El férreo control de la morosidad ha sido una de las grandes sorpresas de los resultados semestrales de la banca española, en medio de una crisis sin precedentes que había desatado los peores augurios en términos de impago. Sin embargo, medidas como las moratorias en hipotecas y consumo han frenado en seco este temido repunte, con los seis bancos del Ibex otorgando más de 10 millones de aplazamientos.

Noticias relacionadas

La cifra está distorsionada por la diversificación geográfica de Santander y BBVA, con más de 9 millones de solicitudes aprobadas entre los dos bancos en todos los países en los que operan. En España, y según datos recopilados de las seis entidades cotizadas en el Ibex 35 (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Bankinter), la cifra roza las 800.000 operaciones.

Los principales directivos del sector son conscientes de que el control de la mora actual es puro espejismo con lo que puede venir dentro de unos meses, retrasando el pico de los impagos a mediados del próximo año, cuando estas medidas comiencen a vencer.

Un joven, ante una Oficina de Empleo.

“La clave estará en que la economía sea capaz de recuperarse impulsando lo suficiente el empleo para que esas moratorias no se conviertan en morosidad”, explicaba esta semana Jaume Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell.

La entidad confía en no superar ratios de mora del 5%, respecto al 3,95% actual. Y el resto de bancos también esperan no llegar a las cifras de doble dígito que anticipan las previsiones de los peores escenarios. Y eso, al fin y al cabo, depende de la recuperación económica. Según cálculos del Banco de España, por cada punto porcentual de caída del producto interior bruto (PIB), la mora escala en 70 puntos básicos.

¿Quién concede más aplazamientos?

En este escenario, los bancos están centrados al cien por cien en procurar un salvavidas a empresas y familias mientras lo peor de la crisis pasa. No se pueden permitir el lujo de que las facilidades otorgadas hasta ahora caigan en saco roto y se transformen en un problema a medio plazo.

Banco Santander es la entidad que más moratorias ha concedido durante la pandemia, con 5,4 millones de operaciones en todos los países en los que opera, por importe de 116.000 millones de euros (un 12% de la cartera). Solo en España, el número asciende a 165.000 entre hipotecas y consumo (solo a particulares) que supone en torno a un 11% de su cartera.

De los 5,4 millones concedidos en todas sus geografías, 1,9 millones tiene su origen en programas gubernamentales, por un importe total de 72.000 millones de euros (7% de la cartera), y 3,5 millones de operaciones del propio banco, por un importe total de 44.000 millones de euros (5% de la cartera). Cerca del 60% se corresponde con hipotecas, sobre todo en Reino Unido, donde la cartera del banco presenta un 'loan to value' medio de en torno al 41%.

La cartera de empresas es la que, en términos porcentuales, menos ha recurrido a estas ayudas. “Esto es así en parte porque tienen acceso a otro tipo de medidas, como líneas de liquidez y facilidades de crédito”, indican desde la entidad, donde no se muestran preocupados por la morosidad que pueda generar este enorme volumen de aplazamientos.

Moratorias concedidas por Banco Santander.

Según explicó el consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez, durante la presentación de resultados, “hasta el 30 de junio han vencido 29.000 millones de euros (40.000 millones si se suma julio) y, de esa cifra, el 98% de las moratorias vencidas se mantienen en situación performing”.

El directivo señaló que “la petición de una moratoria se considera un primer termómetro para medir hacia dónde puede evolucionar la morosidad en los próximos meses, por lo que una recuperación rápida de la economía debería controlar que la proporción de créditos que caigan en impago sea menor”. Reconoció, no obstante, que “si el desempleo aumenta porque la reactivación es ‘floja’, los impagos aumentarán con más fuerza”.

BBVA ha sido otra de las entidades más activas en la aprobación de solicitudes, con un total de 4 millones de moratorias que suponen un 9% de la cartera de crédito global del Grupo, por un importe total de 36.300 millones de euros. En España, se han concedido 3.300 millones de euros en moratorias hipotecarias y otros 800 millones de euros en consumo, suponiendo un 3% y un 5% de las carteras totales, respectivamente.

“Estamos evaluando la situación de nuestros clientes, pero la mayor parte vence en agosto”, indican desde el banco. Eso en el caso de particulares. Para empresas, el pico de mora lo retrasan más bien a principios de 2022. “Lo importante es que ya estamos haciendo las dotaciones extraordinarias para prepararnos para esos posibles picos”, exponen.

Moratorias concedidas por BBVA.

Desde la entidad tampoco ven signos de riesgo en los vencimientos, recordando que, en el caso de España, incluso han mejorado sus previsiones de coste de riesgo. En el primer trimestre, estimaban 150 puntos básicos para el año completo y ahora la cifra ronda los 100 puntos básicos, lo que significa que observan un perfil de riesgo mucho mejor que el de hace unos meses. “La única incertidumbre es la situación sanitaria y los posibles confinamientos”, advierte Onur Genç, consejero delegado del banco.

Según sus cálculos, cada semana adicional de confinamiento estricto resta entre un 0,5% y un 1% al PIB, por lo que cualquier paso atrás en este sentido puede ser letal para la economía y, por efecto contagio, para lo morosidad.

La más activa en España

Por su parte, CaixaBank ha sido la entidad más activa en España, con 357.488 operaciones por un importe de 9.848 millones de euros. Si se suma su negocio en Portugal, el volumen asciende a 15.498 millones de euros, un 6,4% de la cartera de crédito total.

Bankia también destaca en este ‘todos a una’ para salvar a familias y empresas. A 30 de junio, la entidad comandada por José Ignacio Goirigolzarri había concedido cerca de 95.000 moratorias. De esa cifra total, 40.207 son operaciones en hipotecas, por un volumen que supone un 6,4% de la cartera y 51.490 en préstamos al consumo, el 6,7% del portafolio. Al igual que en Santander y BBVA, Bankia indica que “los saldos han sido clasificados, en su gran mayoría, como cartera no dudosa”.

El número de moratorias aprobadas por Banco Sabadell asciende a 54.112, por un importe de 2.527 millones de euros, de los que prácticamente 2.300 corresponden a hipotecas. Según indican desde la entidad, la cifra supone en torno a un 6,6% de cada cartera.

Por su parte, Bankinter adelantó en su presentación de resultados que hasta el momento había recibido peticiones de moratorias hipotecarias por 922 millones de euros, equivalentes a un 4% de su cartera, y de 55 millones en consumo (3% de la cartera).

Según indicó la consejera delegada del banco, María Dolores Dancausa, el primero de los dos porcentajes debería suponer el ‘suelo’ para la entidad. En su caso, y respecto a la morosidad, cuenta con la ventaja de que sus clientes suelen tener una renta más elevada a la media, por lo que se espera que resistan mejor el riesgo de impago.

Sin embargo, lo peculiar de la crisis del coronavirus hace que hasta los mejores perfiles puedan haberse visto afectados por el parón económico y el cierre de empresas. Tendrán que pasar unos meses para comprobar si son capaces de recomponerse al duro golpe del Covid-19.