Así es el hall virtual creado por Dylunio para uno de sus eventos.

Así es el hall virtual creado por Dylunio para uno de sus eventos.

Scale-ups

Dylunio o cómo crear mundos virtuales paralelos para que los negocios no se detengan

La empresa especializada en diseñar estands para eventos se reinventa y lanza Vyrtual Xperience, el embrión del metaverso en el mundo de las ferias.

26 abril, 2021 04:18

Noticias relacionadas

El ámbito ferial ha sido uno de los más castigados por la pandemia y empresas como Dylunio, dedicada al diseño y construcción de estands para todo tipo de eventos y ferias en todo el mundo, ha tenido que reinventarse el año que llegaba a su mayoría de edad.

Crecida en Barcelona, ha trabajado con grandes empresas como Volkswagen, Novatek o SP Berner y en países como España, Chile, Sudáfrica o Ecuador. Sus creaciones se destacaron en ferias como el Mobile World Congress, FITUR o el Barcelona Meeting Point, entre otras muchas.

El servicio de Dylunio hasta el mes de marzo del año pasado era presencial y global, ofreciendo desde ambientación hasta catering, merchandising o experiencias personalizadas basadas en las necesidades de las firmas y de sus clientes.

La cancelación de todo tipo de ferias y eventos por la Covid-19, y la reflexión sobre como sería el nuevo entorno pos-Covid, ha llevado a Dylunio a la conclusión de que el modelo híbrido -digital y presencial- acabará imponiéndose también en el ámbito ferial. Y así decidió adentrarse en el nuevo mundo creando Vyrtual Xperience, la digitalización de los estands llevada al extremo.

"Ofrecemos modelos telemáticos y digitales. Creamos estands virtuales donde mostramos espacios de encuentro para presentar productos a la audiencia o a un solo cliente, celebrar reuniones amplias o restringidas o mostrar imágenes o recorridos que se deseen dar a conocer. Todo desde la web corporativa o desde la de la feria, congreso o evento en cuestión", explica Eliseu Sancho, director general de Vyrtual Xperience, la nueva línea de negocio de Dylunio.

Cómo es el estand virtual

El estand virtual que construye la firma permite el acceso a un número ilimitado de usuarios, utilizar el espacio como showroom, crear comercio electrónico, realizar streamings o también construir espacios de formación, tutoriales o cursos. "Si el cliente lo desea, podemos digitalizar espacios ya existentes, además de construir nuevas zonas de exposición", puntualiza.

Vyrtual Xperience se lanzó al mercado hace tan solo unas semanas, después de un largo año de trabajo -y teletrabajo- en innovación digital. El primer evento que abordó fue el Congreso de la Salud Cardiovascular de la Sociedad Española de la Cardiología, y ahora están trabajando en un showroom para una empresa multimarcas del sector del automóvil en España, a la espera de que se retomen las citas del sector.

"Son solo dos ejemplos de lo que somos capaces de llevar a cabo", apunta Sancho, que asegura que la ventaja del nuevo modelo "es que se podrían organizar ferias donde ahora no existen", mundos virtuales paralelos para que los negocios no se detengan.

“Después del parón que ha supuesto la pandemia para muchos sectores, hemos de suponer que a partir de ahora el futuro será híbrido y la digitalización, el mundo virtual, un complemento del entorno físico”, asegura Sancho.

Las ferias y los eventos retornarán y con ellos los visitantes, “pero aquellos que no puedan acudir, sabrán que pueden acceder de manera virtual y sentir como si estuvieran físicamente presentes en el estand, entablando conversaciones o concretando reuniones, incluso más allá de los días programados para la feria o el evento”, apunta Sancho, que confía en que durante el segundo semestre de este año, el sector tienda a la normalización.

Vytual Xperience se ha llevado a cabo con el equipo de Dylunio, con inversión propia y una aceptación mejor que buena, “de clientes de España y sobre todo de Europa”, concreta Sancho.

Dylunio, una marca que procede de Buenos Aires, creada en 1994 como Dodecaedro por el arquitecto Alejandro Blitsin, llegó a Barcelona hace 18 años, como ciudad desde donde expandirse a Europa y Asia. Ya en manos de accionariado exclusivamente español, Dylunio ha trabajado en más de un millar de proyectos en 139 ciudades de 43 países.

Con una plantilla de 12 trabajadores, facturó 5,2 millones de euros en 2019, una cifra que cayó hasta los 2,5 millones el año pasado a causa del parón al que obligó la pandemia. La construcción y puesta en marcha del embrión del metaverso del mundo de las ferias brinda a la firma una nueva proyección de crecimiento.