El centro de innovación financiera BBVA AI Factory.

El centro de innovación financiera BBVA AI Factory.

Corporaciones IBEX 35

La factoría de inteligencia artificial de BBVA: donde se investiga con datos para mejorar servicios bancarios

El laboratorio de innovación financiera AI Factory desarrolla proyectos con impacto en los clientes de BBVA y en los procesos internos del Grupo.

12 agosto, 2022 00:45

En los últimos años, el sector financiero ha estado avanzando hacia un cambio de modelo marcado no solo por la transformación tecnológica. La aparición de nuevos competidores, marcos normativos y las variaciones en el comportamiento de los clientes señalan el camino hacia esa evolución, ahora también condicionada por la coyuntura económica.

Un entorno complejo en el que la banca tiene dos grandes aliados para desenvolverse con éxito: la inteligencia artificial y la ciencia de datos. Ambas disciplinas permiten extraer información para responder a las exigencias del actual mercado financiero y evolucionar sus procesos, tanto los dirigidos al cliente como los internos.

Conscientes de ello, en febrero de 2021 se constituyó BBVA AI Factory, la Factoría de Inteligencia Artificial. Un centro global “enfocado a la creación de capacidades de inteligencia artificial, tanto en el desarrollo de soluciones para clientes –particulares y empresas– como para la optimización de los procesos internos del Grupo”, describe su director ejecutivo, Francisco Maturana, en una entrevista con D+I.

[Así es como el BBVA usa la inteligencia artificial para enseñar a sus clientes a mejorar sus ahorros e invertir]

El proyecto, que inició su andadura como entidad jurídica independiente bajo la figura de sociedad limitada (S.L.), no partió de cero. Es la continuación natural de otro: BBVA Data & Analytics. “En esta nueva etapa hemos conformado un centro más amplio al integrar en un mismo espacio de desarrollo a diversos perfiles profesionales”.

Su propósito es usar los datos y la tecnología para mejorar la salud financiera de sus clientes, ayudarlos en la transición hacia un futuro sostenible y aumentar el número de personas que confían sus finanzas a BBVA.

“Para crear productos de datos basados en inteligencia artificial, necesitábamos que diferentes disciplinas, como ciencia de datos, ingeniería, arquitectura o expertos en negocio, trabajasen juntas integradas en un mismo equipo”, concreta.

Además, AI Factory también suma la experiencia de Madiva Soluciones en la creación de producto. Una startup española especializada en servicios de big data y cloud computing creada en 2008, que la entidad adquirió en 2018 y de la que formaba parte Maturana como director de tecnología y socio fundador.

Retos locales con aplicación global

AI Factory juega un papel clave para que el dato esté detrás de todas las áreas de negocio de la entidad financiera para ser más eficientes, pero también para que todos sus servicios y productos respondan de una manera más eficaz y personalizada a las necesidades de sus clientes.

Maturana cita como ejemplo las funcionalidades de salud financiera de su aplicación, tanto en España como en México, y que pronto llegarán a más países: "Lo que empezó con un desarrollo para ayudar a categorizar gastos ha evolucionado a herramientas que facilitan el ahorro, que alertan sobre gastos imprevistos y que hacen sugerencias para mejorar las finanzas personales de cada cliente".

Uno de los espacios del centro de innovación financiera BBVA AI Factory.

Uno de los espacios del centro de innovación financiera BBVA AI Factory.

"Este salto del servicio a la proactividad solo es posible gracias a los algoritmos creados en esta factoría, que, además, son capaces de llegar a más países y más rápido gracias a nuestro enfoque global de trabajo". Y asegura que esto es solo la punta del iceberg de lo que hace AI Factory.

"Los datos están detrás de muchos otros procesos, hemos desarrollado sistemas para ayudar a gestionar de manera eficiente las comunicaciones entre los agentes personales y sus clientes, también para ser más eficientes en nuestras ventas digitales o para hacer más eficientes los cálculos de riesgos", enumera.  

Innovación financiera con datos

En este año y medio transcurrido desde su creación, entre los logros conseguidos por la compañía figura el reciente reconocimiento como uno de los mejores lugares para trabajar para los innovadores, que concede Fast Company.

Un galardón que sitúa a este centro en el puesto número uno en la categoría de compañías pequeñas y en la posición 40 en la lista mundial, concedido por “fomentar el intercambio de conocimientos de sus empleados e impulsar el talento femenino”. También destaca el Programa X por su “innovadora fórmula para resolver retos técnicos de datos e IA a escala global”. 

[BBVA se lleva a la nube la atención al cliente: reducirá el tiempo de espera un 40%]

Este programa surgió en 2021 como respuesta a una necesidad detectada por AI Factory: “Explorar ideas disruptivas que fueran más allá de sus tareas habituales y desarrollar soluciones para retos que son comunes a proyectos de varios equipos”, afirma Maturana. “Se planteó como una incubadora de pequeños proyectos de innovación que impulsa la mentalidad de exploración de nuevas ideas por parte de los científicos de datos de la compañía, pero muy enfocada en ayudar a resolver problemas y retos del banco relacionados con los datos”, añade el directivo. 

El primer prototipo que ha visto la luz bajo este programa es Annotify, una herramienta para etiquetar grandes conjuntos de datos utilizando active learning. Se trata de una técnica automática que permite a la persona que está etiquetando datos saber cuáles tienen las etiquetas más valiosas y, por tanto, los datos que más vale la pena etiquetar.

Expertos en inteligencia artificial

Junto a la innovación que les ha valido el reconocimiento de Fast Company, Francisco Maturana menciona otros dos pilares sobre los que se sustenta el modelo de trabajo de este centro dirigido a “iterar rápidamente y aprender de nuestros errores”

Uno de esos ejes es su definición como “organización agile”, equipos organizados por proyectos, flexibles y con un alto componente tecnológico, en los que se fomenta el autoliderazgo.

La sede del BBVA, en Madrid.

La sede del BBVA, en Madrid. Isabel Infantes / Europa Press

En AI Factory han creado una estructura denominada “chapters” donde, además de agruparse por línea de negocio, los profesionales se vinculan según la disciplina a la que pertenecen. “En los foros de cada disciplina, las personas tienen un espacio de crecimiento, mentorización y aprendizaje”, asevera el máximo responsable de este centro.

El otro pilar de su modelo de trabajo es el “alineamiento con las prioridades de los distintos negocios del banco, siendo parte activa del portafolio de proyectos de datos de España y México”.

La edad media de los integrantes del equipo es de 35 años. En total, IA Factory cuenta con más de medio centenar de profesionales de diversas ramas de las ciencias y la ingeniería con conocimientos en inteligencia artificial. También incorporan perfiles expertos en producto digital, gestión del talento o comunicación, entre otros 

En el ámbito de los desarrollos también colaboran con personas de otras compañías, tanto del grupo BBVA como de terceras empresas. “Somos un grupo aproximado de 180 profesionales compartiendo la misma filosofía y el mismo modelo de trabajo”, defiende Maturana.

Todo ello en pos de alcanzar uno de sus principales objetivos: “entender cuál es la manera óptima de acompañar a nuestros clientes en la mejora de su salud financiera”.