Wall Street

Wall Street

Mercados La lupa de Bolinches

El nivel de miedo en las bolsas cada vez es mayor pero seguramente habrá rebote alcista en unos días

Entramos en la semana del vencimiento de opciones y futuros del mes de junio tras la que se puede acentuar aún más el mercado bajista. 

13 junio, 2022 11:18

Noticias relacionadas

Acabamos de cerrar una de las semanas con mayor corrección de los últimos tiempos y hoy seguimos bajando. De hecho, solo la del pasado mes de febrero se acerca al saldo correctivo de esta semana pasada.

Pero que los mercados de valores hayan caído esta semana pasada más de lo que viene siendo habitual no es lo más peligroso para los inversores. Podríamos decir que es lo más incómodo, pero este tipo de volatilidades tanto al alza como a la baja lo que realmente le hace peligroso es que esconde la verdadera tendencia del mercado.  

Las cosas ya hacen más de medio año que cambiaron. Atrás quedaron los máximos históricos en el S&P 500, Nasdaq 100 o Dax alemán. Y ahora lo que tenemos es, cuando menos, una vuelta a la línea de regresión de los precios dentro del canal alcista que vienen formando desde el inicio del mercado alcista en 2009, tal y como podemos ver en el siguiente gráfico en el caso del S&P 500.

Evolución del S&P 500 desde inicio del mercado alcista en 2009

Evolución del S&P 500 desde inicio del mercado alcista en 2009 Eduardo Bolinches Stockcharts

Y ahora, comenzamos la semana del segundo vencimiento más importante del año que culminará con la cuádruple hora bruja del viernes con las opciones y futuros de los índices y de las acciones con más caídas. No obstante, el nivel de miedo en el mercado comienza a ser importante y por ello es muy posible que veamos una reacción a las caídas de la semana pasada muy pronto.

Pero lo que ocurra a partir del vencimiento sí que es importante y será determinante para el resto del año, y muy probablemente más tiempo todavía. 

Yo estoy totalmente convencido de que el mercado es bajista desde hace ya medio año tras marcar máximos históricos en los 4.830 puntos del S&P 500 aproximadamente. 

A partir de entonces, venimos viendo como el mercado ha estado desarrollando grandes movimientos tanto impulsivos como correctivos, pero siempre con la tónica de dejar máximos decrecientes. Esto es precisamente lo contrario a lo que nos regalaba antes el mercado. 

Con anterioridad a noviembre del año pasado, los inversores realmente no se estaban jugando su dinero sino que más bien se estaban jugando el tiempo que debía transcurrir para poder sacarle un rédito a su dinero. 

Simplemente era cuestión de comprar y esperar. Lo peor que podía pasar era que en lugar de esperar medio mese para ver como ganabas dinero tuvieses que esperar dos meses y medio. 

Pero esto ha pasado a la historia. Ahora, compras y te esperar y esa espera se hace en el menor de los casos de muchos más meses e inclusive, con la pauta de máximos y mínimos decrecientes, eterna y fallida. 

Pero no pasa nada, los inversores siguen teniendo la sensación que los precios más bajos de las acciones son grandes oportunidades de compra porque así ha sido en los últimos años. 

De hecho, es altamente probable que tras los mínimos de la sesión de hoy veamos una nueva reacción alcista que les vuelva a dar la razón, pero cada vez estos rebotes comienzan desde más abajo y alcanzan menor altura.

Guerra Rusia -Ucrania