Pablo Iglesias, en el Consejo Confederal de Unidas Podemos.

Pablo Iglesias, en el Consejo Confederal de Unidas Podemos.

Mercados

Podemos quiere obligar a las cotizadas a facilitar que sus trabajadores sean accionistas

Es una de las propuestas que el equipo de Pablo Iglesias ha incluido en sus enmiendas a la reforma legal que introducirá las acciones de lealtad.

19 diciembre, 2020 12:50

Unidas Podemos quiere obligar a las sociedades cotizadas a que contemplen en sus estatutos el fomento de la participación de sus trabajadores en la gestión y en el accionariado de la empresa. Algo que la formación concreta en el establecimiento por ley de mecanismos para que los empleados puedan acceder a un mínimo del 10% del capital.

Esta es una de las propuestas recogidas en las enmiendas que Unidas Podemos ha presentado a la reforma de la Ley de Sociedades de Capital impulsada por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Una norma que, además, se está tramitando en el Congreso por la vía de urgencia con el objetivo de que esté lista antes del final del año.

Para este proyecto de ley, a diferencia de otras iniciativas en las que los grupos del Gobierno presentan sus enmiendas de forma conjunta, PSOE y Unidas Podemos han registrado por separado sus propuestas. A nadie se le escapa que esta iniciativa ha sido impulsada personalmente por la ministra Nadia Calviño, con la que el equipo de Pablo Iglesias mantiene sensibles diferencias en materia de política económica.

Cambio de estatutos

Con sus enmiendas, Unidas Podemos busca añadir un nuevo título a esta reforma legislativa en la que se obligue a las sociedades de capital de más de 50 trabajadores dispongan de un plan en este sentido que quede recogido en sus propios estatutos. Los mecanismos de entrada como accionistas que maneja el grupo político pasan por la venta de títulos en autocartera o la ejecución de ampliaciones de capital.

Asimismo, se propone que sean las empresas las que elijan el nivel de participación, si bien debería concretarse en el marco de la negociación colectiva para reconocer de forma efectiva el derecho de información, consulta y participación. Del mismo modo, que el porcentaje de capital que se abra no exceda en todo caso del nivel que se atribuye en la cogestión paritaria o codeterminación que exista en algunas legislaciones europeas.

Recomendación europea

Desde esta formación justifican la propuesta en que la norma no debe limitarse a trasponer los contenidos mínimos a los que obliga la directiva comunitaria, sino también contenidos complementarios que están dentro de los objetivos de la Comisión Europea. En este caso, Unidas Podemos señala que el Libro Verde de la Comisión de 2012 destaca el papel de la participación de los trabajadores en el gobierno corporativo de las empresas.

Concretamente, esta publicación recoge que "la implicación de los empleados en los asuntos de una empresa puede adoptar la forma de información, consulta y participación en el consejo", pero "también con formas de participación financiera, en concreto con la posibilidad de que los empleados se conviertan en accionistas".

"La participación de los empleados en el capital tiene una larga tradición en algunos países europeos. Estos planes se consideran, ante todo, un medio de aumentar el compromiso y la motivación de los trabajadores, incrementar la productividad y reducir la tensión social", señala esta publicación el Ejecutivo comunitario que cita la coalición en su enmienda.