Rejas en las puertas de una Oficina de Empleo cerrada.

Rejas en las puertas de una Oficina de Empleo cerrada.

Empleo

Medio mes de Covid-19 lleva a la peor EPA desde 2013: un 3,8% más de paro y un 1,4% del empleo destruido

El número de hogares con todos sus miembros en paro aumentó un 6% respecto a diciembre, llegando a los 1.073.800.

28 abril, 2020 09:06
Eduardo Ortega Socorro Invertia | Agencias

Solo medio mes de coronavirus ha hecho estragos en los resultados de la última edición encuesta de población activa (EPA). Según esta consulta, que abarca el primer trimestre del año (enero-marzo) y para la que se pronosticaban mejoras en el campo del empleo, el paro subió en 121.000 personas, lo que supone un 3,8% más que en el trimestre anterior, y la ocupación disminuyó en 285.600 puestos de trabajo, es decir, que se destruyó un 1,4% del empleo.

En ambos casos se trata de los peores registros de paro y empleo desde el año 2013. Sin embargo, cabe recordar que estos datos solo recogen el impacto de una crisis que luego, en abril ha continuado aunque según el Gobierno la destrucción de empleo, "histórica" ya, se habría estabilizado.

De esta manera, el número total de parados se situó en 3.313.000 y el número de ocupados, en 19.681.300 personas, ha informado este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Hogares 'parados'

La tasa de paro se incrementó seis décimas en el primer trimestre, hasta el 14,41%, mientras que la tasa de actividad bajó cinco décimas, hasta el 58,18%, tras reducirse el número de activos en 164.600 personas entre enero y marzo (-0,7%).

Mientras, los hogares con todos sus miembros en paro subieron en 60.700 en el primer trimestre, un 6% más respecto al trimestre anterior, hasta situarse en 1.073.800.

No obstante, en el último año, los hogares con todos sus miembros en paro descienden en 15.500, con un retroceso en términos relativos del 1,4% respecto al primer trimestre del año pasado.

ERTE incluidos

El INE subraya que aunque la ocupación bajó en 285.600 personas en el primer trimestre, la cifra incluye a los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) de suspensión de contrato, ya que la metodología EPA los considera ocupados mientras dicha suspensión sea inferior a tres meses.

Sin embargo, son los ERTE lo que ha llevado a que los ocupados que no trabajaron en la última semana de marzo hayan subido este trimestre en 509.800 personas. Esta cifra no tiene precedentes en un inicio del año. 

En cambio, señala el INE, la suspensión o la reducción de jornada de los trabajadores afectados por un ERTE, junto con la influencia de otros tipos de ausencias al trabajo, sí ha tenido reflejo en las horas efectivas de trabajo realizadas, que han disminuido un 4,25% respecto al cuarto trimestre de 2019.

En cuanto al aumento del paro en 121.000 personas entre enero y marzo, el INE ve probable que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se hayan clasificado como inactivos debido a que no han podido cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que se establece en la definición de paro de la EPA para que sean considerados desempleados.

De hecho, el número de inactivos creció en 257.400 personas (+1,6%), lo que situó el total de personas en esta condición en 16.525.900 personas.