Pedro Sánchez conversa con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, este miércoles durante la cumbre de Eslovenia

Pedro Sánchez conversa con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, este miércoles durante la cumbre de Eslovenia UE

Energía

Sánchez cree que el alza de la luz amenaza la recuperación y pide audacia a la UE

El presidente del Gobierno reclama reformar el sistema de fijación de precios y una compra conjunta de gas a escala europea.

6 octubre, 2021 11:39
Bruselas

Noticias relacionadas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha admitido este miércoles que la "crisis sin precedentes" provocada por la escalada imparable del precio de la luz pone en riesgo la incipiente recuperación económica tras la crisis de la Covid-19 y supone además una amenaza para la cohesión social y para la transición verde y la lucha contra el cambio climático.

Por todo ello, Sánchez ha reclamado a la Unión Europea "que sea audaz en la respuesta" y que ponga en marcha "medidas extraordinarias, innovadoras y contundentes para poder contenier este alza en los precios de la luz". 

La crisis energética "puede poner en riesgo muchas cosas, y una de ellas también puede ser la recuperación económica, o la cohesión social, o también el apoyo social que pueda tener entre la población europea este reto tan formidable que tenemos de la transición ecológica", ha dicho el presidente del Gobierno durante la cumbre informal de líderes europeos que se celebra en Eslovenia.

Precisamente, los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 discutieron brevemente la subida del precio de la energía durante una cena informal celebrada este martes. Este problema se ha incluido también en la agenda del próximo Consejo Europeo del 21 y 22 de octubre en Bruselas precisamente a petición de Sánchez. Antes, la Comisión de Ursula von der Leyen presentará una "caja de herramientas" para amortiguar el impacto de la crisis la semana que viene.

Sánches reclama que en esta "caja de herramientas" se incluyan dos iniciativas totalmente novedosas. "En primer lugar, tenemos que hacer una compra conjunta de gas: somos más fuertes unidos. Lo hicimos también con la compra conjunta de vacunas. Eso garantizó el acceso del conjunto de la población española y del conjunto de la población europea a la vacuna", sostiene el presidente del Gobierno.

"En segundo lugar tenemos que revisar el sistema de fijación de precios en el mercado de la electricidad en nuestro continente, en la UE. Porque al final, este sistema de precios marginalista lo que está haciendo es penalizar a las fuentes de energía renovables, que son mucho más competitivas, en detrimento de las fuentes de energía de combustibles fósiles", ha insistido Sánchez. 

Dos bloques

España, Francia, Grecia, Rumanía y República Checa firmaron este martes una declaración conjunta en la que apoyan estas dos grandes reformas. Sin embargo, su posición choca con la de Alemania o Países Bajos, que sostienen que el repunte de preciso de la luz es un fenómeno transitorio y rechazan cualquier intervención: debe ser el mercado el que vuelva a empujar los precios a la baja.

Esta es la posición que había defendido hasta ayer mismo la Comisión Europea. "Tenemos que reaccionar, pero sin sobreactuar", dijo el lunes el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni. Sin embargo, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, dio la sorpresa este martes al asumir las tesis de Francia y Alemania y acusar implícitamente a Rusia de la subida de precios.

"A corto plazo, discutiremos (...) cómo abordar el almacenamiento, una reserva estratégica (de gas). Y examinaremos la composición de los precios en el mercado de la electricidad. Porque si los precios de la electricidad están altos es debido a los elevados precios del gas. Tenemos que examinar la posiblidad de desvincularlos dentro del mercado, porque tenemos energías mucho más baratas, como por ejemplo las renovables", dijo Von der Leyen en una rueda de prensa en Tallinn.

La fecha prevista para que Bruselas presente sus propuestas es el próximo 13 de octubre. Pero todo apunta a que la Comisión Europea planteará una actuación en dos fases. En primer lugar, un listado de las medidas ya existentes que permite la legislación de la UE, como rebajar impuestos y costes de red y ayudar a los hogares en riesgo de pobreza energética.

Y en una segunda fase, en diciembre, propuestas legislativas para modificar el mercado de la electricidad y crear la reserva de gas. Una normativa que tendría que ser aprobada tanto por los Gobiernos de los 27 como por la Eurocámara y por tanto llevaría mucho más tiempo.