Lo acontecido durante el último trimestre del año pasado ha reforzado a la renta variable global. Son varias las vacunas que han mostrado ser eficaces contra la Covid-19 y han conseguido aprobación para su uso. Además, el resultado de las elecciones presidenciales en EEUU ha dejado una posición más fuerte que permite llevar adelante nuevas medidas de estímulo fiscal.

Noticias relacionadas

Una ventaja que ofrece mayores perspectivas de estabilidad y que, sumada a las políticas de flexibilidad de los grandes bancos centrales, suponen una buena base para los mercados de renta variable. Tras los bruscos retrocesos e igualmente brusca recuperación de la renta variable global en 2020, los fondos de la categoría VDOS de renta variable internacional global terminaron el año con un avance por rentabilidad media de 6,59%, revalorizándose desde comienzos de 2021 un 4,9%.

Con la economía en vías de recuperación, las perspectivas de beneficios empresariales han mejorado y con ellas la renta variable. De esta categoría se ha hecho una selección de fondos que, contando con la calificación de cinco estrellas de VDOS y requiriendo una aportación mínima de 6.000 euros o menos, sean los más rentables desde comienzos de año. De este grupo de fondos, se han seleccionado las clases que están denominadas en euros.

Líderes en rentabilidad

El ejemplo más notable, de los fondos denominados en euros, es la clase B de J O Hambro Capital Management Global Select Fund con un 6,6% de rentabilidad desde el pasado enero. A un año, se revaloriza un 7,2%, tras haber terminado 2020 con una revalorización del 20,7%. A un año, registra un dato de volatilidad bastante controlado del 20,4%, lo que lo posiciona en el segundo mejor grupo de su categoría por este concepto, en el quintil cuatro.

Se propone como objetivo generar un rendimiento a largo plazo a través de la gestión activa de una cartera de acciones globales. Los gestores, Christopher Lees y Nudgem Richyal, siguen una filosofía de inversión de crecimiento a un precio razonable (GARP, por sus siglas en inglés) y apuntan a la coherencia de los rendimientos explotando múltiples ineficiencias del mercado.

Creen que al buscar donde los inversores tradicionales de crecimiento no lo hacen, aumentan la probabilidad de encontrar compañías atractivas que bien están al principio del ciclo de vida de crecimiento o son poco conocidas o, aunque estén recuperándose, se encuadran en segmentos o sectores de mercado desfavorecidos por el mercado.

Con un patrimonio bajo gestión de 1.750 millones de euros, las mayores posiciones en su cartera corresponden a acciones de ASML (2,8%), Cree (2,8%), PRA Health Sciences (2,7%), Aptiv (2,6%) y PayPal (2,6%). La suscripción de la clase B de este fondo requiere una inversión mínima de 1.000 libras (aproximadamente 1.140 euros). Aplica a sus partícipes una comisión fija del 1,5% y de depósito del 0,8%, además de una comisión variable de 15% sobre resultados positivos del fondo respecto a su índice de referencia, el MSCI AC World NR.

Inversión a cinco años

La clase A de capitalización en euros de Axa World Funds - Framlington Evolving Trends gana un 6,6% por rentabilidad en el año y un 19,93% el pasado año. En el último periodo anual registra un controlado dato de volatilidad del 19,9% que lo sitúa en el quintil cinco, entre los mejores de su categoría.

Con un horizonte de inversión mínimo recomendado de cinco años, se propone como objetivo obtener una apreciación del capital a largo plazo, expresada en dólares estadounidenses, invirtiendo en renta variable emitida por empresas de todo tipo de capitalización de todo el mundo. Toma como referencia de gestión el índice MSCI AC World Total Return Net, únicamente con fines comparativos.

Evolución comparativa de fondos de inversión en renta variable. VDOS

Entre sus mayores posiciones incluye acciones de Kerry Group Plc (2,88%), ServiceNow Inc (2,68%), Fidelity National Information Services (2,57%), Global Payments (2,55%) y Qualcomm (2,55%). Aplica a sus partícipes una comisión fija del 1,5%.

Con una rentabilidad desde el pasado 1 de enero del 6,4%, la clase Z en euros de Capital Group New Perspective Fund (Lux) terminaba 2020 con una revalorización del 22,2% y una volatilidad a un año del 24,2%. El objetivo de inversión del fondo es obtener un crecimiento del capital a largo plazo, aprovechando las oportunidades de inversión generadas por la evolución estructural del comercio internacional, así como las relaciones económicas y políticas, invirtiendo en acciones ordinarias de empresas de todo el mundo.

Gestiona un patrimonio de 12.589 millones de dólares (aproximadamente 10.448 millones de euros) incluyendo entre sus mayores posiciones acciones de Tesla (7,1%) TSMC (3,1%), Amazon (3%), Facebook (2,9%) y Microsoft (2,8%). Grava a sus partícipes con una comisión fija del 0,75% y de depósito del 0,05%.

Riesgos a la vista

A pesar de las buenas perspectivas, hay dos aspectos que podrían tener repercusiones negativas tangibles para la renta variable. Por una parte, podríamos ver una regulación más estricta sobre el sector financiero, el big data y las industrias con gran impacto ambiental.

En el caso del sector financiero en particular, el posible efecto negativo de una regulación más restrictiva podría verse contrarrestada por los beneficios del esperado repunte económico. Otro ámbito que podría verse negativamente afectado es el de salud, ya que la reducida mayoría demócrata en el Congreso estadounidense puede que no les permita llevar adelante su reforma sanitaria, tal como habían anunciado.

***Paula Mercado es directora de análisis de VDOS