Los 'spinoff’ del sector energético europeo a los que Naturgy debe seguir (o no)

Los 'spinoff’ del sector energético europeo a los que Naturgy debe seguir (o no) Invertia

Energía

Los 'spinoff’ del sector energético europeo a los que Naturgy debe seguir (o no)

Los analistas creen que será más difícil la creación de más valor tras la escisión de la energética, pero no es la primera vez que ocurre.

12 febrero, 2022 04:32

Noticias relacionadas

La decisión del presidente de Naturgy, Francisco Reynés, de cambiar el rumbo de la energética y, con el lanzamiento del proyecto Géminis, separar el negocio en dos nuevas compañías, una con los negocios regulados y otra con los liberalizados, no es nueva. Sin embargo, en esta ocasión va a batir todos los récords en el tamaño de la operación.

En los últimos años se han llevado a cabo varios spinoff en el sector energético europeo, y también al otro lado del Atlántico, además de otros intentos que o no se han cancelado o se han aplazado hasta el momento óptimo. No todos han culminado con éxito y Naturgy debería tomar ejemplo de los que han llegado a buen puerto.

En julio, la compañía recortó su dividendo en un 25% al anunciar su Plan Estratégico 2021-2025 en el que preveía gastar 14.000 millones de euros en proyectos renovables e infraestructura de redes eléctricas durante los próximos cinco años. El objetivo era aumentar la capacidad renovable instalada a 14 GW para 2025 desde los 4,6 GW actuales en el campo de la tecnología solar, eólica terrestre y el almacenamiento.

"Con Géminis se crea un modelo de negocio más visible, más indepediente y positivo del sector", explica a EL ESPAÑOL-Invertia Luis Villar, country manager en Global Capital Finance. "Pero cuando se segrega unos negocios de otros, probablemente es porque quieres después vender alguno de ellos".

E.ON y Juniper 

En 2016, el spinoff más sonado de todos fue el del gigante energético alemán E.ON. La compañía separó con éxito sus operaciones de las de una nueva empresa, a la que denominó Uniper.

E.ON quería centrarse en energías renovables, redes de energía y soluciones para clientes, mientras que Uniper iba a operar de forma independiente los negocios de generación de energía convencional (hidráulica, gas natural, carbón) y comercio global de energía, esenciales para garantizar la seguridad del suministro de energía. 

En el momento del anuncio, el entonces director ejecutivo de E.ON, Johannes Teyssen, lo explicó con unas palabras que recuerdan a las que utilizó Reynés durante el anuncio de Géminis: "Esto nos libera de tener que hacer concesiones continuamente. Nuestra ambición es que ambas empresas, que pronto serán legalmente independientes entre sí, se conviertan en actores líderes en sus respectivos mundos energéticos".

Dos años después, la compañía de energía finlandesa Fortum Oyj se convirtió en el principal accionista de Uniper, con un 76% de la compañía.

Siemens Energy

Otro gigante alemán, Siemens AG, también vio la posibilidad de realizar un spinoff para separar sus negocios de renovables y convencionales. En septiembre de 2020 debutaba en la bolsa de Fráncfort Siemens Energy, el resultado de la escisión más grande de la historia de Alemania.

Sin embargo, a diferencia de Uniper, en Siemens Energy se integraron todos los negocios de petróleo y gas, turbinas, transmisión de energía y servicios relacionados de Siemens, y además dos tercios de su entonces división de energías renovables, Siemens Gamesa (SGRE), de la que posee el 67%. 

Desde que salió a bolsa, Siemens Energy no levanta cabeza, arrastrada también por la situación financiera de SGRE, que ha presentado su tercer 'warning profit' en nueve meses.

Acciona y Acciona Energía

Ya en nuestro país, la escisión más aplaudida y seguida del sector energético es la de Acciona Energía, en marzo de 2021. José Manuel Entrecanales, director ejecutivo de la constructora, transformó esta firma verde en una sociedad anónima y cambió sus estatutos sociales. Ambos eran pasos imprescindibles para colocarla en el mercado.

Además, reorganizó societariamente esta filial creando cuatro sociedades dependientes de ella: Acciona Administración Energía, Acciona Administración Energía Dos, Acciona Administración Energía Tres y Acciona Energía Financiación Filiales.

Su debut en bolsa se plasmó en subidas del 7%, aunque la evolución en estos meses ha tenido como resultado una caída de más del 5%, desde los 28,69 euros por acción hasta los actuales 27,18 euros.

Un ejemplo que analizó en su momento la energética española Repsol con la salida a bolsa de su negocio de renovables, Repsol Renovables, pero que paralizó al constatar que el momento no era el más propicio.

Eni y Plenitude

Y de España a Italia. Hace poco más de un año, la petrolera Eni también optó por un spinoff de su negocio de renovables, comercialización y movilidad, que pasó a denominarse Plenitude, y del que colocó un 30% de su capital en bolsa.

Otra italiana, la eléctrica Enel podría seguir sus pasos. Enel estudia una segregación de Enel X, su línea de negocio de servicios energéticos avanzados y de movilidad eléctrica, según su consejero delegado, Francesco Starace.

En la rueda de prensa con motivo del Capital Markets Day del grupo, Starace señaló que los activos de esta actividad se escindirán en una nueva sociedad, de la que se “va a abrir el capital” a inversores, aunque subrayó que Enel seguirá siendo su accionista mayoritario.

GE y GE Energy Group

Y de un continente a otro. En el mismo año de la separación de negocios de E.ON, el coloso estadounidense General Electric (GE) anunció la división de sus negocios de energía, atención médica y aviación en tres compañías separadas.

Desde entonces, los grupos GE Power, GE Renewable Energy y GE Digital forman parte de una sola compañía: GE Energy Group. GE se quedó centrada en la aviación.

Su entonces presidente ejecutivo, Larry Culp, dijo en su momento que era “un momento decisivo para GE, el impulso que hemos creado nos coloca en una posición de fortaleza para dar este emocionante próximo paso y aprovechar todo el potencial de cada uno de nuestros negocios”.

“La decisión de GE de escindir su negocio centrado en la energía marca una transición lógica y necesaria, que permitirá que el nuevo negocio de la energía se centre en expandir y transformar el mercado de la energía”.

Fusiones y adquisiciones

"La división anunciada de Naturgy podría conducir a un potencial alcista a corto plazo, pero la cristalización del valor a largo plazo no está clara". Es lo que señalan los analistas de Morgan Stanley, además de que la compañía ya cotiza en su valoración de "caso alcista".

"Nuestros cálculos hipotéticos preliminares sobre la valoración implican una división desigual de ambos negocios, entre regulado y liberalizado".

De hecho, todos los analistas se han tomado con frialdad la noticia y apuntan a que fue la propia compañía la que reconoce que la operación "permite oportunidades más amplias de fusiones y adquisiciones con un ajuste estratégico más claro" y "optimiza el apalancamiento y los dividendos", según dijo en un encuentro con ellos.

Por otra parte, los analistas de Barclays dijeron que el plan de Naturgy de dividirse en dos tiene sentido desde un punto de vista estratégico. Aún así, es posible que la mayoría de los beneficios ya se hayan descontado.