Laura Ojea

Energía

Los 'lobbies' eléctricos redoblan su presión sobre la UE para detener 'la excepción Ibérica' antes de su aprobación

Limitar el precio del gas en el mercado eléctrico a 50 euros/MWh en el mercado ibérico deberá esperar una semana más. 

4 mayo, 2022 03:56

Noticias relacionadas

El plan español para limitar el precio de la electricidad conocido como 'excepción ibérica', esto es, topar el gas de los ciclos combinados a 50 euros/MWh, tendrá que esperar. Según explicó la vicepresidenta tercera y ministra del ramo, Teresa Ribera, Bruselas todavía no ha dado luz verde a las propuestas de España y Portugal pese al "acuerdo político".

Eso es lo que afirmó el pasado lunes 2 de mayo a su entrada al Consejo de Ministros extraordinario de Energía de la UE, reunido en Bruselas. Sin embargo, también dijo que espera tener la propuesta definitiva "cuanto antes" y que espera poder presentarla ante el Consejo de Ministros de la semana que viene.

La vicepresidenta y responsable de Competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager, todavía no ha dado la autorización final, porque tiene que "ultimar los detalles". No se espera que dé marcha atrás después del anuncio de la luz verde a España y Portugal, pero el retraso está permitiendo que haya más presión por parte de los lobbies.

Sectores en contra

La Unión Europea está recibiendo mucha presión de grupos empresariales y políticos que no están de acuerdo con esta decisión. No es un secreto que tiene en contra la posición casi unánime de las grandes eléctricas, de los fondos de inversión, de las casas de análisis y de los operadores de los mercados eléctricos como OMI (en el que participan grandes compañías energéticas y financieras como Santander o BBVA), además de OMPIBMEClearing y MEFF. También de los consultores, asesores y formadores de opinión que trabajan para todos ellos.

Asimismo, han mostrado su reticencia algunos socios europeos, especialmente Alemania, y la presión está dando sus frutos con este inesperado retraso.

Y en este escenario europeo ahora también se suma la Federación Europea de Traders de Energía (European Federation of Energy Traders - EFET), que acaba de publicar un informe en el que aseguran que las medidas de control de los precios de la electricidad en el mercado ibérico pueden causar "amenazas al suministro de gas, distorsiones de la competencia en los mercados de electricidad y gas y destrucción de incentivos para salvar la transición energética".

"Las partes interesadas no han participado en esta discusión y los detalles del acuerdo aún no se han publicado, siete días después de este anuncio", aseguran. Y piden "a las autoridades ibéricas a cambiar su curso de acción y centrarse en ofrecer ayuda financiera específica a los consumidores vulnerables expuestos a precios altos".

En su informe destacan que "Iberia no debería aislarse ahora. La integración de los mercados y el comercio transfronterizo es clave para mejorar la accesibilidad y la seguridad del suministro de energía a nivel local y europeo".

Cambiar el mercado eléctrico

También se ha posicionado la Agencia de la UE para la Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER), de la que se esperaba un informe para evaluar el funcionamiento del mercado eléctrico europeo.  

13 medidas de ACER

13 medidas de ACER ACER

En su informe reconoce que el gas es el principal problema de los altos precios de la electricidad, y que se debería incorporar alguna medida para limitar su efecto. Sin embargo, defiende que esta medida sea generalizada en todo el mercado europeo y no se aplique solo a algunos países.

Presenta 13 propuestas entre las que se incluye "preservar la señal del precio mayorista y eliminar las barreras a la demanda de recursos proporcionando flexibilidad". En su opinión, hay que "considerar con prudencia la necesidad de intervenciones en el mercado en situaciones de extrema presión y, si se lleva a cabo, considerar abordar las causas fundamentales".

Pero también proteger a los consumidores que más necesitan protección contra la volatilidad de los precios, estimular la 'creación de mercado' para mejorar la liquidez en los mercados a largo plazo y acelerar la integración del mercado eléctrico implementando lo ya acordado e integrar mejor los mercados a plazo.

¿Es posible que finalmente la Unión Europea rechace la propuesta de España y Portugal? A priori ya tiene la luz verde para hacerlo, sería una sorpresa un cambio de opinión de última hora, pero el retraso hace preguntarse si no se está buscando ganar tiempo por la presión de los lobbies contrarios a esta medida.