiando la vida. La categoría sectorial VDOS de biotecnología se revaloriza de media en el año un 2,8%, tras haber ganado un 18,79% por rentabilidad el pasado año.

Salud de vanguardia

De una selección de fondos de esta categoría, con calificación de cinco y cuatro estrellas de VDOS, que requieran una aportación mínima igual o inferior a 6.000 euros, el fondo menos volátil en el último periodo anual es Janus Henderson Global Life Sciences con un 17,9% de volatilidad en su clase H2 en euros, posicionándose así en el grupo de los fondos menos volátiles de su categoría, en el quintil cinco.

Desde el pasado 1 de enero, se revaloriza un 1,6%, mientras que a un año obtiene una rentabilidad del 41,3%. Su objetivo es superar al MSCI World Health Care Index en al menos un 2% anual, antes de gastos, durante cualquier período de cinco años. Invierte en acciones de empresas de ciencias de la vida de cualquier tamaño y país. El fondo se gestiona activamente con referencia al señalado índice, así el gestor cuenta con la discreción de elegir inversiones individuales con ponderaciones diferentes al índice o que no formen parte del índice.

Las mayores posiciones en su cartera incluyen nombres como AstraZeneca (3,58%), UnitedHealth Group (3,50%), AbbVie (3,28%), Novartis (ADR) (2,76%) y Merck & Co (2,74%). La inversión mínima requerida para suscribir su clase H2 en euros es de 2.500 euros. Aplica a sus partícipes una comisión fija del 0,8%.

Con una volatilidad en el último año del 19,6%, la clase R de capitalización en euros de Candriam Equities L Biotechnology gana un 2,2% por rentabilidad en el año y un 35,4% a un año. Invierte globalmente en empresas que desarrollen medicamentos en diversas áreas de enfermedad. También invierte en diagnósticos moleculares y en empresas de equipos científicos. Teniendo en cuenta el historial de innovación en el sector de biotecnología en EEUU, la mayoría del fondo invierte en empresas estadounidenses.

Evolución comparativa de fondos de inversión en biotecnología. VDOS

El proceso de inversión se basa en una profunda comprensión y evaluación de los datos clínicos de los medicamentos objeto de investigación. Las decisiones son adoptadas por un equipo exclusivo de profesionales experimentados con una formación adecuada, tanto científica como financiera.

El horizonte de inversión es de seis años. El fondo se gestiona de manera activa, en referencia al índice Nasdaq Biotechnology. Entre sus mayores posiciones encontramos acciones de Vertex Pharmaceuticals (6,51%), Amgen (6,49%), Gilead Sciences (5,12%), Regeneron Pharmaceuticals (4,80%) y Biogen (3,65%). Sus partícipes soportan una comisión fija del 0,9%.

Potencial subestimado

Con calificación de cinco estrellas de VDOS, la clase R de distribución en euros de Polar Capital Biotechnology registra a un año una volatilidad del 23,5% y una rentabilidad del 84,9%. Desde enero, gana un 5,8% por rentabilidad. Se propone como objetivo preservar el capital y lograr la apreciación del capital a largo plazo invirtiendo en todo el ecosistema biotecnológico, a nivel global y sin restricciones en cuanto a capitalización de mercado.

El gestor busca invertir en innovación médica de vanguardia donde cree que el mercado de valores está subestimando el potencial de una empresa para transformar la práctica médica, en caso de que uno de sus nuevos medicamentos, dispositivos o herramientas de investigación se desarrolle y comercialice con éxito. Basa por tanto su selección en análisis fundamental, tanto del sector como de cada empresa. Acciones de arGEN-X BV (6,2%), Alexion Pharmaceuticals (5,7%), Valneva (5%), Vertex Pharmaceuticals (4,7%) y Acceleron Pharma (4,6%) representan las mayores posiciones de la cartera del fondo.

Su comisión fija es del 1,5% y de depósito del 0,02%. Aplica adicionalmente una comisión variable del 10% sobre resultados positivos del fondo respecto a su índice de referencia.

Las operaciones en biotecnología han comenzado 2021 con fuerza, con más de 8.900 millones de dólares de capital privado ya invertidos en la industria. Las vacunas lideran el esfuerzo para alcanzar el final de la pandemia de la Covid-19, con los acontecimientos de los últimos 12 meses demostrando que la innovación en biotecnología es esencial para mejorar la calidad de vida a nivel mundial. Si bien la pandemia actual es, en el mejor de los casos, un evento único, ha desatado una carrera por terapias de próxima generación para curar o prevenir enfermedades.

***Paula Mercado es directora de análisis de VDOS