El Corte Inglés ha dejado de ser una empresa tradicional, de viejas costumbres y previsible en sus movimientos. En un año y medio le ha tenido que dar una vuelta a su modelo de negocio para adaptarse a una crisis que le ha generado pérdidas históricas. Ahora se avecina otra vuelta de tuerca más para afianzar los planes de futuro hasta 2026 que serán desvelados en la junta de accionistas.

Noticias relacionadas

Una junta en la que también rompe con otra tradición, la de celebrarla en fin de semana. Por primera vez será en un día laborable (viernes 23 de julio). Tradicionalmente tenía lugar el último fin de semana de agosto, salvo el año pasado, que se celebró el 26 de julio. Pero como ya hemos dicho, la empresa dirigida por Marta Álvarez ya no se ciñe a los tradicionalismos. 

Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés.

De vuelta a su futuro, durante la junta el consejero delegado, Víctor del Pozo, será quien presente el plan estratégico 2021-2026 en el que los grandes almacenes abordarán el nuevo ritmo que deben tomar y los objetivos que se marcarán. Además, cuentan con el aval de las agencias de calificación como Standard & Poor's, Moody’s y Fitch que han mantenido su nota, aunque con perspectiva negativa.

Parte de este plan ya se ha dejado ver con las dos operaciones de calado cerradas recientemente. La primera fue la fusión de su división de agencias de viajes con Logitravel.

Como resultado del acuerdo, se constituirá una empresa en el sector con más de 3.500 millones de euros en ingresos en el ejercicio 2019, una plantilla que supera las 5.000 personas, más de 500 puntos de venta en todo el mundo y amplia cobertura online

Y la segunda fue la compra de los Supermercados Sánchez Romero, con la que sumará diez establecimientos que la enseña tiene en Madrid e incorporará unos 9.000 metros cuadrados de superficie de ventas. Se trata de una compra estratégica en la que los grandes almacenes quieren potenciar el segmento premium de la alimentación. 

Diversificar el negocio

Estos son los movimientos más recientes de El Corte Inglés, pero no han sido los únicos. La lista es larga. Destaca el acuerdo con MásMóvil para lanzar su propio operador virtual de móvil y fibra. La comercialización de servicios de telecomunicaciones convergentes se realizará a través de Sweno, la marca propia de los grandes almacenes.

Víctor del Pozo, consejero delegado de El Corte Inglés, y Meinrad Spenger, consejero delegado del Grupo MásMóvil.

Además, también ha acelerado su estrategia digital con el lanzamiento de una nueva app para plantar cara a Amazon y dando más peso al ecommerce en sus centros comerciales, como la reforma que llevó a cabo en Guadalajara para reconvertir el centro en un outlet con espacio para preparar pedidos online

Para completar esta estrategia, El Corte Inglés creó recientemente una filial de logística dentro de Sicor. También cuenta desde hace unos meses con una empresa de limpieza y de seguridad y firmó un acuerdo con la compañía energética EDP para ofrecer, por primera vez, soluciones de autoconsumo fotovoltaico a sus clientes a través de la instalación de paneles solares. 

Otros puntos de la junta

Por otro lado, la junta de accionistas del grupo de distribución aprobará además previsiblemente planes de incentivos vinculados a los objetivos de la sociedad, la remuneración del consejo de administración y la fijación del número de miembros del órgano de dirección, integrado ahora por nueve consejeros tras la salida de los históricos Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría.

También se tratará la ratificación de las operaciones de compra y venta realizadas durante el ejercicio con acciones propias, la aprobación de reparto con cargo a reservas voluntarias de libre disposición y la autorización para la adquisición derivativa de acciones propias y para la venta de autocartera.

Asimismo, los accionistas de El Corte Inglés aprobarán las cuentas anuales de la compañía, correspondientes al ejercicio fiscal 2020-2021 (entre marzo de 2020 y febrero de este año), con unas pérdidas netas históricas de 2.945 millones de euros debido a las provisiones y deterioros acometidos sobre algunos de sus activos por cerca de 2.500 millones.