Nadia Calviño saluda al vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis, durante su visita a Bruselas este jueves

Nadia Calviño saluda al vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis, durante su visita a Bruselas este jueves CE

Macroeconomía

Calviño admite que Bruselas le pide calendario y metas cifradas para las reformas

La vicepresidenta económica dice que todavía queda mucho trabajo para que el plan español pueda ser aprobado por la Comisión.

28 enero, 2021 20:33
Bruselas

Noticias relacionadas

Intensa jornada en Bruselas de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, para negociar con la Comisión Europea las reformas exigidas a España a cambio de los 140.000 millones de euros del fondo anti-Covid de la UE, en particular las de mercado laboral y pensiones. Al término de la ronda de contactos, Calviño ha admitido que aunque el ambiente es "tremendamente constructivo y positivo", todavía queda "mucho trabajo por delante" para que el plan español sea aceptable para Bruselas. 

En concreto, el Ejecutivo comunitario reclama a Calviño que fije un calendario con objetivos cifrados para estas reformas. Unos hitos que luego la UE usará como referencia para decidir si desembolsa o bloquea los diferentes tramos de las ayudas. El primer tramo de 8.000 millones de euros (equivalente al 13% de las subvenciones) se desbloqueará cuando Bruselas apruebe el plan español, pero el resto de las ayudas sólo se pagarán cuando se cumplan las metas pactadas.

"Lo que haremos en las próximas semanas es seguir trabajando con la Comisión precisamente para concretar los elementos que faltan, relacionados por ejemplo con ese calendario de objetivos y de hitos que tenemos que seguir desplegando en los próximos años", ha explicado la vicepresidenta en declaraciones a la prensa. Calviño sostiene no obstante que España "es el país que va más avanzado en términos de detalle y de concreción de todos los elementos del plan".

Nadia Calviño posa este jueves con el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni

Nadia Calviño posa este jueves con el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni CE

En su visita a Bruselas, Calviño se ha reunido con el vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis, y el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni. También ha visto a la responsable de competencia, Margrethe Vestager, así como al comisario de Presupuestos, Johannes Hahn

En la rueda de prensa le han preguntado por la información de EL ESPAÑOL según la cual el documento enviado a Bruselas sí incluye la ampliación del periodo de cotización necisario para el cálculo de las pensiones, en contra de la opinión de sus socios de Gobierno de Unidas Podemos. Calviño lo ha confirmado implícitamente, aunque no ha querido dar ningún detalle. "Lo que hemos planteado es un paquete de elementos que vamos a trabajar en las mesas correspondientes del diálogo social", sostiene.

"El mensaje que desde el Gobierno hemos querido lanzar es un mensaje de tranquilidad, de protección de la capacidad adquisitiva de las pensiones ahora, y dentro de 20 años, y dentro de 40 años", asegura la vicepresidenta económica. La reforma se basará en el diálogo social" y en las indicaciones del Pacto de Toledo y su objetivo último es "garantizar la suficiencia de las pensiones y también su sostenibilidad en el largo plazo".

La vicepresidenta Nadia Calviño conversa con el comisario de Presupuestos, Johannes Hahn

La vicepresidenta Nadia Calviño conversa con el comisario de Presupuestos, Johannes Hahn CE

En todo caso, Calviño reconoce que Bruselas no ha dado su visto bueno a las propuestas de Pedro Sánchez ni en pensiones ni en mercado laboral. "La Comisión está en el proceso de análisis, sin pronunciarse de momento. En los próximos días tendrán lugar nuevos encuentros y nuevas teleconferencias para seguir profundizando en el análisis de estos componentes", ha relatado.

La vicepresidenta económica también ha eludido aclarar si le incomoda que el decreto ley sobre la gestión de los fondos europeos se haya aprobado gracias a la abstención de Vox. A su juicio, la convalidación supone "un hito muy importante para poder empezar a desplegar de forma eficaz el plan de recueración".

"Me cuesta mucho entender que no haya contado con el apoyo unánime de todos los grupos políticos, dado que se trata de una cuestión tan importante para el bienestar de los españoles", ha criticado Calviño.